Sevilla FC

Ocampos: "Hoy en día me siento más fuerte por la derecha"

Ocampos celebra con el gesto del corazón, ya habitual, uno de sus 14 goles con el Sevilla. Ocampos celebra con el gesto del corazón, ya habitual, uno de sus 14 goles con el Sevilla.

Ocampos celebra con el gesto del corazón, ya habitual, uno de sus 14 goles con el Sevilla. / Antonio Pizarro

Lucas Ocampos llegó al Sevilla del Olympique de Marsella como extremo que solía jugar en la izquierda, a pierna cambiada. Julen Lopetegui lo ubicó en origen en la derecha, donde parecía que perdía ciertas cualidades, el golpeo a pierna cambiada sobre todo. Con Nolito en el equipo, se hizo a la derecha. Luego volvió a su origen en la izquierda, pero tras el confinamiento ha recuperado ese lugar por delante de Jesús Navas, ya que Munir está ahora en el sitio de Nolito tras la efímera irrupción de Suso, ahora en peor forma que sus compañeros, en la derecha.

El argentino habló para Radio Continental, en su país, sobre su evolución táctica como futbolista. Y reconoció que ahora se halla mejor en la derecha. "Al principio jugaba más por la banda izquierda, pero poco a poco me fui encontrando más cómodo por la derecha. El uno contra uno es más fácil por la derecha, porque vas con tu pierna buena con la cabeza levantada, buscando también el centro o un pase al espacio. Por la izquierda es más sencillo rematar, orientarte para la pierna fuerte y hacer goles. Si me preguntas ocho meses atrás, diría que prefería la izquierda; pero hoy en día me siento más fuerte por la derecha, para encarar e incluso para rematar también. Estoy jugando en las dos posiciones", dijo al respecto.

Ocampos debutó con la selección argentina después de despuntar desde el inicio de la Liga como extremo derecho. Ahí están los 14 goles, 12 en la Liga, que avalan su gran irrupción en España. En esa entrevista, habló de qué entrenadores han influido para su crecimiento como futbolista, destacando a Claudio Ranieri en el Mónaco. "En estos dos últimos años puse en práctica lo que me dijeron algunos de mis entrenadores en el pasado y eso cambió mi carrera muchísimo y para bien. Cuando llegué al Mónaco, me lo dijo Ranieri. Ahí mi mentalidad era totalmente diferente a la que tengo hoy. Yo quería gambetear y no explotaba mi físico, conducir en velocidad, ir al espacio... Con 18 años, era complicado escuchar y atender todo lo que me decían, pero cuando me dí cuenta, crecí mucho. Valió la pena todo lo que tuve que dejar de lado para irme a otro país tan joven", explica.

Aun así, no se encuentra incómodo en ningún sitio del ataque, por esa personalidad que ha ido desarrollando. "Soy bastante más regular en todas las líneas, antes tenía muchos altibajos. Uno se va haciendo una personalidad más fuerte y no tengo miedo de tomar responsabilidades y buscar jugadas que otros quizás no se atreven a hacer. No tengo miedo al error", declaró.

Y también habló de su debut con la albiceleste, producido en otoño, y la ayuda que le dio Messi entonces. "Siento un respeto máximo por Messi. No lo conocía, nos conocimos en el Barcelona-Sevilla de este año y la verdad es que me habló como si me conociera de siempre. Luego me ayudó mucho en mis primeras convocatorias con la selección, me ayudó a exprimir mi juego y me puso las cosas muy fáciles", aseguró.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios