Sevilla FC | La búsqueda del entrenador Monchi, con sigilo y premura

  • l Monchi debe dar paso a los contactos directos con sus candidatos al banquillo en un fin de semana que se prevé muy intenso l Las sensaciones y las condiciones contractuales, claves

Monchi, con sigilo y premura Monchi, con sigilo y premura

Monchi, con sigilo y premura / Juan Carlos Vázquez

Llega la hora de la verdad para la elección y contratación del nuevo entrenador del Sevilla. Hace ya una semana que terminó la Liga y desde antes de su conclusión, tal y como confirmó Joaquín Caparrós en su despedida, la cúpula ejecutiva del club ya comenzó a movilizarse para acometer la contratación de un nuevo técnico que releve al utrerano en el proyecto del director deportivo isleño. Es la hora de la toma de decisiones, después de una semana en la que era obligatorio darle un margen de respeto a una figura tan simbólica como la de Caparrós, el entrenador que más veces ha dirigido al Sevilla, con 241 partidos oficiales, tal y como quedó reflejado en la camiseta que le regaló el club en su adiós a los banquillos.

Monchi trabaja con sigilo y también con premura. José Castro le ha pedido cierta celeridad para que comience a dar pasos ejecutivos y el fin de semana se antoja intensísimo, con alguna previsible reunión y algún vis a vis con los principales candidatos. El gestor gaditano debe empezar a recabar una información más directa de los postulantes a un cargo que sigue siendo atractivo para muchos técnicos. Tras una semana en la que también ha tenido la oportunidad de hablar largo y tendido con el presidente del club y con su predecesor en el cargo y último inquilino en el banquillo para perfilar las necesidades de la plantilla en profundidad, las conversaciones deben ir encaminadas también a un aspecto fundamental: consensuar una filosofía de juego con el candidato o candidatos, y ver las posibilidades de adaptación a la actual plantilla y las necesidades que tendrá ésta de ser reciclada en función de ese estilo de juego. La reestructuración del nuevo proyecto será integral, o aspirará a serlo...

Lo futbolístico debe primar en esas tomas de contacto directo que se prevén durante el fin de semana. No mucho más allá del inicio de la semana que viene quiere el club que haya una decisión tomada, es decir, que el Sevilla contrate al que va a ser el depositario de la confianza de Monchi, con sus poderes ejecutivos reforzados.Pero después de lo futbolístico llega lo crematístico y éste no es un asunto baladí. Las condiciones contractuales han tumbado más de una gestión avanzada a última hora y hablar de los emolumentos y los años de contrato será otro factor fundamental en esa toma de contacto directo. El Sevilla es un club atractivo, pese a no estar en Champions, pero su elevada exigencia también implica que el caché de su entrenador suba. Y ésa es otra batalla que debe afrontar Monchi en su nuevo rol de director general deportivo, con muchos más poderes que en su anterior etapa.

Castro, de la mano de José María Cruz, le ha dado a Monchi un amplio margen para que tenga libertad de acción también en la parcela económica, pero siempre dentro de unos márgenes lógicos en un club que, sin Champions, no podrá aumentar su presupuesto repecto al de la temporada pasada, en la que tuvo unos ingresos inferiores a los de la anterior, en que sí hubo Champions.

Encontrar la solución más adecuada, en consonancia con la realidad del Sevilla, a esa ecuación de filosofía de fútbol, alta exigencia y gasto económico en el nuevo cuerpo técnico será la tarea inmediata de Monchi, que de paso tiene otras pendientes relacionadas con la nueva reestructuración total del departamento de fútbol.Entre éstas está la ubicación de Fernando Navarro como nuevo ayudante de Monchi en un organigrama que ya cuenta con gente de peso como Ramón Vázquez, Emilio de Dios o José Luis Ruda. La reubicación de Caparrós en la la cantera es otra cuestión, pero ésta puede esperar.

Castro y Monchi tuvieron una jornada ajetreadísima. Aterrizaron en Sevilla, tras un largo vuelo desde Tanzania, sobre las siete de la mañana. A las 11:30 participaron en la despedida de Alicia Fuentes, veterana futbolista del Sevilla femenino; a las 17:00, en la de Caparrós... Todo fue en la ciudad deportiva, en sus flamantes oficinas. Y allí profundizaron en el asunto del entrenador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios