Sevilla

El salvavidas de los ganaderos

  • Países como Libia, Argelia y Egipto se consolidan como grandes importadores de animales vivos

El ganado pasta en la dehesa sevillana. El ganado pasta en la dehesa sevillana.

El ganado pasta en la dehesa sevillana. / d. s.

Además de aceite, cobre y productos aeronáuticos, los países de Oriente Próximo se han convertido en grandes importadores de animales vivos. El hecho de que en ellos impere el islam como religión obliga a establecer una serie de preceptos en cuanto a la comida, de ahí que el cerdo esté prohibido y los animales hayan de sacrificarse según el ritual halal. Por tal motivo, son grandes demandantes de ganado vivo.

José Manuel Roca, técnico responsable del sector ganadero en Asaja Sevilla, explica que los barcos que transportan los animales tardan de media cuatro días en llegar a estos destinos a través del Mediterráneo, lo que supone una "corta duración", principal razón para la demanda existente en estos países orientales. A ello se une la calidad y las garantías sanitarias del ganado exportado. "Los requisitos que exigen nuestras autoridades para dar salida a los animales y el control durante su crianza se convierten en una garantía para estos compradores. Allí no hay tanta abundancia ni tanta calidad", refiere Roca.

Lo que más se exporta es ganado ovino, para Libia y el Líbano, principalmente, y vacuno, que además de a estos dos países llega también a Argelia y Egipto. Unos datos que constatan la gran demanda en estos países lo aporta la carne de ovino que se consume en ellos. Mientras que en España la media anual es de dos kilos por habitante, en Oriente Próximo llega a los 35 kilos. El cordero -mitificado por la religión musulmana- es el producto estrella. "Mientras que en nuestro país las ventas de carne se redujeron drásticamente con la crisis, en estos mercados ha aumentado, por lo que se han convertido en la tabla de salvación del sector ganadero", apunta el representante de Asaja.

Sirva la comparación entre dos años para mostrar la alta demanda. Si en 2014 se exportaron de toda España 500.000 cabezas a estos mercados, un año después dicha cifra superó las 750.000. Todo hace prever que estos números aumenten con el tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios