Coronavirus Sevilla

Sigue la 'fiebre' de los test de antígenos: colas en las farmacias y precios al alza

Un farmacéutico muestra un test de antígenos de venta en farmacias.

Un farmacéutico muestra un test de antígenos de venta en farmacias. / D. S.

La fiebre del sábado noche llega a las farmacias. Colas, listas de espera, desabastecimiento... La irrupción de la sexta ola en pleno mes de diciembre ha deparado un aluvión de compras de test de antígenos para, ante las reuniones en casas de familiares y amigos en los próximos días, tener algo más de garantías de que el riesgo de contraer el virus es improbable. Adquirirlo, por su parte, se ha convertido en toda una misión imposible.

Como ya adelantó este periódico, el boom de los test de antígenos ha desbordado estas Navidades al suministro farmacéutico. En Sevilla, son numerosas las farmacias que reciben los pedidos "con cuentagotas", y algunas tienen lista de espera. Las que tienen mayores disponibilidades suele ser porque han acudido a proveedores menores porque los grandes "no tienen", aseguran algunos farmacéuticos consultados a este periódico. Y cada vez se hace más habitual tener que preguntar en varias boticas antes de dar con la que tenga existencias.

Colas en las farmacias de Sevilla a la búsqueda de un test de antígenos Colas en las farmacias de Sevilla a la búsqueda de un test de antígenos

Colas en las farmacias de Sevilla a la búsqueda de un test de antígenos / M. G.

Como resultado, ya se han podido ver algunas colas de personas a las puertas de aquellas farmacias en las que aún quedan test de antígenos, como ocurrió el martes por la tarde en Bellavista, en una botica de la zona de Jardines de Hércules, tras avisar a su clientela de la llegada de nuevas unidades.

Ante la escasez, los almacenes procuran realizar una distribución equitativa. "Recibes cien y los vendes en una hora", dice a este periódico Joaquín Venegas, de la Farmacia Pino Montano. Es de las pocas que cuenta con algunas unidades, pero "escasas". "Esta mañana he empezado con 230 unidades, pero a los doce del mediodía no me llegan", añade.

Y es que, parece que en las casas sevillanas no faltará este año el turrón, el jamón y las gambas y los test de antígenos. Son la mayor de las novedades estas navidades, habida cuenta de que en 2020 no estaban disponibles en las farmacias. Por no estar, no estaban ni aprobados por el regulador europeo. No hubo ni Nochebuena ni Nochevieja. Este año cambia el protocolo.

Las ganas de socializar en un entorno familiar durante las fiestas los ha convertido en un producto muy codiciado, como refleja el testimonio del farmacéutico de Pino Montano. "Ha habido un aumento muy importante de la demanda. Algunas farmacias funcionan incluso con lista de espera. Nosotros no somos partidarios, los que llegan se los van llevando hasta que se agotan".

Sí están usando esta estrategia en una farmacia del centro de Sevilla, donde la venta sólo queda ajustada a reservas previas. En otro establecimiento, muy cerca del anterior, el pasado lunes se agotó una caja de 300 test "en dos horas", relata el farmacéutico al ser preguntado por la venta de este producto.

El aumento de la demanda lleva asociada su correspondiente subida de precio. "Esta misma tarde me pidieron 10 euros por un test en una farmacia, no lo quise comprar y al preguntar en dos farmacias más y no tener, volví a por ellos. Ya no les quedaban", comenta una señora en la cola ante la farmacia de Bellavista. "Si el palito se metiese por otro lado, no habría tantas ganas de hacerse la prueba", bromeaba otra clienta, mientras la farmacéutica volvía a salir para sacar de la cola a aquellas personas que no estuviesen para comprar los antígenos, al tiempo que iba resolviendo las dudas de las más de 30 personas allí concentradas.

Si hace unos días los test de antígenos costaban alrededor de siete euros, en esta farmacia situada en el barrio de Bellavista los venden ya a ocho euros. "Pero pueden llegar en algunas a diez euros e incluso once", recalca desde Pino Montano Joaquín Venegas. Los precios varían mucho aunque se trate de la misma marca y así este periódico ha tenido que pagar 7,95 euros por un test que la semana pasada costaba sólo 3,95.

Una situación inédita, que ya hay quien la compara, no sin sorna, con la vivida a principios de la pandemia con el efecto papel higiénico. Sin embargo, no es la primera vez que la fiebre de los test de antígenos llega a las farmacias sevillanas. El pasado verano cuando el Gobierno aprobó la venta sin receta médica de este producto, las boticas sevillanas ya fueron testigos de un auténtico furor. Entonces, según los datos aportados por Cecofar, una de las principales distribuidoras de productos farmacéuticos, en la provincia de Sevilla se vendían a la semana una media de 10.000 test de antígenos, aunque bien es cierto que los primeros días el número de pedidos fue mayor. Una tendencia que se debió, entonces, al comienzo de las vacaciones estivales y los viajes vacacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios