Sevilla-Eibar

Los jugadores uno a uno: Ocampos y Jesús Navas, los héroes

Ocampos se dispone a repeler el disparo de Dmitrovic en la jugada final del partido. Ocampos se dispone a repeler el disparo de Dmitrovic en la jugada final del partido.

Ocampos se dispone a repeler el disparo de Dmitrovic en la jugada final del partido. / Antonio Pizarro

El rigorismo caprichoso y a veces histriónico de Mateu Lahoz, con decisiones como prolongar el partido cuando Vaclík se lesionó en una jugada producida más allá del minuto 95, por encima de los cinco minutos de alargue que dio, o el penalti por clara mano de Burgos, intencionada aunque escondida junto a su cuerpo en la primera parte, no debe esconder las carencias individuales de los jugadores del Sevilla.

Hubo dos héroes destacados: Jesús Navas, que sacó el último despeje junto al palo en la estrambótica jugada final y fue el autor del jugadón del 1-0; y Ocampos, autor del gol y de la parada al meta Dmitrovic en esa acción final con Vaclík ya lesionado. El estallido final de los jugadores simboliza un sufrimiento que no debió llegar con mejores mecanismos ofensivos. Pero fallaron los dos delanteros en su labor de desahogar, tanto De Jong como En-Nesyri.

Vídeo: Resumen del Sevilla-Eibar

He aquí el análisis pormenorizado de los jugadores, uno a uno:

Vaclík Alguna salida por arriba poco segura antes de su preocupante lesión al final por su valentía al tapar a Kike García.

Jesús Navas Crucial. Frenó a Inui, empujó e hizo el jugadón del 1-0, tras un control excelso de pecho ante el cambio de orientación de Banega y sendos regates a Inui y Expósito previos al centro de zurda al segundo palo que remató Ocampos.

Sergi Gómez Poca salida, demasiados balones horizontales y exceso de trabajo con Sergi Enrich, que generó problemas con su hábil juego de espaldas.

Diego Carlos Tuvo poca ayuda en el juego aéreo, pero cumplió, aunque se echó en falta algunos de esos balones en largo con los que hace daño al rival cuando presiona arriba.

Escudero No se entendió con Munir primero ni con Ocampos después. Se fajó en defensa, pero le costó un mundo proyectarse.

Fernando Muy incómodo ante la presión del Eibar. Como asfixiado ante tantas piernas y sin frescura para conectar con sus compañeros.

Jesús Navas despeja in extremis el último remate del Eibar, tras la parada de Ocampos. Jesús Navas despeja in extremis el último remate del Eibar, tras la parada de Ocampos.

Jesús Navas despeja in extremis el último remate del Eibar, tras la parada de Ocampos. / Antonio Pizarro

Banega Luces y sombras: regalos y buenos pases, como ese gran cambio de orientación que originó el gol. Se entendió mejor con Joan Jordán, ya con el Eibar más volcado.

Óliver Torres No halló el sitio en ningún momento. Algunos robos, pero ninguna conexión en un puesto clave para la salida del equipo. Cambio cantado.

Ocampos Mejor esta vez por la izquierda, aunque por la derecha lo intentó siempre. Su personalidad, en el juego, en los goles, en los penaltis y hasta de portero, cada vez sorprende más.

Munir En la izquierda no dio profundidad, no entendió el juego con Escudero. En la derecha se perdió totalmente, ya cansado entre pérdidas y malas decisiones.

De Jong Una prolongación, la de la ocasión de Ocampos al final de la primera parte, entre infinitas pérdidas... Ni por arriba se impuso a sus pares ni por abajo atinó a anticiparse y devolver paredes o abrir balones.

En-Nesyri No ganó ni un balón, pese a salir fresco. Ni despejó el de la jugada final del partido. Apenas se le puede contabilizar en positivo que provocó una falta de su marcador que sirvió para oxigenar. Enredado con el balón y dando carreras sin criterio.

Joan Jordán Dio cierta continuidad y generó una gran ocasión para el 2-0, en la que profundizó con Suso y le dio el pase de la muerte.

Suso Intentó dar salida, cierta pausa y criterio en medio de un correcalles. Tuvo una gran opción de marcar que desbarató Dmitrovic.

Gudelj Entró con contundencia al partido, con despejes firmes, pero... ay, ese balón final que se dejó ganar por Burgos, casi cuesta el partido.

Reguilón Salió con brío e intentó tapar los centros, aunque concedió algún espacios, desde el costado derecho del Eibar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios