Sevilla Se marcha sin pagar de un bar de Santa Cruz e intenta apuñalar al camarero

  • El empleado persiguió al hombre hasta los Jardines de Murillo, donde lo atacó con un cuchillo

  • Es el segundo incidente violento en el barrio de Santa Cruz en tres días

Los Jardines de Murillo, donde se produjo la agresión. Los Jardines de Murillo, donde se produjo la agresión.

Los Jardines de Murillo, donde se produjo la agresión. / José Ángel García

Un hombre intentó apuñalar a un camarero de un establecimiento hotelero de la plaza de la Alianza, en el barrio de Santa Cruz, después de marcharse sin pagar la cuenta. El trabajador del negocio lo persiguió por la antigua judería y le dio alcance en los jardines de Murillo, donde el cliente atacó al camarero con un cuchillo.

Éste pudo esquivar el ataque y se enzarzó en una pelea con el presunto agresor, que finalmente logró marcharse del lugar. Los hechos ocurrieron sobre las cinco y media de la tarde de este domingo, cuando el cliente de una terraza de la plaza de la Alianza se marchó sin pagar y fue descubierto por un camarero.

Este es el segundo episodio violento que ocurre en el barrio de Santa Cruz en tres días, después de que la Policía Local detuviera el viernes a un tironero en la calle Mármoles. Este delincuente, que tiene 40 detenciones anteriores, fue retenido por un ciudadano que fue alertado por los gritos de la víctima, una empleada de un hotel del centro de la ciudad que logró mantener el bolso aunque fue arrastrada por el suelo.

Los agentes del Grupo Giralda, que se encontraban en las inmediaciones, localizaron en la calle Muñoz y Pavón a dos hombres forcejeando entre sí, uno de los cuales coincidía con la descripción de la testigo. La víctima, una mujer de unos 35 años, se encontraba dolorida y con un fuerte ataque de nervios, con varias lesiones de la caída y dolor en la espalda.

Denunció a la Policía Local que poco antes de su llegada se encontraba paseando y de pronto sintió como el hombre la agarró fuertemente para sustraerle el bolso, tras lo cual se inició un fuerte forcejeo que la hizo caer al suelo ante los tirones que el agresor le daba. El forcejeo continuó en el suelo, y el presunto ladrón llegó a arrastrarla, hasta que la soltó ante los gritos de los viandantes, que le hicieron huir hasta que otro hombre lo consiguió parar y evitó la fuga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios