Getafe-Sevilla | La Previa La necesidad de encontrarse

Jules Koundé y Luuk de Jong, en el entrenamiento de ayer. Jules Koundé y Luuk de Jong, en el entrenamiento de ayer.

Jules Koundé y Luuk de Jong, en el entrenamiento de ayer. / José Ángel García

Todavía está el Sevilla de Lopetegui en esa búsqueda de sí mismo, de esa identidad que la temporada pasada halló y que lo llevó a firmar una de sus campañas más exitosas, título incluido. Hay cosas muy buenas, pero igualmente están cuestiones muy mejorables que salen a relucir cíclicamente y que, por poner un ejemplo muy claro, hacen que con diez encuentros de Liga disputados haya ya acumulado cuatro derrotas, cuando en la 2019-20 sumó sólo seis en todo el campeonato.

La irregularidad es el caballo de batalla de este Sevilla que primero echó de menos la manija y el tempo de Banega y que después ha sufrido con severidad el castigador calendario con un rosario de lesiones que aún no se ha detenido. Y en ésas está la tropa de Lopetegui, obligado casi a diario a hacer recuento de filas mientras a la vez debe hallar la fórmula mágica para que el rendimiento sea óptimo y satisfactorio en lo que a resultados se refiere.

La Previa La Previa

La Previa / Departamento Infografía

La victoria –y la forma en la que la consiguió– en Francia ante el Rennes debe servir como aire fresco, como un reinicio de los equipos para que todo funcione correctamente y procesen con fluidez todos los datos.

En Getafe, una plaza complicada como ya es sabido, el Sevilla debe demostrar que lo del Chelsea y lo del Real Madrid ya pasó a mejor vida y que la cabeza está en lo que tiene que estar.

Como viene siendo habitual, las bajas es algo que no deja de estar presente, algo con lo que tiene que convivir un Julen Lopetegui que cada día se enfrenta a una nueva prueba. Ésta es exigente, pues el Getafe no es un rival que pueda llamarse asequible. Ninguno lo es, pero la dureza del estilo de José Bordalás promete un partido desagradable en el que a los futbolistas del Sevilla no le van a regalar caramelos precisamente en cada disputa del balón.

Duelos individuales, balones largos, pelea por la caída, segundas jugadas, una intensidad muy alta, al límite del reglamento... En esas coordenadas está el camino que va a plantear el equipo de Bordalás, acuciado además por la urgencia clasificatoria que le da acumular hasta seis jornadas sin ganar y con los puestos de descenso muy cerca. El Coliseum Alfonso Pérez no ha sido nunca un escenario en el que los sevillistas se encuentren cómodos. El 0-3 de la pasada campaña ha sido, puede decirse, una raya en el agua que precisamente marcó, una semana antes del confinamiento, el genial tramo final de los de Lopetegui para acabar cuartos en el campeonato liguero.

Sin Jesús Navas, en una prueba de que está cerca pero no es un superhéroe, el Sevilla tiene que demostrar ante el cuadro madrileño qué es lo que quiere sin excusas de ningún tipo. Además, la Champions está ya aparcada hasta enero una vez que los deberes están terminados. Ya llegarán de nuevo las noches europeas, que esta vez serán con un superequipo enfrente y quién sabe si, por fin, con público en las gradas.

De momento, tampoco puede detenerse. La rueda de la Liga sigue en marcha y el Sevilla necesita recuperar las buenas sensaciones, encontrarse a sí mismo y seguir apretando los dientes. Hoy desde luego que el Getafe va a obligar a rechinarlos con un fútbol muy intenso y específico ante el que los de Lopetegui tendrán que imponer su estilo, ése que lo llevó a ser elogiado por toda Europa.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios