Sevilla

Ofensiva de la sanidad privada para acabar con los "abusos" de aseguradoras

  • La Unión Médica Profesional denunciará esta situación en Bruselas a fin de recuperar el modelo europeo de ejercicio libre de la medicina

El oftalmólogo sevillano, Ignacio Guerrero, presidente de Unipromel.

El oftalmólogo sevillano, Ignacio Guerrero, presidente de Unipromel. / EFE

La pandemia del coronavirus ha sido la gota que ha colmado el vaso. La medicina privada ha dicho basta y ha pasado a la acción para recuperar el control sobre su profesión, ahora "controlado" por las compañías de seguros, y, a través de la Unión Médica Profesional (Unipromel), una asociación nacida en Sevilla precisamente para defender y representar los intereses de los facultativos de ejercicio libre, denunciará en Bruselas el "cártel" de las aseguradoras.

"No puede ser que sigamos trabajando con un acuerdo de baremos que firmamos hace 30 años, lo mínimo es ir actualizando esos baremos con el IPC. Ahora mismo una consulta privada está entre 80 y 100 euros y las compañías pagan entre 15 y 18 euros. ¿Cómo tienen las compañías un 80% de descuento sobre las tarifas privadas? Es un desfase lo que hay ahora mismo entre lo privado y las compañías", plantea el oftalmólogo sevillano Ignacio Guerrero, presidente de Unipromel.

La Asociación Unión Médica Profesional va a iniciar en septiembre una serie de acciones legales en todas las instancias nacionales y europeas para "combatir estos abusos" y "recuperar el modelo europeo de ejercicio libre de la medicina". La ofensiva partirá de la puesta en conocimiento de los organismos reguladores nacionales la "vulneración" de la Ley de Defensa de la Competencia al pactar las compañías presuntamente los precios para lo que el bufete madrileño LexWorld, especializado en Derecho sanitario privado, ya tiene el encargo de promover este procedimiento. Pero irán más allá. El doctor Guerrero afirma que esta situación de "posición dominante" de las aseguradoras será también denunciada ante las autoridades europeas de Competencia y, para ello, la patronal ha contratado a la oficina que tiene en Bruselas el bufete Navas&Cusí, un despacho especializado en Derecho financiero bancario y Derecho de la Unión Europea que ha logrado éxitos en reclamaciones relativas tanto a la cláusula suelo como al Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH).

"Lo que queremos es denunciar lo que consideramos un cártel de las aseguradoras y una competencia desleal y posesión de dominio de los grupos hospitalarios. Lo que tendrían que hacer es pagarle al paciente la cantidad que tenga asegurada en su póliza, pero no vale que, como las pólizas que se contratan son muy bajas, se obligue a los médicos y los hospitales a trabajar a precios muy bajos. Eso es contrario a las leyes de mercado de libre competencia. Por ellos vamos a intentar demostrar que ha habido mala fe y connivencia por parte de todas las compañías. Ninguna ha querido ser el Real Madrid o el Barcelona. Todas  están funcionando como un cartel y pagan lo mismo, ninguna compite por llevarse a los mejores médicos y han mantenido baremos congelados a 30 años. Ninguna ha querido ser la que contratara a los mejores médicos", denuncia.

Guerrero asegura que el propio abogado Juan Ignacio Navas ha calificado como una "vergüenza" la situación planteada. "Se llevó las manos a la cabeza cuando les dijimos lo que cobramos porque eso no lo cobra ningún médico europeo y mucho menos poniendo nosotros los medios, el conocimiento y la responsabilidad. Nos dijo que eso es una miseria y que estábamos siendo víctimas de un delito contrario a la libre competencia. El mercado de la sanidad privada no lo pueden controlar las empresas aseguradoras. En Europa, las aseguradoras tienen prohibido intervenir en el mercado", manifiesta.  

De igual modo, Guerrero incide en cómo esa ley de precios en la medicina puede llegar a menguar la calidad de la atención sanitaria. "No ha habido manera de que las aseguradoras se sienten con los médicos para mejorar esto. Te dicen que no, que ellos buscan en el mercado y si un médico trabaja a 15 euros, lo contratan, y si quiere cobrar 30, lo echan. Lo que tendrían que hacer entonces es poner en sus anuncios los precios y decir que se cuenta con médicos de dos estrellas, de dos, de cuatro y de cinco, pero que sólo se cubren los médicos de dos, pero no dejar fuera del mercado a los mejores simplemente porque quieren cobrar un poquito más. Es un tema que va a traer cola", advierte.

Por otro lado, Unipromel va a impulsar también demandas en la jurisdicción civil con las que pretenden recuperar las cantidades que han dejado de percibir al no haber actualizado las compañías desde hace años los baremos con el IPC. "Serán demandas individuales, como las de abuso por cláusulas suelo, que, para un periodo de 30 años de congelación de los honorarios médicos, puede llegar a significar una indemnización media por compañía y médico de entre 150 y 300.000 euros. Si eso los multiplicas por las 4 ó 5 grandes compañías y por 10 ó 20.000 profesionales sale una cifra de miles de millones de euros", añade.

Avisan que si no se recupera ese 130%, que significaría pasar de los seis euros de media en consultas de atención primaria y 12 en consultas especializadas hasta los 20-25 y los 30-35 euros respectivamente, solicitarán un copago a los pacientes o pasar a un modelo de pago directo del paciente y posterior reembolso de la compañía.

En este sentido, el facultativo sevillano defiende que la medicina privada está siendo víctima de "una estafa o fraude continuado" a la profesión médica, "aprovechándose de que el médico siempre tiene que trabajar bien". "Estamos obligados por ley a atender siempre bien al paciente independientemente de que se nos pague por ello. El médico no mira el dinero, no trabaja para enriquecerse, pero el peligro son estas compañías que sí son grupos económicos con mucho capital detrás. Nosotros estamos encantados de atender pacientes, pero a un precio digno. Cobrar 17 euros pagando nosotros mismos el gasto del local, de Hacienda, el autónomo... en mi caso son ocho euros limpios los que me quedan por pacientes con 25 años de experiencia. Y encima me siguen bajando porque hay que vender las pólizas muy baja porque los intermediarios quieren llegar a 20 millones de asegurados para obligar a los políticos, tarde o temprano, a abrir el mercado de la sanidad pública para que se pueda acudir a este modelo, pero concertado a través de compañías. Algo similar a lo que ocurre con la Educación concertada", concluye Guerrero.    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios