Sevilla

El Ayuntamiento destina 2,5 millones a comprar las casas del Patio de Banderas con los restos del palacio de Al Mutamid

Restos de los arcos de herradura encontrados en las casas 7 y 8 del Patio de Banderas. Restos de los arcos de herradura encontrados en las casas 7 y 8 del Patio de Banderas.

Restos de los arcos de herradura encontrados en las casas 7 y 8 del Patio de Banderas. / M. G.

El gobierno municipal somete este miércoles a la aprobación del Pleno una inversión extraordinaria de 2,5 millones de euros para la adquisición de las casas número 7 y 8 del Patio de Banderas. Estas dos viviendas encierran entre sus muros los restos del palacio más antiguo del Alcázar, el de Al Mutamid, de cuyo hallazgo informó este periódico el 25 de enero de 2015.

La intención de la dirección del Real Alcázar es que, por su máximo interés, las casas número 7 y 8 y sus elementos arquitectónicos "se incorporen a la visita del Alcázar, por tanto sería de gran interés que las gestiones desembocasen en la compra/permuta e incluso alquiler de este inmueble".

Los trabajos en las casas 7 y 8 del Patio de Banderas, propiedad de Patrimonio del Estado, comenzaron en 2013 bajo la dirección del arquitecto Javier Ochoa, contando con el equipo de arqueólogos habitual del Alcázar, con Miguel Ángel Tabales a la cabeza. 

Recreación del Palacio de Al Mutamid realizada por los arqueólogos. Fuente: Revista Apuntes del Alcázar. Recreación del Palacio de Al Mutamid realizada por los arqueólogos. Fuente: Revista Apuntes del Alcázar.

Recreación del Palacio de Al Mutamid realizada por los arqueólogos. Fuente: Revista Apuntes del Alcázar. / Fuente: Revista Apuntes del Alcázar. (Dpto. de Infografía.)

El objetivo de los investigadores era encontrar las trazas del palacio islámico que se adivina en el inmueble número 2 del Patio de Banderas, contiguo al del objeto de la intervención. El resultado fue determinante: encontraron los restos del palacio más antiguo del primer recinto de Alcázar, que identificaron con la residencia de Al Mutamid.

Gracias a los restos y a los indicios existentes, el equipo de arqueólogos del Alcázar pudo reconstruir de manera hipotética cómo era ese palacio islámico en su contexto original del siglo XI.

Las obras promovidas por Patrimonio Nacional, además de sacar a la luz los vestigios del palacio islámico más antiguo del Alcázar, han permitido la restauración de la muralla y la torre del león. "Aunque las dimensiones originales del edificio trascienden los límites actuales de esta casa, consideramos de sumo interés su inclusión en la visita y discurso histórico del Alcázar", sostiene en su informe la directora del Álcazar, Isabel Rodríguez.

Localizacion del primer palacio en el recinto del Alcázar. Localizacion del primer palacio en el recinto del Alcázar.

Localizacion del primer palacio en el recinto del Alcázar. / Fuente: Revista Apuntes del Alcázar

Los restos encontrados posibilitan reconstruir uno de los palacios de época andalusí en pie. El nivel de conservación de las estructuras es importante. Sus arcos geminados enmarcados por un alfiz conservan incluso su decoración. Se trata de ricas policromías de tonos naranja y rojizo decorando toda la superficie, así como motivos vegetales, geométricos y epigráficos. Se encuentran ubicados entre la casa número 2 y las números 7 y 8.

Nuevos espacios para mejorar las visitas

La directora del Alcázar recuerda en su informe que el aumento exponencial del turismo y el proceso de revalorización que está acaeciendo en el Alcázar con respecto a la población de Sevilla "hacen imprescindible dotarlo de cierta infraestructura y edificaciones anexas".

Con la incorporación de nuevos espacios se podrían instalar consignas, taquillas y ampliar el recorrido histórico actual, aumentando su capacidad del monumento. "Instalar la taquilla del Alcázar fuera de la entrada nos llevaría a la desaparición de la cola, pues su horario no tiene por qué coincidir con el horario de acceso al Alcázar y posibilitaría la venta de todo el aforo de forma programado, ya fuera a través de internet o en taquilla física".

La directora advierte de los efectos "muy perjudiciales" que tendría para el Real Alcázar que las casas 7 y 8 se transformaran en oficinas, como era intención de Patrimonio del Estado, por lo que considera que su incorporación al recinto generaría un enorme atractivo para la ciudad y los visitantes: "Esta casa tiene valores históricos, arquitectónicos, estéticos y económicos que van más allá de su utilización administrativa o burocrática".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios