persecución Sevilla La última fuga del Moi

El Parchís, lugar de origen del delincuente. Abajo a la derecha, el Moi. El Parchís, lugar de origen del delincuente. Abajo a la derecha, el Moi.

El Parchís, lugar de origen del delincuente. Abajo a la derecha, el Moi.

Comentarios 26

La detención del Moi, el delincuente que pasó seis meses en libertad por un error judicial, fue un arresto de película. El sospechoso vendió cara su captura. Mantuvo una persecución con la Policía por las calles de Torreblanca y de Sevilla Este, irrumpió ilegalmente en tres viviendas, apuñaló a una mujer que se encontró a su paso y, cuando fue finalmente arrestado, amenazó a los agentes que lo apresaron. "Yo os conozco. Cuando salga, os voy a matar", les dijo.

Moisés C. R., de 28 años, llevaba fugado de prisión desde febrero, fecha en que quedó libre por un error del juzgado. Desde entonces la Policía lo buscaba. La mañana del pasado viernes, una patrulla de la Policía Nacional lo localizó en la avenida de China, muy cerca del Parchís, el conjunto de viviendas sociales de Sevilla Este en el que ha vivido la mayor parte de su vida.

Iba en una bicicleta en compañía de otra persona. Al ver a la Policía, se dio a la fuga a la carrera, dejando solo a su acompañante, que fue en un primer momento interceptado por los agentes. Al ver que éste no tenía ninguna requisitoria en vigor ni estaba implicado en ningún delito, la Policía no detuvo al dueño de la bicicleta. Se centró entonces en encontrar al Moi.

Durante las dos horas siguientes, varios policías mantuvieron una persecución con el sospechoso por los barrios de Sevilla Este y Torreblanca. En ese intervalo lo perdieron de vista en varias ocasiones. En una de ellas, la sala del 091 recibió una llamada de una persona que alertaba de que un joven había entrado huyendo en una casa de la calle Pino. 

Los agentes comprobaron la veracidad de la llamada, pero no hallaron al Moi en la vivienda. Lo localizaron y persiguieron después por calles como Almendro, Ciprés, Abedul y Sauce, todas ellas de la zona más deprimida de Torreblanca, en las inmediaciones de la plaza del Platanero. De nuevo lo perdieron de vista hasta que lo volvieron a ver en las cercanías del Parchís, en Sevilla Este.

Allí, el prófugo se metió en uno de los bloques y subió hasta una sexta planta. Entró en el piso de manera ilegal y llegó hasta el balcón. Por fuera de la fachada, saltó al piso colindante, donde se encontró con una mujer a la que apuñaló con un cuchillo que llevaba. Fue allí donde la Policía lo detuvo finalmente. Cuando se lo llevaban esposado, amenazó a los agentes con matarlos cuando saliera de prisión.

Llevaba encima el arma blanca con la que hirió a la vecina del Parchís y un reloj dorado de señora con su estuche, cuya procedencia se está investigando. Se le han imputado varios delitos, entre ellos los de allanamiento de morada, detención ilegal y lesiones. Ya se encuentra en prisión, cumpliendo la orden de detención e ingreso en la cárcel que tenía en vigor desde que el juzgado detectó el error que había posibilitado su fuga.

En la operación policial participaron agentes de tres unidades de la Policía Nacional: los radiopatrullas de la Brigada de Seguridad Ciudadana, conocidos popularmente como los Zetas; los patrulleros de la comisaría del distrito Este-Torreblanca y la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), los llamados Rayos.

Moisés C. R, conocido como Moi o Moisito, es un delincuente muy violento que lleva desde cometiendo delitos desde que era un niño. Con 14 años intentó matar a un vecino del Parchís, a cuya casa le prendió fuego. Para impedir que la víctima saliera de la vivienda, ató una cuerda desde el pomo de la puerta hasta la escalera. Por ello fue detenido y acusado de homicidio en grado de tentativa.

Después llegó un rosario de arrestos por múltiples delitos. Se le imputaron también cuatro robos con navajas, conocidas en el argot policial como sirlas, entre ellas algunas a repartidores de pizza. En 2010 fue arrestado por entrar en un piso, también en el Parchís, y matar a un perro; y en 2011 por agredir en la avenida de las Razas a un joven que iba a montarse en su coche y al que le robó diversos objetos personales.

Acababa de cumplir una pena de cuatro años de cárcel y ha vuelto a ser condenado a otra pena similar por su participación en una pelea. En 2017 fue detenido dos veces en 28 días por la Policía Local de Sevilla. La primera por robar en una residencia de ancianos del Parque Alcosa, de la que había sustraído joyas y objetos valorados en más de 3.000 euros, que los agentes municipales recuperaron. Llevaba dos cajas fuertes y un televisor de plasma.

La segunda detención fue por una pelea con el dueño de un bar, también en Alcosa. En ella participaron dos personas y los testigos llegaron a hablar de que una de ellas había mostrado una pistola. Durante la intervención resultó herido un policía local al que el Moi agredió y le rompió el gemelo a patadas. El agente estuvo casi tres meses de baja por aquella lesión. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios