Jaime Rodríguez de Santiago| Director general Free Now (antes Mytaxi) en España

“Hay que darle al taxi más flexibilidad y más herramientas para competir”

  • Este ingeniero dirige la plataforma digital más extendida que pone en contacto al cliente con los taxis

  • Pide cambios normativos en Andalucía que permitan al sector competir con los VTC

Jaime Rodríguez de Santiago posa en la Magdalena junto a la parada de taxi. Jaime Rodríguez de Santiago posa en la Magdalena junto a la parada de taxi.

Jaime Rodríguez de Santiago posa en la Magdalena junto a la parada de taxi. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Mytaxi, la aplicación (App) más usada para los taxis, ha pasado a llamarse Free Now tras la asociación empresarial de Daimler con BMW. El cambio supone ofrecer desde esta plataforma muchos más servicios aparte del taxi, desde los patinetes al coche compartido, desde la carga de coches eléctricos al transporte público multimodal y el aparcamiento.

Cada vez más vemos que el cliente tradicional que salía a la calle a buscar un taxi utiliza un móvil

El director general de esta plataforma en España, Jaime Rodríguez de Santiago, un ingeniero de telecomunicaciones de 35 años que viene de Blablacar, nos explica las claves y objetivos de este cambio. Free Now opera en varios países de Europa (y en Latinoamérica con otro nombre). En España cuenta con 18.000 taxistas registrados que suman 6,8 millones de carreras. En Sevilla con 300 conductores del taxi.

–¿Qué ofrece vuestra la plataforma ante la competencia que suponen los VTC a los taxis?

–Cada vez más vamos a ver cómo el cliente tradicional que salía a la calle a buscar un taxi utiliza un móvil. El reto es dar una herramienta digital para ayudar a ser competitivo al sector del taxi en un contexto en el que se ha encontrado con una competencia que no se esperaba y para la que no estaba preparado. La herramienta está enfocada a dar servicio a las necesidades de los clientes, los pasajeros. En España estamos reforzando esta apuesta con nuevas herramientas tecnológicas y el cambio de nombre (de Mytaxi a free Now) responde a una visión muy global de la movilidad urbana.

Creo que el taxi es un sector bastante heterogéneo. Una parte apuesta por más flexibilidad y quiere competitr. Pero es cierto que otra parte prefieren volver al status quo anterior.

–Desde luego, ya cogemos varios medios de transporte.

–Sí, está muy claro que la movilidad está evolucionando hacia un sistema multimodal: sales de casa y en cada momento utilizas una combinación diferente de alternativas de transporte. De hecho, Free Now ya combina el taxi con los coches con conductor y el patinete, y la idea es poco a poco ir integrando otros modos de transporte. En Alemania ya combinamos coches con conductor con patinetes.

–Madrid ha aprobado una normativa que permite al taxi dar un precio cerrado y otras ventajas

–Estamos viendo cambios en las normativas de distintas regiones y ciudades del país. Madrid la aprobó el año pasado y es la que va por delante en términos de flexibilidad respecto a lo que hay en España: permite el precio cerrado y que se rebajen los precios máximos para que el taxi pueda ser más competitivo; y, por otro, el taxi compartido, algo que existe en otros países Europa. También intenta dar mayor flexibilidad en las horas de trabajo y en los descansos para ajustar mejor la flota a los picos de demanda. Barcelona ha aprobado una tarifa cerrada aunque no permite la rebaja de los precios.

Sin unas reglas de juego equilibradas es muy difícil que el taxi haga frente a los competidores

–En Andalucía la administración regional ha redactado un borrador en esta dirección

–Está trabajando en unas nuevas propuestas, pero todavía no sabemos exactamente cómo se van a definir. Estamos muy atentos a lo que pueda pasar en Andalucía, y especialmente en Sevilla y en Málaga, las ciudades donde operamos. Es importante que se permitan nuevas opciones y mayor flexibilidad para nosotros porque en la medida en que esto suceda invertiremos en nuevas herramientas tecnológicas.

–El problema es la reacción del taxi a esa propuesta autonómica: algunos la han rechazado porque quieren más limitaciones para los VTC que mejorar el servicio del taxi.

–Creo que el taxi es un sector bastante heterogéneo. Una parte apuesta por más flexibilidad y quiere competitr. Pero es cierto que otra parte prefieren volver al status quo anterior. Yo entiendo que no todos compartan nuestra visión y probablemente algunos de ellos no querrán trabajar con nosotros. Desde luego en mi opinión los consumidores van en una dirección muy clara y reclaman soluciones.

Muchas veces esas herramientas y esa flexibilidad no llegan porque nos anclamos en regulaciones anteriores que se crearon para proteger al taxi pero ya no están cumpliendo su labor.

–¿Por qué cree que algunos rechazan modernizarse?

–A veces hemos pedido un ejercicio un poco imposible al sector del taxi. Desde la comodidad de nuestros puestos de trabajo o desde nuestras casas hemos pedido que se adaptaran sin rechistar a un cambio para el que no estaban preparados y para el que no tenían herramientas...y, hombre, no tengo claro que ninguno de nosotros hubiésemos tenido esa altura moral de aguantar algo así sin rechistar. Esa es la parte más emocional y creo que todos deberíamos hacer ese ejercicio de empatía con el sector. Luego está la parte más racional que me dice que hay que darle al taxi más herramientas y más flexibilidad para competir.

–¿Las admnistraciones han pecado de proteccionismo hacia el taxi?

–Muchas veces esas herramientas y esa flexibilidad no llegan porque nos anclamos en regulaciones anteriores que se crearon para proteger al taxi pero ya no están cumpliendo su labor. La famosa ratio 1/30 (una licencia de VTC por 30 de taxis), que en la práctica no se está aplicando prácticamente en ningún sitio, ha servido muchas veces de excusa para no tomar otras medidas. A lo mejor hay que plantearse realmente qué medidas necesita el taxi para ser competitivo con los nuevos agentes del sector.

–¿En otros países donde operáis se ha conseguido que el taxi compita con los VTC?

–En Alemania e Irlanda el taxi es el gran líder. Sin embargo, en España o Italia no se han tomado tantas medidas de flexibilización y el taxi necesita más herramientas para ser competitivo. En Inglaterra hay que diferenciar Londres, donde la competencia es muy fuerte con los VTC, del resto del país. Hay realidades muy diferentes a lo largo de Europa y en todo el mundo. Pero en todos los mercados queda claro que sin la capacidad de competencia suficiente y sin unas reglas de juego equilibradas es muy difícil que el taxi haga frente a estos competidores.

–¿Qué opina de las iniciativas públicas que quieren dar herramientas digitales a los taxis?

–Pues creo que siempre se hacen con la mejor intención pero, en mi opinión, los esfuerzos públicos están mejor dedicados a hacer una regulación que permita que la iniciativa privada resuelva estos problemas a que se intenten replicar modelos del sector privado sin las eficiencias que suele traer este.

–El Ayuntamiento de Sevilla lleva años de retraso para poner en servicio una app para todos los taxis de la ciudad...

–En general me refiero a las administraciones públicas. Cuando tienes herramientas que ya están desarrolladas, que traen experiencia de otros mercados y que saben gestionar ese modelo...es más eficiente facilitar el terreno de juego y que lo puedan hacer estos, a reinventar lo que ya han inventado otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios