El comercio con Arabia Saudí

Una relación muy cuestionada

  • Arabia Saudí es el segundo comprador de armas a nivel mundial, una exportación que le permite contar con aliados estratégicos

El rey saudí, Salmán bin Abdulaziz, condecora al Rey de España, Felipe VI. El rey saudí, Salmán bin Abdulaziz, condecora al Rey de España, Felipe VI.

El rey saudí, Salmán bin Abdulaziz, condecora al Rey de España, Felipe VI. / EFE

La relación de España con Arabia Saudí ha sido cuestionada los últimos años por diversos grupos políticos y colectivos sociales, que critican, especialmente, la venta de armas a un estado gobernado por una monarquía absoluta y en el que no se respeta la mayoría de los derechos humanos. El vínculo se ha tensado recientemente a raíz de la muerte del periodista Yamal Khashoggi, lo que ha provocado una fuerte conmoción en el ámbito internacional. Los partidos que apoyaron la llegada al poder de Pedro Sánchez han pedido que cese esta venta de armas. La ministra de Defensa, Margarita Robles, se adelantó a afirmar que se examinarían dichos contratos. Sin embargo, la cercanía con los comicios andaluces -que se celebrarán dentro de un mes- ha echado por tierra las pretensiones de los socios de Gobierno. Por tal motivo, Sánchez se ha visto obligado esta semana a garantizar que mantendrá la relación con el Estado saudí para preservar el contrato millonario con Navantia, que tantos empleos genera en la Bahía de Cádiz.

Pese a la severa restricción de libertades que impera en este país -donde a las mujeres les está prohibido conducir y la homosexualidad está penada con la muerte-, Arabia Saudí conserva unas alianzas estratégicas con líderes mundiales, como son la Unión Europea, Japón y, especialmente, Estados Unidos. La venta de petróleo es fundamental para entender este vínculo.

El oro negro se descubrió en este estado árabe en marzo de 1938, un hallazgo que cambió por completo su devenir, hasta el punto de que su riqueza económica se incluye entre las primeras 20 del mundo. Una materia prima cuya exportación se ve recompensada con la compra de armas. De hecho, Arabia Saudí es el segundo importador mundial de armamento, sólo por detrás de la India. Sus compras aumentaron un 225% el último lustro y representaron el 10% de las transacciones globales, según datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri).

En este comercio de armas con el denominado Rey del Desierto, EEUU encabeza el listado, al acaparar el 61% de las ventas, seguido de Gran Bretaña (23%), Francia (3,6%) y en cuarto puesto, España (2,4%), donde el reino saudí representa el tercer mercado -después de Australia y Turquía- en la venta de material de defensa, lo que explica el auge que tiene el sector aeronáutico sevillano en esta teocracia árabe.

Otro dato importante a tener en cuenta en las relaciones comerciales con este país -donde se aplica una de las interpretaciones más severas de la Sharia (ley islámica)- es la de ser el mayor importador de alimentos del Golfo Pérsico, hasta acaparar el 65% del consumo total de la zona. Las ventas de productos agrícolas en el país representan un 15% de las importaciones, con un crecimiento cercano al 80%. Andalucía ha triplicado sus exportaciones en este mercado en lo que va de década. Un perfil idóneo para uno de los sectores con mayor predominio en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios