Sevilla

Los implicados en la reyerta de San Jerónimo tienen múltiples antecedentes

  • Los detenidos son de una familia asentada en este barrio del norte de Sevilla desde hace años 

  • La Policía ha arrestado a siete personas por su participación en la reyerta

La Policía Nacional, en la calle Mejillón tras la reyerta.

La Policía Nacional, en la calle Mejillón tras la reyerta. / Juan Carlos Muñoz

Los detenidos por la reyerta de San Jerónimo, en la que murió una persona, tienen múltiples antecedentes. Forman parte de una familia que lleva muchos años asentada en este barrio del norte de Sevilla, al que llegó procedente de las Tres Mil Viviendas. Los arrestados están a la espera de pasar a disposición judicial, algo que está previsto para las próximas horas.

La Policía ha detenido a siete personas por su participación en los hechos. Varias de ellas son conocidas de las Fuerzas de Seguridad del Estado y tienen antecedentes por su participación en numerosos robos, la mayoría de ellos con fuerza. El principal sospechoso del apuñalamiento es Jesús B. S., de 27 años. Se le imputa un delito de homicidio, mientras que al resto se les investiga por la participación en la reyerta.

Otro miembro de la familia fue detenido en relación con el altercado la misma noche de los hechos, y ya quedó en libertad con cargos. Este hombre, de 52 años, fue arrestado en el hospital Virgen del Rocío, donde había ingresado por una herida de arma blanca durante la refriega. El juez le tomó declaración el pasado domingo en el hospital y quedó libre, aunque investigado como presunto autor de un delito de riña tumultuaria. No fue él el autor de las puñaladas.

Al día siguiente, el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional detuvo a varios miembros de su familia implicados en la reyerta. Entre los arrestados hay varias personas que empuñaron un arma blanca y atacaron a la víctima y a la hija de ésta. También agredieron con un palo a la mujer del fallecido.

Reyerta en San Jerónimo

Estos detenidos continúan en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial, algo que presumiblemente ocurrirá este jueves, pues el atestado policial se antoja complejo dada la cantidad de agresores y personas implicadas. Además, el Grupo de Homicidios suele siempre apurar el plazo legal de las 72 horas desde la detención hasta la puesta a disposición del juez.

La víctima, Francisco P. B., recibió varias puñaladas en el transcurso de la reyerta, que se produjo en la calle Mejillón sobre las seis y media de la tarde del jueves 18 de febrero. Fue trasladado aún con vida en una ambulancia del 061 al Hospital Virgen Macarena, donde finalmente falleció. Su hija, menor de edad, también resultó herida por arma blanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios