Sevilla

El Ayuntamiento estudia recuperar las verjas de protección para las columnas de la Alameda

Las columna del extremo sur de la Alameda de Hércules. Las columna del extremo sur de la Alameda de Hércules.

Las columna del extremo sur de la Alameda de Hércules. / Víctor Rodríguez

Comentarios 4

El Ayuntamiento de Sevilla está valorando recuperar las verjas de hierro para proteger las columnas de la Alameda de Hércules. Esta es una de las principales conclusiones que plantea el estudio elaborado en los últimos meses para la restauración de estos importantes monumentos, cuyo estado de conservación es muy precario. El Consistorio ya acometió el pasado verano una primera fase de los trabajos en los que se procedió a la limpieza de la piedra. El proyecto de restauración, que se acometerá próximamente, cuenta con un presupuesto de 70.000 euros.

El contrato de conservación correctiva ofreció a los restauradores una doble oportunidad. Por un lado, permitió solventar algunas de sus patologías más visibles en las columnas,  como la suciedad superficial, o incluso adoptar medidas preventivas, como la eliminación de riesgos de desprendimientos al poder acceder a las zonas más altas de las cuatro columnas (esculturas y capiteles); y de otra, se realizaron todas las pruebas necesarias para determinar los tratamientos conservativos que se reflejarán en el proyecto de conservación final, conforme al contenido y estructura que marca la Ley 14/2007 del Patrimonio Histórico de Andalucía.

Imagen de principios del siglo XX donde se observa la protección de las columnas. Imagen de principios del siglo XX donde se observa la protección de las columnas.

Imagen de principios del siglo XX donde se observa la protección de las columnas. / M. G.

La situación en la vía pública de estas esculturas, junto al tiempo transcurrido desde la última restauración de las columnas de la zona sur, que data de 1996, han supuesto que los monumentos de la Alameda de Hércules se encuentren en un estado de conservación deficiente, elevándose a muy deficiente en el caso de las que están ubicadas en la zona norte.

En lo que se refiere a las tareas de limpieza y conservación que se incluyeron en la primera fase, con una duración de cinco semanas, la intervención se centró en la limpieza mecánica y química, y en la aplicación de tratamiento biocida de las esculturas y capiteles. También se llevó a cabo el sellado y cosido de fisuras.

La limpieza de las esculturas se hizo con extrema cautela por si quedaban restos de policromía, especialmente en el caso de las esculturas y, en concreto, de los escudos de las columnas del extremo norte, ya que existen fuentes documentales que revelaban que pudieron estar dorados. Respecto a los pedestales, se ejecutó la limpieza mecánica y química, que los protegerá al estar más expuestos a actos incívicos o vandálicos.

Ahora, con un mayor conocimiento de estos monumentos gracias a los trabajos desarrollados en verano, el Ayuntamiento ha elaborado los dos proyectos de intervención.

Columnas del extremo norte

Son obra de Cayetano de Acosta de 1764. Su estado de conservación es calificado como "muy deficiente". Las actuaciones a realizar serán una limpieza mecánica, tratamiento biocida y limpieza química con jabón de las esculturas y capiteles.

Se practicarán pruebas de limpieza química con Papetas AB 57 e incluso con microtorno. Se procederá al sellado de fisuras y cosido de fracturas en caso de ser necesario. La limpieza de las esculturas y en concreto de los escudos se hará con extrema cautela ya que existen fuentes documentales de que pudieron estar dorados

Proceso de limpieza de uno de los leones. Proceso de limpieza de uno de los leones.

Proceso de limpieza de uno de los leones. / M. G.

En los pedestales se aplicará una limpieza mecánica y química. Al estar más expuestos a actos incívicos o vandálicos (grafitis, orina de perros, etcétera) se protegerán.

Columnas del extremo sur

Las esculturas son obra de Diego de Pesquera y datan de 1578, cuando fueron construidas para erigir y rematar las dos columnas de la época romana que procedían de un templo ubicado en la calle Mármoles, donde aún se conservan otras tres piezas. Su estado de conservación es "deficiente".

El proceso de restauración es el mismo que se practicarán a las columnas de la zona norte.

Junto a estas actuaciones de conservación, el Ayuntamiento está valorando la construcción de una verja de hierro alrededor de cada una de las cuatro columnas. Esta protección se haría a semejanza de las que existieron alrededor de los monumentos entre finales del siglo XIX y principios de los años 70 del pasado siglo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios