Tala de árboles El Ayuntamiento pretende encargarse del ficus de Triana y su espacio en la parroquía

Sevilla

Sevilla trabaja para tener unas Fiestas Mayores como antes del Covid

  • Todos los contratos de la Feria están en marcha y en diciembre se decidirá si se sigue adelante o se suspende

  • El Ayuntamiento y el Consejo han acordado reducir al máximo el tiempo de montaje de los palcos de Semana Santa

  • Se barajan itinerarios amplios para la Cabalgata y la posibilidad de no tirar caramelos

Dos jóvenes brindan en una edición pasada de la Feria de Abril.

Dos jóvenes brindan en una edición pasada de la Feria de Abril. / Juan Carlos Vázquez

Una Feria de Abril exactamente igual que la última que se celebró, la de 2019. El Ayuntamiento de Sevilla es contundente a la hora de responder a la pregunta de cómo será celebración de la próxima primavera. Ni ha habido, ni habrá, un plan alternativo, y aseguran de manera taxativa, como ha expresado públicamente el alcalde, Juan Espadas, que la Feria se hará o no se hará, pero que no habrá experimentos que nunca han estado siquiera en la mente de los responsables municipales. La delegación de Fiestas Mayores se trabaja desde mayo en la conformación de la Feria. Ya están en marcha todos los contratos, algunos de ellos ya adjudicados. En cuanto a la Semana Santa, en la que intervienen otros actores, como el Arzobispado y el Consejo de Cofradías, ya se han mantenido varias reuniones para acortar al máximo los tiempos de montaje de la carrera oficial, principal escollo en caso de una autorización tardía. También se trabaja con el Ateneo de cara a la Cabalgata de Reyes Magos, que podrá discurrir por calles y avenidas más anchas para una mejor distribución del público.

El Ayuntamiento lleva trabajando desde el pasado mes de mayo en la próxima Feria de Abril, que está previsto que se celebre del 1 al 7 de mayo, ya que la Semana Santa del próximo año es tardía, y el único objetivo es su normal celebración tras dos años de paréntesis obligado. La organización de la Feria cuenta con tres grandes contratos principales, además de otros más pequeños pero igualmente importantes. El primero es de la ornamentación eléctrica, que cuenta con un presupuesto de 1,2 millones y ya ha sido adjudicado a Elecnor. El segundo es relativo a la construcción de las instalaciones modulares, con un coste de 1,1 millones de euros, y que se encuentra ahora mismo siendo analizado por la Intervención. El último gran contrato es el que corresponde con las instalaciones tubulares, es decir, la portada o las estructuras de las casetas, que está a punto de adjudicarse.

Todas estas licitaciones tienen un proceso muy largo, que comprende la redacción de los pliegos, su revisión por parte de la secretaría general, el análisis del servicio de contratación y el paso final por la Intervención. Al ser trámites que requieren tiempo, es por ello por lo que se inician los trabajos justo tras acabar la anterior edición de la Feria.

El delegado, Juan Carlos Cabrera, durante la puesta del primer tubo de la frustrada Feria de 2020. El delegado, Juan Carlos Cabrera, durante la puesta del primer tubo de la frustrada Feria de 2020.

El delegado, Juan Carlos Cabrera, durante la puesta del primer tubo de la frustrada Feria de 2020. / José Ángel García

Además, ya han sido adjudicados o están en proceso los contratos de vigilancia, que es para todas las fiestas mayores, el de reparación y conservación de pavimentos, el de mantenimiento del arbolado; los relativos a la instalación de vallas y placas; o la contratación del seguro de responsabilidad civil.

La fecha para seguir adelante con la Feria

Desde la delegación de Fiestas Mayores se insiste en que es la misma línea de trabajo de cada año y se muestran muy confiados en que se pueda celebrar como siempre gracias a la bajada de la incidencia y el cada vez más elevado porcentaje de vacunación.

El año pasado fue en diciembre cuando se anunció definitivamente que la Feria de 2021 no se celebraría. La situación era mucho peor que la actual y no se había comenzado la vacunación. El escenario ahora es bien distinto. La intención es llegar a diciembre con todos los contratos hechos. Aunque en ese momento también habrá que tomar una decisión. Se sigue adelante si la situación sanitaria es buena, o se da marcha atrás. En cualquier caso, como señalan desde Fiestas Mayores, hay un mes desde la adjudicación para desistir o contratar. Pasado ese tiempo, si la Feria se cancela, hay que pagar una indemnización. Los distintos montajes (portada y estructuras diversas) comenzarían entre los meses de enero y febrero.

El paseo de caballos de la Feria de Abril. El paseo de caballos de la Feria de Abril.

El paseo de caballos de la Feria de Abril. / D. S.

El coste del montaje de la Feria para las arcas municipales es de unos 5,5 millones de euros. Una cantidad ínfima comparado con el impacto económico, estimado en mil millones de euros. Por ello, son muchos los sectores implicados que están presionando para que la Feria se pueda llevar finalmente a cabo, ya que son miles las familias que de una manera u otra necesitan estos importantes ingresos.

La Semana Santa

El Ayuntamiento también se muestra muy optimista sobre la celebración de la Semana Santa. En este caso, lo primero que hay que hacer es recuperar el culto público. El arzobispo, monseñor Saiz Meneses, podría publicar un decreto autorizando la vuelta de las procesiones en los próximos días. Para ello, Sevilla tendrá que estar en el nivel 1 de alerta, que previsiblemente se alcanzará a lo largo de esta semana. Una vez dado este paso, tiene que ser el Ayuntamiento el que autorice las salidas.

Queda apenas un mes para la anunciada Santa Misión que llevará al Señor del Gran Poder a Tres Barrios. La hermandad y el Ayuntamiento ya han mantenido diversas reuniones para diseñar un evento que concentrará a miles de personas durante diversas jornadas. Sólo falta que la Junta de Andalucía dé el visto bueno. El delegado, Juan Carlos Cabrera, ha enviado una carta al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, para que se pronuncie, tal y como hacen con los toros o los conciertos. En cualquier caso, la hermandad ya ha dicho que lo deseable es tomar una determinación no más tarde del próximo día 20. La salida del Gran Poder sería una gran prueba de fuego, pero en los próximos meses son muchas las procesiones y cultos externos que realizarían las hermandades en condiciones normales.

El paso de la Borriquita saliendo a la Plaza del Salvador. El paso de la Borriquita saliendo a la Plaza del Salvador.

El paso de la Borriquita saliendo a la Plaza del Salvador. / Joaquín Corchero

Como los trámites administrativos son largos, desde Fiestas Mayores ya se han puesto en marcha los contratos relativos a la Semana Santa. En la carrera oficial, que gestiona directamente el Consejo de Cofradías, está previsto que se incorporen algunas mejoras en materia de seguridad. Serán en torno a un millar los abonados de la calle Sierpes que serán reubicados en otras parcelas, ganando de este modo espacio para los cortejos, como informó en su día este periódico.

Retrasar el montaje de los palcos

En condiciones normales, los abonados de la carrera oficial comenzarían a recibir las comunicaciones para la renovación en el mes de diciembre. La previsión, como confirman desde Fiestas Mayores, es que esta gestión se retrase hasta el año próximo para contar con mayor seguridad. El Ayuntamiento ya ha acordado con el Consejo acortar el tiempo de montaje de los palcos de la Plaza de San Francisco ampliando el número de horas de trabajo al día.

En caso de celebrarse las procesiones de Semana Santa, como se prevé ahora mismo, no habría restricciones de aforo para los abonados de la carrera oficial, no distancia de seguridad. Tan sólo sería necesario el uso de mascarilla siempre y cuando las autoridades así lo determinen. También se descarta aforar y acotar un número elevado de calles, más allá de en las que tradicionalmente se venía haciendo, por motivos de seguridad.

De cara a la Semana Santa también hay que recordar que está en marcha el proyecto trabajadera, un estudio impulsado por ocho médicos vinculados a las cofradías, entre ellos el capataz Antonio Santiago, que pretende responder a la pregunta que muchos se hacen: ¿Es viable el uso de pasos con costaleros?

Los palcos de la Plaza de San Francisco que quedaron montados a la mitad en 2020. Los palcos de la Plaza de San Francisco que quedaron montados a la mitad en 2020.

Los palcos de la Plaza de San Francisco que quedaron montados a la mitad en 2020. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

La Cabalgata de Reyes Magos

El escenario para el Cortejo de la Ilusión también es optimista. El Ayuntamiento y el Ateneo también apuestan por su celebración. En la Docta Casa ya han comenzado a trabajar en la construcción de las nuevas carrozas, algo que sucedió el año pasado. Fiestas Mayores ya ha activado la subvención municipal y han empezado los trabajos de coordinación.

Son muchos los que ven en la Cabalgata una prueba de fuego para el resto de las fiestas, sobre todo de cara a la Semana Santa. Sobre la mesa hay varias ideas, como suspender el lanzamiento de caramelos, para evitar que las personas se tiren al suelo. El caso de las carrozas, serían sencillo controlar a los participantes mediante una prueba PCR o un test o mediante el certificado de vacunación. Y también sería obligatorio el uso de mascarillas en su caso.

Varias carrozas de la cabalgata de 2020. Varias carrozas de la cabalgata de 2020.

Varias carrozas de la cabalgata de 2020. / D. S.

El mayor problema de la Cabalgata es la concentración de personas en la calle, aunque desde Fiestas Mayores se señala el uso de avenidas más amplias, eliminando en este caso el paso por calles estrechas del centro. No sería la primera vez que el Ateneo cambia el recorrido, y en esta caso sería una fuerza mayor. Hay bastantes itinerarios alternativos para que la Cabalgata sea un éxito. Un problema, con la normativa actual, serían las bandas de música, ya que se requiere una determinada distancia de seguridad para ensayar.

Un detalle que revela el compromiso del Ayuntamiento con la normal celebración de las celebraciones el año próximo es que se encargará el cartel de las Fiestas de Primavera, algo que tampoco ocurrió el año pasado. Ya se han iniciado los trámites para ello. Otro signo inequívoco de que Sevilla recuperará sus fiestas. Y serán como siempre han sido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios