TECNOLOGÍA

Google siempre te localiza aunque no tenga permisos para usar tu ubicación

Un usuario, a punto de comenzar una búsqueda en Google

Un usuario, a punto de comenzar una búsqueda en Google

Con el avance en las nuevas tecnologías asoma siempre la sospecha de que controlan todos nuestros movimientos. No llega a la teoría de la conspiración del 5G y las vacunas, pero lo cierto es que la asociación entre aquello que escribimos, buscamos en Internet o incluso hablamos con el teléfono móvil, cerca, apagado o encendido, a veces asusta.

Los diferentes proveedores de servicios afirman una y otra vez que ellos no invaden nuestra intimidad, que existen múltiples formas de retirar permisos, tanto en las propias aplicaciones que consumimos como a través de la configuración de nuestros dispositivos móviles, pero hay pruebas, cada vez más sólidas, de que no es oro todo lo que reluce en dicho aspecto.

Ni tus padres, ni tus profesores, ni tus amigos. El que mejor te conoce es Google, ese buscador por el que navegan el 95% de internautas españoles (el 99% por dispositivos móviles) y del que ahora un juzgado de Arizona ha destapado que no todo son bondades

El fiscal general del estado de Arizona, Mark Brnovich, ha demandado a Google por violar la privacidad, presuntamente de forma deliberada, con conocimiento de causa por parte de los principales ejecutivos e ingenieros de la empresa.

Posible multa a Google

En la demanda se asegura que Google rastrea ilegalmente la ubicación de los usuarios de Android sin su consentimiento, ya que mantiene la función de seguimiento de ubicación ejecutándose en segundo plano para algunas funciones en sus dispositivos Android, incluso después de que los usuarios la deshabiliten.

Según esta teoría, Google sigue recopilando datos de ubicación de los usuarios incluso después de haber desactivado el uso compartido de la ubicación en sus dispositivos y sabe perfectamente que para los usuarios es difícil mantener su ubicación en privado, un hecho que la propia compañía impulsa también dificultando el acceso a la configuración de privacidad dentro de los dispositivos móviles, presionando a los fabricantes de teléfonos para que la ocultaran.

Google insiste en que siempre incorpora funciones de privacidad en sus productos y proporciona controles sólidos para los datos de ubicación

La demanda de Arizona su suma a los problemas asociados a la marca Google en los últimos años y desde la compañía se defienden asegurando que son víctimas de una campaña de desprestigio. Su portavoz, José Castañeda, insiste en que la empresa siempre ha incorporado funciones de privacidad en sus productos y ha proporcionado controles sólidos para los datos de ubicación.

El fiscal de Arizona solicita que Google devuelva las ganancias acumuladas por monetizar los datos de privacidad recopilados a través de anuncios que se publicaron a los residentes de su Estado. De aceptarse la demanda a trámite supondría un precedente a nivel mundial, ya que Google maneja millones de cuentas a las que deriva diariamente miles de anuncios de los que se lucra a través de los datos que les aportan sus usuarios.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios