Apple

Siete años sin Steve Jobs, siete enlaces para recordarlo

Steve Jobs, con el primer iPad. Steve Jobs, con el primer iPad.

Steve Jobs, con el primer iPad. / EFE

El 5 de octubre de 2011 moría a los 56 años Steve Jobs, el cofundador y ex presidente ejecutivo de Apple, tras una larga lucha contra el cáncer de páncreas. La noticia conmocionó al sector tecnológico, al económico y a la legión de clientes-seguidores con que la compañía -y el propio Jobs- contaban en todo el mundo.

Unos meses antes, en agosto de ese mismo año, Jobs había dado un paso atrás y dejado la firma de Cupertino en manos de Tim Cook para centrarse en su salud, una decisión que sacudió los cimientos de la empresa.

A Steve Jobs se le vio en público pocos meses antes de su fallecimiento. Visiblemente enfermo, subió al escenario en la conferencia de desarrolladores de junio de 2011. La víspera de su muerte, no acudió a la presentación del iPhone 4S, primera salida a escena de Tim Cook en solitario. Aparte del cambio de orador y de que hubiese un asiento reservado entre el público para el cofundador de Apple, la otra comidilla de aquella presentación fue el alicaído semblante de Cook, que obviamente sabía que a su compañero y amigo se le acababa el tiempo.

Steve Jobs moría el 5 de octubre de 2011, y miles de personas le rindieron homenaje a lo largo de todo el mundo. Las tiendas Apple se convirtieron en altares improvisados y un funeral privado en la Universidad de Stanford -donde Jobs dio uno de sus discursos más recordados- y otro en las oficinas de Apple en Cupertino recordaron la figura de Steve Jobs y todo lo que supuso para Apple.

Jobs y Apple

La historia de Jobs como empresario comenzó en 1976 de la mano de su amigo de la adolescencia Steve Wozniak. Juntos crearon Apple en el garaje de su casa en la Bahía de San Francisco. El nombre de la compañía se le ocurrió tras regresar de una granja de manzanas y pensó que ese nombre era "divertido, alegre y nada intimidante".

La historia de Jobs y Apple tiene dos etapas diferenciadas. La primera, marcada por la llegada de los primeros ordenadores Apple -Apple I y Apple II- y posteriormente los ordenadores personales con sistema operativo Macintosh que incorporaban interfaz gráfica de usuario y ratón. Jobs abandonó Apple en 1985 y en 1997 decidió regresar a una compañía que se hundía y que de la mano de su cofundador centró sus esfuerzos en mejorar nuevas líneas de negocio, como la tienda de música iTunes, los reproductores iPod y los ordenadores iMac.

Steve Jobs volvió a Apple con el cargo de asesor interino y mas tarde como presidente ejecutivo con el sueldo de 1 dólar. En agosto de 1997 anunció un acuerdo con su hasta entonces rival Microsoft, que invirtió 150 millones de dólares en Apple.

El verdadero resurgir de la compañía se produjo a partir de 2007, cuando Steve Jobs apareció el 9 de enero de ese año ante miles de personas en el MacWorld en el Moscone Center en San Francisco. Lo que Jobs presentó revolucionó el mundo de la telefonía móvil y abrió una ventana al mundo en la palma de la mano. Ese 9 de enero, Steve Jobs enseñó el iPhone al mundo.

Jobs sin Apple

Entre ambas etapas en Apple, Steve Jobs no estuvo precisamente ocioso. En 1986 creó los estudios de animación Pixar, fundados sobre la división de animación de LucasFilm y comprados a George Lucas. En 1989 la nueva empresa consiguió el Oscar a la mejor película de animación con el cortometraje Tin Toy y en 1996 el segundo con Toy Story, el primer largometraje realizado íntegramente por ordenador. En 2005 vendió Pixar a Disney por 7.400 millones de dólares, lo que le convirtió en el mayor accionista de Disney.

Su otra aventura empresarial, NeXT, fue menos exitosa y cerró su división de máquinas en 1993, tras lanzar su primer ordenador en 1989. Apple compró NeXT en 1997 y dentro del trato por la compra se incluía la vuelta de Jobs a Apple, que lo hizo como CEO interino.

Apple sin Jobs

La muerte de Steve Jobs dejó tocada a la empresa a la que dedicó los mejores años de su vida. Pese a que sigue funcionando como una máquina bien engrasada y de hecho sus resultados económicos son estratosféricos, la casa de Cupertino ha perdido la chispa. Desde el fallecimiento de su cofundador solamente ha incorporado a su catálogo de productos un nuevo artículo, el Apple Watch, y aunque sus teléfonos son cada vez mejores (y más caros), el interés que despiertan las presentaciones va decayendo keynote tras keynote. ¿Es menos interesante Apple? Sin duda. Y menos imaginativa e innovadora. Quizás tenga fundamento aquello del campo de distorsión de la realidad que emanaba Steve Jobs. Quizás es que, simplemente, Apple se quedó sin alma.

Siete enlaces para recordar a Jobs

1. Muere Steve Jobs, el visionario fundador de Apple

2. Internet se tiñe de luto por la muerte de Steve Jobs

3. La inspiración de Steve Jobs

4. La vida de Jobs, en imágenes

5. Steve Jobs en la pantalla y la literatura

6. Apple, ante el desafío de sobrevivir a Jobs

7. El discurso de Jobs en Stanford

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios