Infrestructuras

Hospital Militar, de promesa a compromiso en un tiempo récord

  • La Junta se marca cinco meses para recuperar parte del edificio

  • Las organizaciones sindicales recelan del anuncio tanto en el tiempo como en las formas

Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales. Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales.

Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales. / Juan Carlos Muñoz

Cinco meses. Algo más de 150 días. Es el tiempo anunciado por el consejero de Salud, Jesús Aguirre, para poner en marcha un hospital, o parte de él, condenado al abandono desde hace más de 15 años y en el que los continuos expolios y actos vandálicos durante todo este tiempo han dejado en un sonrojante estado. Una estructura sanitaria más que necesaria en la situación actual y con una ubicación estratégica y gran capacidad (13 plantas, 750 camas, 83.000 metros cuadrados), que durante años se ha exigido como una posible solución frente a los principales problemas de la sanidad pública, saturación y listas de espera en Sevilla.

Con la pandemia del coronavirus el refuerzo de la sanidad en Sevilla se antoja más que necesario y es aquí donde la Junta de Andalucía ha impulsado una de sus promesas electorales clave y que ya encarriló en el mes de febrero, pero que ahora ha cobrado cuerpo. De momento es sólo un anuncio, pero la reapertura del Hospital Militar Vigil de Quiñones parece empezar a ver la luz al final de túnel con los meses de "enero o febrero", en palabras del consejero de Salud, en el horizonte para la futura puesta en funcionamiento de tres de sus 13 plantas. Lo hará como una especie de hospital Covid por si hiciera falta de cara a un posible rebrote de coronavirus, y vendrá a reforzar el sistema sanitario con 175 camas -150 ordinarias y 25 de UCI- repartidas en tres plantas, según los primeros detalles comunicados de momento.

Las obras supondrán una inversión de 8,2 millones, que la Junta inyectará directamente de los Fondos Covid, y permitirán, además de esas nuevas 175 camas disponibles, la instalación de un acceso directo de Covid separado de otro no Covid, una zona de vestuarios y equipos de radiología. Pero no será la única inversión prevista en las próximas fechas en este edificio prácticamente abandona hace más de 15 años, Aguirre ha anunciado además esta semana tener ya en fase de licitación el proyecto para la instalación de diez quirófanos de cirugía mayor ambulatoria, que albergará el Hospital Militar, pero estarán vinculados al Virgen del Rocío, y que incluirán una sala de reanimación.

Restos de materiales de obra a las espaldas del edificio. Restos de materiales de obra a las espaldas del edificio.

Restos de materiales de obra a las espaldas del edificio. / Juan Carlos Muñoz

Un anuncio ambicioso, pero ante el cual surgen ahora muchas dudas. La hoja de ruta a seguir, la calendarización de las obras o la dotación del personal necesario para su puesta en funcionamiento son algunas de las principales cuestiones que desde el sector sanitario se hacen las principales organizaciones sindicales representantes de los profesionales y para las que la Junta no tiene respuestas de momento. Según las fuentes de la Consejería de Salud y Familias consultadas, será a principios de la próxima semana cuando se empiecen a despejar estas cuestiones, coincidiendo con el previsible inicio de las obras. En este sentido, los sindicatos aseguran no haber recibido hasta la fecha ninguna comunicación oficial y recelan de la realidad del proyecto del que lamentan haberse enterado por la prensa. 

Desde el Sindicato Médico de Sevilla, su presidente, Rafael Ojeda, valora positivamente el anuncio por la "histórica falta de camas" en la provincia, pero pone en duda la posibilidad real de poder acondicionar en sólo cinco meses estas instalaciones debido al "deplorable" estado en el que se encuentran. "Me parece raro que en cinco meses pueda ser posible ponerlo en marcha. Otra cosa es que se habilite en reserva sólo para ser usado en caso de ser necesario como plan de contingencia, es decir, no ponerlo en funcionamiento en ese periodo de tiempo si no tenerlo disponible por si hiciera falta. Son algunas cosas que no quedan claras en el anuncio", afirma. Ojeda destaca, no obstante, que no es la primera vez que se habla de la posible reapertura de este centro por lo que asegura que, "sin dudar de la buena fe de los responsables", hasta el momento "no se trata más que de un mero anuncio".

El responsable de sanidad de UGT Sevilla, Alfonso González, coincide igualmente en destacar que no ha recibido ninguna notificación oficial desde el Gobierno andaluz sobre los planes de reactivación del Hospital Militar. "Desconocemos si existe una calendarización, cómo van a ser los arreglos, las plantas que se usarían, si se pondría en marcha a partir de enero sólo en el caso de que la pandemia lo requiera... lamentablemente tenemos muchos interrogantes que nos hacen dudar de su realidad. Todo lo que nos llegan son medidas futuribles. La cosa es muy rara", apunta el portavoz sindical.

Sobre el plazo de cinco que Aguirre ha anunciado como el periodo en el que se harán las obras de rehabilitación, González se cuestiona el acondicionamiento previsto en ese tiempo dado el estado de abandono de las instalaciones. "Los que andamos por allí sabemos que aquello está abandonado hace 15 años y la verdad es que me pregunto qué tipo de acondicionamiento se le puede dar en ese estado. Aunque sean sólo tres plantas... habilitarlas, instalar ascensores, mantenimiento, electricidad, agua... no se exactamente hasta que punto eso es posible", apunta.

En cuanto al personal necesario, González señala la necesidad de una adscripción para poderlo dotar de profesionales y se pregunta si se tratará de una nueva área sanitaria, de un hospital nuevo con identidad propia o si se unirá a alguno de los hospitales próximos. "Lo desconocemos todo ahora mismo. Los profesionales están empezando a preguntarnos y no sabemos que contestarles porque no tenemos respuestas. Sólo esperamos que esto no sea una serpiente de verano ya que se está hablando de la necesidad de hacerlo por el tema del Covid-19", sentencia.

Más positivo se muestra el secretario general de Sanidad de USO-Andalucía, Luis Vinelli. "Este anuncio es un paso para que las instalaciones empiecen a cobrar la vida que nunca debieron perder", afirma. Considera esta reactivación parcial una "bomba de oxígeno" para "descongestionar" el resto de hospitales públicos de Sevilla "y no estar desprevenidos". Aunque apunta a que "no es exactamente lo que desde el sindicato se reclama”, Vinelli valora el anuncio de Aguirre como "una primera puerta que se abre para seguir reclamando su completa reapertura".

Los mismos interrogantes se hacen los afiliados al sindicato CSIF donde el anuncio público de Aguirre no ha sentado demasiado bien. "Cuando se toma una decisión de este tipo hay que consultar a los representantes de los trabajadores electos que somos los portavoces sindicales", apunta en primer lugar el delegado sindical del Distrito Sevilla, José Vargas. Al igual que el resto de sindicatos consultados, "el sumar recursos materiales a la sanidad en un momento de crisis sanitaria es una noticia muy gratificante en el contenido" aunque, subraya, con "poca credibilidad en la práctica". "Si ya se empieza sin seguir los cauces legales que supondría haber expuesto la intención en la mesa sectorial de negociaciones, no para someterlo a debate, si no para informar, sobre todo por el tema de las inversiones, yo, particularmente, lo pongo en duda", manifiesta. 

La Unión Provincial de CCOO de Sevilla también celebra el reciente anuncio, pero mantiene sus reservas. "Con todas mis reservas esta Consejería nos tiene acostumbrados a dar noticias bomba y luego ha sido un engaño tras otro a la ciudadanía", sentencia la portavoz sindical, María José Wanceulen, que apunta que ya el gobierno andaluz, en el anterior mandato, emprendió "una cierta rehabilitación" en este centro en la que, asegura, "fueron reformados los quirófanos", ahora anunciados por Aguirre. "Lo que sólo falta es una dotación de mobiliario y eso sí se podría hacer en menos de seis meses, aunque ya en enero lo que anunció fueron dos o tres años para este proyecto", afirma.

Respecto al personal necesario, Wanceulen recuerda que los recursos actuales son "bastante deficitarios" y que la crisis del Covid "ha venido para acentuar más la devaluación de las plantillas", con una "falta de personal grosera" en la provincia de Sevilla.

Más críticos se muestran desde Marea Blanca. El movimiento social en defensa de la sanidad pública ya elevó hace apenas un mes la situación de abandono del Hospital Militar al Consejo de Transparencia tras varias peticiones a la Junta para conocer el estado real de la infraestructura y exigir responsabilidades sobre esa situación. Francisco Tejado es el abogado que tramitó esta reclamación y miembro de la asociación y así valora el actual anuncio de reapaertura. "Todo lo que sea abrir camas lo aceptamos, pero eso no colma las exigencias que desde Marea Blanca se persiguen. Se trata simplemente de un remedio. Un movimiento de cara a la ciudadanía, que realmente es una cortina de humo que sigue escondiendo el gran problema que existe en ese déficit hospitalaria", manifiesta.

Además, Tejado recuerda las palabras hace poco más de un año del consejero en las que descartaba reabrir el Hospital Militar en un corto plazo de tiempo por presentar daños estructurales y para lo que era necesaria una gran inversión. "La propia historia ha venido a rectificarle y a demostrar que mentía", sentencia el letrado

La historia de esta retahíla en torno al Hospital Militar se remonta al año 2004. El 30 de junio de ese año, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y el ministro de Defensa, José Bono, firmaron en el Palacio de San Telmo el acuerdo de transferencia del Hospital Militar a la sanidad andaluza tras varios años de negociaciones durante las que se reclamó incluso la transferencia gratuita del centro sanitario. El valor del inmueble se fijó en 34,5 millones de euros (la Junta se comprometió a abonar en metálico seis millones y el resto se abonaría en forma de contraprestaciones urbanísticas por parte del Ayuntamiento de Sevilla al Ministerio de Defensa).

En octubre de 2006 comenzó una reforma integral en este edificio de la Junta de Andalucía, que se valoró en 27 millones. La Consejería de Salud, cuya titular entonces era María Jesús Montero, anunció a bombo y platillo proyectos estrella previstos (una unidad de lesionados medulares, una unidad de agudos de salud mental y una unidad de rehabilitación cardíaca, entre otros). Los operarios que iniciaron la reforma dejaron de acudir a la avenida de Jerez en mayo de 2011. Hoy, el coloso sigue a la deriva y ha sido víctima de numerosos robos de aparatos y kilómetros de cables de cobre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios