URGENTE EEUU derriba el globo espía chino

La transformación digital

La enseñanza virtual sigue en auge en la US pese al regreso de la presencialidad

  • Las horas de uso de la plataforma creada para tal fin ha pasado de las 15 por persona en otoño de 2019 a las 40 del curso actual

Rectorado de la Universidad de Sevilla.

Rectorado de la Universidad de Sevilla. / Juan Carlos Muñoz

Una herramienta que ha venido para quedarse. El regreso absoluto de las clases presenciales a la Universidad de Sevilla (US) no impide que la enseñanza virtual en esta institución académica siga consolidándose. Así se desprende de los datos más actualizados de uso de la plataforma que la US posee para tal fin. Dicha información recoge el número de usuarios, espacios y horas empleadas en su utilización desde septiembre de 2019 a noviembre de este año, lo que incluye el confinamiento severo que se estableció en la primavera de 2020 a raíz de la pandemia del Covid. Además, también se clasifica esta herramienta según los medios disponibles: vídeoconferencias, evaluación y grabación de vídeos.

Enseñanza virtual Enseñanza virtual

Enseñanza virtual / Dpto. de Infografía

El dato más reciente de este balance sirve para comparar el arranque de los tres últimos cursos. Así, por ejemplo, en el periodo comprendido entre el 23 de septiembre de 2019 y el 23 de noviembre de ese ejercicio, la Plataforma de Enseñanza Virtual (EV) de la Hispalense fue utilizada por 87.490 personas, inscritas en 15.030 cursos y con un promedio de 14,69 horas por usuario. Dos años después, del 20 de septiembre de 2021 al pasado 20 de noviembre, esas cifras han experimentado un significativo crecimiento. Los usuarios pasan a 112.030, los cursos llegan a 20.910 y el número de horas se multiplican por 2,72 hasta alcanzar las 40,02. Y todo ello en un curso en el que las clases han recuperado su formato tradicional, el presencial, tras verse interrumpido desde marzo de 2020 por la crisis sanitaria.

La herramienta más reclamada en todo este tiempo ha sido la vídeoconferencia que, como explica Maribel Hartillo, vicerrectora de Transformación Digital de la US, se convirtió en la única vía de comunicación entre el profesorado y los estudiantes cuando estalló la pandemia. Desde entonces y hasta junio de 2021 sirvieron para impartir clases y ahora, con el regreso del formato habitual, se emplean para las tutorías colectivas y para mantener esa comunicación entre docentes y alumnos fuera de las aulas.

De hecho, en los dos primeros meses de este curso las vídeoconferencias las han usado 16.070 personas, una cantidad que en el otoño de 2019 se reducía a 2.075. También resulta apreciable el incremento en el número de salas, que, como describe Hartillo, son la aulas virtuales creadas con esta herramienta: de 1.308 a 9.310. Y por supuesto, las horas:de 0,44 por usuario a 4,27.

Las evaluaciones

Otra herramienta son las evaluaciones realizadas mediante la EV, que también experimentan un importante incremento. En los dos primeros meses de este curso se ha usado este procedimiento con 37.430 alumnos, una cifra muy superior a la del mismo periodo de 2019, que fue de 21.890. En este sentido, la vicerrectora de Transformación Digital aclara que, en su mayoría, se trata de trata de test que sirven de “diagnósticos” de cara a los exámenes finales de una asignatura o para comprobar la asimilación que los universitarios han obtenido de los conocimientos impartidos. Una de las ventajas que presenta este tipo de evaluación es su corrección inmediata.

De igual modo, ha aumentado la grabación de vídeos en la EV, al pasar de 1.481 entre octubre y noviembre de 2019 a 4.637 en dicho periodo de este año, por lo que el uso de esta herramienta se ha multiplicado por 3,13.

La consolidación de esta plataforma y, por tanto, de la enseñanza telemática en la US vino precedida de una formación del profesorado que, en poco tiempo, tuvo que hacerse con unas herramientas de las cuales, la mayoría, no estaba acostumbrada a su manejo. Así lo explica Hartillo, que detalla que en el confinamiento severo de 2020 se creó un grupo de asesoramiento pedagógico, formado por los docentes con un conocimiento en el manejo de las TIC por encima de la media.

A este respecto, la vicerrectora de la Hispalense añade que un diagnóstico europeo, que analiza las competencias digitales del profesorado universitario con la intención de mejorarlas, ha certificado que en el caso de los docentes de la US dicha destreza se sitúa en el nivel medio, el B1 (hay hasta el C2, como en los idiomas), lo que supone una situación "buena" para el momento de auge que vive la plataforma de enseñanza virtual.