Sevilla FC El preludio de la recta final

  • La llegada de Rony Lopes, que reforzará el costado derecho, lleva la planificación sevillista a su último tramo

Rony Lopes desborda a Daniel Alves en un partido entre el Mónaco y el PSG. Rony Lopes desborda a Daniel Alves en un partido entre el Mónaco y el PSG.

Rony Lopes desborda a Daniel Alves en un partido entre el Mónaco y el PSG. / Sebastien Nogier / Efe

Aunque todavía no ha sido anunciado de forma oficial por asuntos que corresponden al Mónaco, el fichaje de Rony Lopes, que firmará con el Sevilla por cinco años, es una realidad. La llegada del jugador nacido en Belem (Brasil), que cuenta con pasaporte portugués, lleva a la planificación sevillista hacia su tramo final. Al menos en lo relativo a las altas. Y es que contando al extremo, son ya once los jugadores que ha incorporado el club a sus filas en esta ventana de mercado. Una renovación que se antojaba necesaria y que probablemente no esté acabada.

Procedente del Mónaco, donde militó en las últimas dos campañas, Rony Lopes se suele desempeñar como extremo derecho. Actuando a pierna cambiada, al zurdo, que en diciembre cumplirá 24 años, le gusta conducir en diagonal y acabar disparando. Durante su estancia en el equipo del Principado ha alternado una banda y la otra, pero sin duda ha sido en la derecha en la que se ha mostradomás productivo. El suyo era un perfil que el Sevilla tenía en mente desde la marcha de Sarabia al Paris Saint-Germain, pues los aportes del madrileño en ataque no serán fáciles de cubrir.

Formado en los escalafones inferiores del Benfica, el brasileño llegó al fútbol francés en verano de 2015, tras haber pasado antes por el equipo sub 21 del Manchester City. Después de tres temporadas algo irregulares en el Lille, se integró en el plantel del Mónaco, donde en el ejercicio 2017-18 pudo sacar su mejor versión. Jugando mayormente en el flanco derecho, anotó 17 goles y repartió 12 asistencias en medio centenar de apariciones. Lo hizo, por cierto, a las órdenes de Leonardo Jardim, quien ya había entrenado a Lucas Ocampos unos años antes.

Con su llegada y el previsible retorno del argentino al sector izquierdo, el Sevilla dobla la apuesta por la potencia. Si bien su silueta no guarda ningún parecido con la de Ocampos, pues cuenta con menor planta (1,74m), Rony Lopes es también un tipo que salta a la vista por ser muy atlético, veloz en el sprint largo y fortísimo en el forcejeo. Viene de una temporada más floja de lo habitual y en la que sus cifras han disminuido. Pero huelga decir que en ella estuvo muy condicionado por dos razones: la discontinuidad competitiva del Mónaco y el hecho de haber jugado en la izquierda. Salvo sorpresa, Lopetegui sí lo utilizará a pierna cambiada.

En el sentido inverso al del brasileño, con destino al Principado, viajó el lunes Ben Yedder, cuyo fichaje por el conjunto monegasco también será anunciado en breve. El punta franco-tunecino abandonó la disciplina sevillista después de tres temporadas, 138 partidos y 70 goles. Su salida era uno de los asuntos enquistados en la planificación del Sevilla. Pese a haber sido vinculado con distintos clubes europeos, lo cierto es que sus pretendientes –salvo en casos contados como el del Beijing Sinobo, que sí se lanzó a por él– entendían su cláusula de rescisión como un obstáculo.

"Falta algo", insistía Monchi si se le preguntaba por si el capítulo de altas, con diez caras nuevas ya en la plantilla, estaba terminado. Sin embargo, la venta del delantero parecía conditio sine qua non para dar los retoques finales. Con su marcha y la incorporación de Rony Lopes, que se han dado casi de forma simultánea, la planificación encara la recta final.

Aunque aún quedan en el tintero nombres como los de Kjaer, Gnagnon o Sergi Gómez, las 19 maniobras realizadas hasta la fecha dejan los deberes casi hechos. La portería, en la que Sergio Rico continúa sin tener garantizado el sitio, es una de las demarcaciones que el club nervionense todavía podría estar meditando reforzar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios