Mafia georgiana Cae otra banda de georgianos ladrones de pisos

  • La Policía sorprende a cuatro delincuentes cuando huían tras robar un piso en Los Remedios

  • Son ya once los arrestados de este país por desvalijar viviendas de Sevilla en lo que va de verano

Un policía manipula los objetos recuperados. Un policía manipula los objetos recuperados.

Un policía manipula los objetos recuperados. / DGP

La Policía Nacional ha detenido en Los Remedios a otro grupo de ladrones de pisos procedentes de Georgia. Con estos cuatro arrestos, son ya once los delincuentes de esta nacionalidad que han sido detenidos en lo que va de verano por su presunta implicación en decenas de robos en viviendas de Sevilla.

Todos ellos formaban células itinerantes de la mafia georgiana, una organización que lleva años especializada en los robos con fuerza en pisos. Siempre entran manipulando la cerradura, sin llegar a romperla ni inutilizarla, y se aseguran de que el domicilio esté vacío. Para ello suelen marcar previamente las puertas con trozos de plástico que utilizan como testigos. Los colocan en las ranuras y vuelven al día siguiente. Si siguen en el mismo sitio, proceden a cometer el robo.

Casi siempre operan los fines de semana, cuando hay más viviendas vacías. La Policía los detuvo in fraganti el día 25 de agosto en la calle Monte Carmelo, donde acababan de robar en una vivienda. Los cuatro detenidos forman parte de un grupo itinerante con base en Cataluña, pero que se desplazaba a Andalucía y el Levante para robar en cientos de pisos. Pasaban sólo unos días en la ciudad, para así dificultar las investigaciones de la Policía.

Según ha informado este martes la Policía Nacional, los sospechosos utilizaban un vehículo con matrícula española a nombre de su anterior propietario, para que así tampoco pudiera ser relacionado con ellos. El dispositivo de prevención puesto en marcha por el Grupo de Robos de la Policía Nacional permitió identificarlos en Triana. Después, fueron sometidos a un dispositivo de vigilancia sobre ellos durante varios días.

A pesar de tener el coche con matrícula española, cuando cometían los robos solían desplazarse a pie y por separado. Incluso salían del establecimiento en el que se hospedaban por turnos. En primer lugar, salían dos de los integrantes del grupo y, minutos después, la otra pareja lo hacía en dirección contraria. Durante el trayecto adoptaban medidas para dificultar el seguimiento por parte de la Policía.

Una vez que llegaban al bloque en el que pretendían robar, dos de los individuos usaban un trozo de plástico para abrir el portal mediante el método del resbalón mientras los otros efectuaban tareas de vigilancia. Después marcaban los pisos para asegurarse que no había nadie dentro.

Al día siguiente regresaban y abrían las puertas con técnicas altamente especializadas, con las que no provocaban daños en las cerraduras. De esta manera, los vecinos no se percataban de los robos, que no eran detectados hasta que llegaba el propietario después de pasar el fin de semana o las vacaciones fuera.

La Policía los detuvo cuando huían de un piso de la calle Monte Carmelo, cargados de joyas, un ordenador portátil, varios teléfonos móviles. Llevaban consigo útiles para la apertura de puertas. Los cuatro detenidos son Aluda Bakuradze, Khvicha Bakuradze, Kakhaber Gugeshasvili y Teimuraz Ediberidze. El juez ha decretado su ingreso en prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios