Sevilla FC

Sergio Ramos espera una regeneración a fondo en el equipo para renovar

  • El camero, que tiene ofertas de EEUU y Arabia, va a atender primero la oferta del Sevilla, pero sólo si el proyecto del club da un giro radical con respecto a la última temporada 

  • Al jugador, que ha hecho un enorme esfuerzo por una óptima respuesta física y que jugó sus partidos completos, no le ha gustado el desordenado régimen nutricional de algunos compañeros de mucho peso en el vestuario

  • Pilar Rubio trajo bajo el brazo varios posibles patrocinadores el pasado verano, pero las operaciones no cuajaron por exigencias de última hora de la cúpula sevillista

  • Quique Sánchez Flores habla de "escenario catastrófico"

  • "Os llevo en mi corazón", ¿el último partido de Sergio Ramos en el Sevilla?

Sergio Ramos se queja de una acción en el Sevilla-Barcelona del pasado domingo.

Sergio Ramos se queja de una acción en el Sevilla-Barcelona del pasado domingo. / Europa Press

En espera de la fumata blanca por Xavi García Pimienta, alguien va a vigilar cada paso que la discutida cúpula sevillista va a dar en la construcción del Sevilla 2024-25. Ha sido una de las piezas básicas para que la última campaña se haya quedado en fracaso y no hecatombe, y se llama Sergio Ramos. Pretende seguir, pero pide un cambio radical en la gestión del equipo y del club para corresponder a la voluntad de José María del Nido Carrasco y ampliar su vínculo un año más.

El presidente y Víctor Orta tuvieron una reunión informal en Madrid la semana pasada con René, hermano y agente del jugador, y pulsaron la voluntad del zaguero, que espera seguir, pero con cambios radicales en el club a todos los niveles, sobre todo en el nivel deportivo para luchar por objetivos superiores. La idea es elevarse algo sus emolumentos.

Sergio hizo un esfuerzo hace un año para volver y limpiar su imagen ante el sevillismo, al renunciar a propuestas mucho más sustanciosas en el plano económico. Pero la controvertida vuelta al club donde forjó su corazón indomable y sus virtudes de defensa de época ya empezó torcida: según ha podido saber este diario de fuentes muy cercanas al jugador, el aterrizaje en los despachos tuvo sus complicaciones, ya que la cúpula sevillista, por unas exigencias de última hora en las negociaciones, evitó el acuerdo con hasta tres posibles patrocinadores que Pilar Rubio, esposa de Ramos, traía bajo el brazo en su condición de celebrity con indudable poder de captación comercial.

Esa primera decepción, no menor, pudo evitar el escarnio de que un club de Champions no haya tenido ni siquiera un sponsor en su camiseta, lastre que ha persistido toda la temporada. Entre las tres importantes firmas internacionales dispuestas a invertir en el Sevilla con la llegada de un futbolista tan mediático como Sergio Ramos estaba Rakuten, conocida en los últimos años por patrocinar al FC Barcelona, entre otros.

El clavo, con esa vía cerrada a una fuente adicional de ingresos, ya entró torcido en la segunda aventura de Sergio como jugador del Sevilla, 18 años después de su marcha al Real Madrid con aquel traspaso encubierto.

Luego, el protagonista de esta historia sí que entró con buen pie a la hierba, ya que su estreno, ante Las Palmas en la quinta jornada, coincidió con la primera victoria del equipo (1-0, Lukébakio) tras las derrotas ante Valencia, Alavés y Girona y la suspensión del cuarto envite ante el Atlético de Madrid en el Civitas Metropolitano.

Y aunque el más internacional de los españoles empezó su singladura con algún titubeo, saliendo en la foto de jugadas de ingrato recuerdo (el autogol en Barcelona, una posible expulsión perdonada y un error en Cádiz, o aquella falta fatídica en Eindhoven que lo torció todo en Europa), su proverbial liderazgo fue aflorando y cristalizando hasta erigirse pronto en el jefe del vestuario. Cuando jugó, lo hizo siempre de titular y jamás fue sustituido. Así, 28 jornadas. Eso habla de su respuesta física.

Las fuentes consultadas destacan el enorme esfuerzo de Ramos "por cuidarse y llegar lo mejor posible a cada partido" y que en ninguno de ellos haya sufrido un contratiempo muscular o traumático refleja ese celo profesional. Ocurre que al ex jugador del Real Madrid no le ha gustado la conducta "desordenada" de algunos jugadores de la plantilla, pesos pesados inclusive, con un régimen nutricional impropio del nivel profesional.

Al defensa, con 38 años, ya de vuelta y un apabullante palmarés, le ha molestado muchísimo que su esfuerzo y sacrificio para dar lo mejor de sí y rebañar el fútbol que le quede en sus botas haya contrastado, en el trabajo rutinario durante la temporada, con la "dejadez en el cuidado personal de algún compañero de mucho peso específico y currículum". Es uno de los motivos por los que quiere pulsar primero por dónde van a ir los derroteros en la planificación deportiva de la próxima temporada.

Quique Sánchez Flores, en su entrevista en la COPE a nivel nacional, dio una clave sobre Sergio Ramos que va por esa línea: "No tengo claro que vaya a seguir. Él quiere mucho al Sevilla, creo que hay una parte de su cuerpo que le pide seguir y su cabeza también, pero creo que no quiere ser parte de un escenario catastrófico". En ese escenario catastrófico están los rectores que abortan contratos con patrocinadores y no encuentran fuentes de ingresos, al tiempo que las pérdidas se multiplican y el potencial deportivo de la plantilla merma día a día. Un cúmulo de factores que llevan a lo mismo, la decadencia del club.

El jugador ya maneja ofertas, según fuentes consultadas, "de Arabia y la Major Soccer League", pero no quiere dar un paso hacia una segunda salida hasta percibir las señales del nuevo Sevilla, que va cobrando forma con Xavi García Pimienta como elegido.

Quique Sánchez Flores fue quien mejor entendió a Ramos y le dio su sitio para que diera lo mejor de sí, que aún es bastante aunque ni mucho menos sea ya aquel líder de todo un Real Madrid. Bajo las órdenes del entrenador madrileño, jugó todos los minutos de 21 de las 22 jornadas y sólo se perdió el partido en Vallecas por acumulación de amonestaciones.

Con José Luis Mendilibar sólo fue titular en el referido partido ante Las Palmas y en Barcelona y en dos ocasiones más fue suplente, lo que no encajó de buen grado el central. Bajo el infausto recorrido con Diego Alonso, fue titular en cinco de sus ocho jornadas. Se perdió la salida a Vigo por problemas musculares, no pudo reaparecer en el derbi en Nervión y se perdió el partido en Nervión ante el Villarreal al ser expulsado en los últimos minutos del partido ante la Real en San Sebastián.

"Muchas gracias por vuestro cariño y apoyo incondicional, sevillistas. Os llevo en mi corazón", escribió el camero en las redes tras acabar la temporada. Una frase que suena a despedida. O no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios