TV Muere la actriz Kirstie Alley, la que fuera protagonista de 'Cheers'

Sevilla

Un policía nacional salva la vida a un hombre que cayó a un pozo

  • El agente, destinado en Sevilla, se encontraba en la localidad onubense de Santa Olalla del Cala

  • Será propuesto por el Ayuntamiento para recibir la Medalla Honorífica de la Villa

El pozo al que cayó el hombre.

El pozo al que cayó el hombre. / M. G.

Un policía nacional fuera de servicio, Rufino Nogales, salvó hace unos días la vida de un hombre que cayó a un pozo. Los hechos ocurrieron en la localidad de Santa Olalla del Cala, en la provincia de Huelva, si bien el policía nacional está destinado en Sevilla. El Ayuntamiento de Santa Olalla del Cala ha propuesto al agente para que reciba la Medalla Honorífica de la Villa.

Los hechos ocurrieron la tarde del pasado 8 de agosto, cuando el agente tuvo conocimiento de que un vecino, Blas Zapata, estaba siendo buscado por sus familiares. El policía acudió a la finca de este hombre y vio que la ropa, el reloj y otras pertenencias del hombre se encontraban junto a una noria. La misma tenía una caseta con un motor de agua, por la que el agente pudo acceder y vio cómo se encontraba el vecino flotando en el agua. En un principio lo creyó muerto y se dispuso a asegurar la zona para que la Guardia Civil investigara la muerte, sobre todo ante la posibilidad de que se tratara de un homicidio y para no destruir pruebas.

Una vez asomado al interior del pozo, le llamó la atención que las manos del hombre estaban agarradas a una tubería y ésta se movía porque el vecino estaba temblando. En ese momento, el policía buscó cuerdas para poder bajar hasta el pozo. Se sujetó una mano y un pie mientras que un grupo de vecinos lo agarraba desde fuera. Así descendió y llegó hasta donde estaba Blas, que efectivamente se encontraba vivo. Tenía la mirada perdida y síntomas de hipotermia y agotamiento, así como las manos en carne viva por el agarre prolongado a la tubería.

Rufino Nogales con una manta térmica tras el rescate en Santa Olalla Rufino Nogales con una manta térmica tras el rescate en Santa Olalla

Rufino Nogales con una manta térmica tras el rescate en Santa Olalla / EP

Al intentar rescatarlo, el vecino estaba muy nervioso y en un primer momento llegaron a hundirse los dos. El policía le dijo que todo iba a salir bien y trató de calmarlo, lo sujetó para que no se hundiera y trató de hacerle descansar haciendo que se sentara sobre sus piernas. El agua estaba a cinco grados de temperatura, lo que complicó el rescate.

La maniobra se prolongó durante unos noventa minutos, tiempo en el que el policía mantuvo despierto al hombre caído. La llegada de la Guardia Civil fue fundamental para ayudar al policía. Luego se sumaron los bomberos para terminar de sacarlos.

El accidentado fue trasladado al Hospital Virgen Macarena y fue dado de alta dos días después. El policía fue asistido por los servicios médicos. Tenía hipotermia y le pusieron una manta térmica y un chaquetón de los bomberos. Presentaba también heridas en los dedos de ambas manos por el agarre a las paredes del pozo, una tendinitis en uno de los pulgares y quemaduras provocadas por las cuerdas que utilizó para bajar y subir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios