Sevilla ayer y hoy

Memoria de los toldos de verano

  • PRÓXIMA ENTREGA Miércoles, 9 de Septiembre.Todas las estampas veraniegas de nuestras calles emblemáticas, editadas en la centuria decimonónica, las presentan entoldadas como costumbre sevillana, mantenida en el siglo XX y en nuestros días, con variantes

EL uso de toldos en la calle Sierpes durante el verano es una costumbre que se pierde en la noche de los tiempos, sin que existan documentos gráficos, fotografías o dibujos que fijen una época segura. Tampoco conocemos referencias literarias más allá de las dos últimas décadas del siglo XIX.

Contamos con abundante iconografía que demuestra que el uso de grandes lonas en diversos lugares del casco antiguo, en casas particulares y comercios, para cubrir varios balcones a la vez, escaparates, soportales o fachadas de tabernas, esparterías o tiendas de tejidos y confecciones, estaba muy extendido desde el principio de la centuria decimonónica, y es posible que la costumbre tuviera orígenes ancestrales. Este sistema era el más elemental para defenderse del sol del verano y del frío y lluvias del invierno. Todas las tiendas con escaparates tenían que defenderse de los rayos del sol, incluso de la luminosidad reflejo, las prendas y tejidos, cualquier objeto expuesto, para que no perdieran parte del color. Es más, las primeras ventas de ofertas que conocemos estaban fundamentadas en prendas y tejidos que habían sido dañadas parcialmente por la luz solar.

La Plaza de San Francisco, en su fachada Este, es un buen testimonio del uso de grandes lonas para defender los balcones y soportales de la luz solar. Las imágenes más antiguas que se conocen de la citada plaza, contemporáneas del inicio de la fotografía, demuestran el uso de lonas tanto en los edificios como en la parada del tranvía de mulas, servicio iniciado en 1887. Los puestos veraniegos de melones y sandías estaban rodeados de lonas, y casi todos los establecimientos efímeros propios del verano. Incluso el kiosco para la música situado en el centro de la plaza de San Fernando, tenía lonas para defender del sol los instrumentos y mobiliario. Otros testimonios gráficos demuestran el entoldado de las plazas de San Francisco y del Salvador, con motivo de festividades religiosas. También el Ayuntamiento tuvo grandes marquesinas de lonas en las ventanas.

Las postales que reproducimos aportan testimonios muy expresivos. La calle Sierpes con toldos aparece desde las primeras postales fechada entre 1895 y 1900, y el mismo motivo se mantuvo en los siguientes periodos. Las fotografías que reproducimos fueron realizadas, dos de ellas, por el fotoperiodista Juan Barrera Gómez y publicadas por el semanario Blanco y Negro el día 10 de julio de 1921. Y la tercera, más antigua, pertenece al Laboratorio de Arte de la Universidad sevillana. Son estampas etnográficas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios