Sevilla

La marcha de Uber y Cabify de Sevilla dejaría en el paro a 500 personas

  • La media hora de espera para contratar un VTC provocaría, como en Barcelona, la salida de Sevilla de ambas compañías

Un VTC circular delante de una parada de taxis en la calle Imagen. Un VTC circular delante de una parada de taxis en la calle Imagen.

Un VTC circular delante de una parada de taxis en la calle Imagen. / Juan Carlos Vázquez

La hipotética marcha de Uber y Cabify de Sevilla dejaría en el paro a 500 personas. Ambas compañías abandonarían la ciudad en el caso de que se apruebe una medida como la que ha planteado el Ayuntamiento de Sevilla, que propone que los usuarios de estas empresas esperen media hora para poder precontratar un viaje.

Uber y Cabify han dejado ya de operar en Barcelona, donde un decreto ley de la Generalitad de Cataluña ha implantado un plazo mínimo de 15 minutos para la precontratación de los servicios de VTC. La salida de las dos empresas afecta a unas 3.000 personas en la Ciudad Condal.

Estas dos empresas no suelen operar con licencias propias (Cabify sí tiene algunas), sino que lo hacen a través de terceros, que pueden ser empresas o autónomos. Muchos de ellos han hecho inversiones en los vehículos para poder operar con Uber y Cabify. Serían estos conductores y los pequeños empresarios los más afectados por la posible marcha de las dos grandes del sector de los VTC.

Hasta el momento, el plazo mínimo para precontratar estos viajes no ha pasado de una mera propuesta, si bien es respaldada por el Ayuntamiento de Sevilla, que se ha posicionado claramente a favor del taxi en la guerra que enfrenta al sector desde hace ya más de un año. El Consistorio quiere también prohibir que los coches de VTC circulen por las calles si no están prestando un servicio, y hasta que aparquen en un sitio libre como cualquier otro particular.

Además, el gobierno local de Juan Espadas se ha mostrado partidario de suprimir la geolocalización de los coches de VTC, de manera que los usuarios de Uber y Cabify no puedan ver por dónde va cada coche en tiempo real, y saber así lo que falta para que el conductor los recoja.

Aunque el Ayuntamiento lo niega porque cree que el taxi y VTC son dos sectores diferentes, estas medidas chocan frontalmente con una circular de la Agencia Andaluza de Defensa de la Competencia, fechada el 20 de diciembre. "Cualquier restricción que se establezca no debe implicar un trato discriminatorio de unos operadores económicos sobre otros, en especial, una diferencia de trato entre el sector el taxi y el servicio de transporte de viajeros con conductor con licencias VTC", dice este documento.

En Sevilla, los VTC han comenzado a ser multados por captación ilegal por llevar la aplicación encendida mientras circulan. Sin embargo, el Ministerio de Fomento deja claro que esta práctica no supone una captación ilegal.

En un escrito de 4 de junio de 2018, en respuesta a una pregunta de la patronal de los VTC, Unauto, el Ministerio explica lo siguiente: "La normativa únicamente señala que los vehículos adscritos a este tipo de autorizaciones no podrán circular por las vías públicas en busca de clientes, ni propiciar la captación de viajeros. Por tanto, el hecho de tener una aplicación abierta de una plataforma que opera con VTC no implica, por sí misma, que se esté incumpliendo con lo dispuesto en la normativa".

Fomento añade que, para que se considere captación ilegal, "se tendrán que tener en cuenta otros condicionantes, como el hecho de estar estacionado en un sitio de concentración y generación de demanda de servicios de transporte de viajeros como pueden ser puertos, aeropuertos, estaciones de ferrocarril, hoteles, puntos de paradas de taxis o cualquier centro comercial". Los taxistas acusan a los VTC de estacionar cerca de sus paradas por sistema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios