Calle Rioja

Serranito: dónde vas por Alfonso XII

EL Anticristo del grupo municipal de IU es un hombre de mediana edad leyendo Madrid de Corte a checa de Agustín de Foxá en la terraza del Mesón Serranito de Alfonso XII. Un cóctel que ha mermado la imagen y la reputación de los socios de gobierno en el Ayuntamiento.

Ayer se cumplió una semana de la jornada de huelga general y la normalidad era absoluta en este establecimiento que José Luis del Serranito abrió el 1 de diciembre de 1987. En esa época la Junta de Andalucía, bajo la presidencia de José Rodríguez de la Borbolla, estaba en el cercano palacio de Monsalves, futura ampliación del Museo de Bellas Artes. Borbolla fue cliente del Serranito, cuyo dueño no presume de ninguna amistad política. "Mi única política es trabajar, trabajar y trabajar. Mi obligación como empresario era abrir el día 29. De este negocio dependen cuarenta padres de familia y todos los meses hay que pagar la renta del alquiler".

Carlos Vázquez, delegado de Empleo del Ayuntamiento de Sevilla, no le ha presentado sus disculpas al propietario de los mesones del Serranito por su presencia en el piquete que pretendió cerrar con métodos coactivos el popular bar-restaurante. Unas imágenes que dieron la vuelta al mundo. "En cuanto se formó la bulla, cerraron las persianas para evitar incidentes", dice el propietario. Cuentan que por contra algunos de los miembros de estos retenes sindicales acudieron a los otros locales de la casa en Antonia Díaz (el pionero) y la ronda de Triana, para consumir las especialidades de la casa.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, no sólo le expresó su solidaridad al dueño de los mesones El Serranito, sino que ha abierto en su Facebook una página de desagravio con este "icono y representante de los comercios sevillanos". Al día de ayer ya se habían agregado 589 amigos, algunos de los cuales han propuesto para mañana una quedada en el local de Alfonso XII para tomar una cerveza o refresco con serranito. "Zoido vino solo", decía ayer José Luis del Serranito. No es un asunto de grupo, ya que adversarios políticos del portavoz del PP también han criticado duramente el comportamiento del delegado de Empleo. Es el caso de Juan Espadas, candidato socialista a la Alcaldía, y de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que dejó sus tareas municipales para incorporarse a la Consejería de Obras Públicas y Vivienda.

El novelista y publicista Antonio Cascales dijo en una ocasión que el siglo XIX entró en Sevilla por la calle Alfonso XII. Aires de modernidad que sufrieron un simbólico retroceso a las cavernas de la política, del enfrentamiento palurdo, con las imágenes del pasado día 29. "Yo quiero suavizar este incidente", comenta José Luis del Serranito, "no le quiero dar la mayor importancia a lo que ha ocurrido. Ha ocurrido y me ha tocado a mí".

Le han mostrado su apoyo desde la Confederación de Empresarios y la Asociación de Hostelería, además de muchos clientes anónimos que desayunan, almuerzan o simplemente tapean en este clásico local del centro. "Lo mío son negocios populares, nunca quise entrar en una cocina más elaborada. Aquí viene el personal de El Corte Inglés, que ese día permaneció abierto. Yo me debo a mi clientela".

Alfonso XII une el Duque con Torneo por San Laureano. Acoge al Colegio de Farmacéuticos y a un sindicato (CGT). Tuvo vecindad con la Biblioteca Pública, que se mudó con sus libros. Y cuenta con la bendición de las hermandades del Silencio y el Santo Entierro. Serranito y Cuaresma, binomio digno de unos versos del Arcipreste de Hita. "Un Miércoles Santo llegaron a salir del de Antonia Díaz 1.800 serranitos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios