Getafe-Sevilla FC | La Previa Una final a la hora de almorzar

  • El lanzado Sevilla de Caparrós tiene una excelente oportunidad para confirmar su tendencia al alza en una cita con sabor a Champions.

  • Sarabia, una baja de altura en el equipo nervionense.

Escudero abre los brazos durante un juego en el calentamiento. Escudero abre los brazos durante un juego en el calentamiento.

Escudero abre los brazos durante un juego en el calentamiento. / Victor Rodríguez

El Sevilla quiere agarrarse a su futuro con fuerza. El equipo que hoy entrena Joaquín Caparrós mira al frente con optimismo pese a todo lo pasado y ese futuro pasa por ganar en el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz, un escenario inhóspito y sin gran literatura, pero tan necesario como todos. Los grandes éxitos se celebran en bellos escenarios, pero se fraguan en plazas difíciles y no siempre con historia. El estadio del Getafe en el que este mediodía a la hora de almorzar el Sevilla se dispondrá a hacer lo posible para sumar los tres puntos en juego es uno de esos campos en los que el equipo nervionense no guarda precisamente recuerdos cargados de épica. Aquí sí se clasificó el Sevilla para una final de Copa que acabaría ganando, pero en la que se metió perdiendo.

Hoy, aunque hay margen con varias jornadas por delante, no le vale al Sevilla la derrota y, lanzado como viene, ni se para en pensar en el empate. Así lo ha avisado el propio Caparrós y así además acabó de un plumazo el equipo del utrerano con el complejo que había adquirido fuera de casa. Ahora cuenta sus salidas por victorias, dos hasta el momento. Es verdad que el Getafe de Bordalás, tan de moda el equipo como tan de moda el técnico, no trae la dinámica del Espanyol y el Valladolid, a quienes robó su botín la tropa del experimentado preparador de la campiña, pero tampoco es uno de esos grandes tras cuyas visitas tradicionalmente el Sevilla sale escaldado.

En la historia del fútbol muy pocas cosas le ha quitado el Getafe al Sevilla. Más bien no le ha quitado jamás nada. A este equipo del sur de Madrid le ganó el equipo de Juande Ramos una Copa del Rey en el Santiago Bernabéu con aún fresca la resaca de Eindhoven y el de Jiménez una semifinal en una de esas noches en las que Palop se ganó el apócope de santo por delante de su apellido. El Sevilla perdió aquel partido, pero el técnico de Arahal, que vio el partido en un palco sancionado, ya había ganado la eliminatoria en el Sánchez-Pizjuán con un protestado cambio (Romaric por Negredo) que acabaría siendo un movimiento de maestro.Si acaso aquel empate con aquel gol fallado por Renato que le costó al Sevilla precisamente de Caparrós la Champions, pero no para los azulones sino para que la disfrutara el eterno rival.

La previa. La previa.

La previa. / Departamento Infografía

Ahora las cosas han cambiado. Un ex jugador del Getafe, Pablo Sarabia, es uno de los dos mejores del Sevilla, aunque hoy será una baja que seguro que volverá a echar de menos el cuadro nervionense. Los dos únicos encuentros que ha disputado el madrileño con Caparrós ha salido a gol y asistencia por actuación y los números dicen que Ben Yedder será el gran damnificado por la decisión de que no viaje “por precaución”, en palabras del parte ofrecido por el club.

El Sevilla viene de una alegría como siempre es imponerse al eterno rival en un derbi y las ilusiones ahora que ya ha pasado la primera de las fiestas de primavera en la ciudad se han disparado en el sevillismo.Lo que más incomoda a la afición es lo intempestivo del horario. En las costumbres españolas no está la de almorzar a las doce del mediodía, pero como los millones mandan y los que dirigen LaLiga –es decir, los clubes– así lo han decidido, nada habrá que rechistar y el personal tendrá que fastidiarse y comer como pueda y donde pueda si quiere ver a su equipo disputar uno de los partidos más importantes hoy por hoy en el campeonato. Cuarto contra quinto, con un punto de diferencia entre ambos y una plaza en juego que nada más y nada menos da acceso a los ingresos de la UEFA Champions League, un maná con la que sueñan todos los dirigentes del fútbol. Por algo será.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios