TV-Comunicación

Amazon rescata el 'Black Mirror' de Ibáñez Serrador

  • TVE se suma a la revisión de 'Historias para no dormir', serie de terror que está en forma tras 55 años

El actor Rafael Navarro en 'El cuervo', de Poe, en 'Historias para no dormir'. El actor Rafael Navarro en 'El cuervo', de Poe, en 'Historias para no dormir'.

El actor Rafael Navarro en 'El cuervo', de Poe, en 'Historias para no dormir'. / rtve

Hace cinco años, cuando se cumplía el medio siglo de Historias para no dormir este periódico ya sugirió que era el momento de recuperar para el público actual los relatos de terror vertidos por Narciso Ibáñez Serrador en TVE. Amazon Prime y la cadena pública han puesto en marcha el proyecto de rescatar esta serie antológica que se adelantó a Black Mirror con sus capítulos futuristas y que es la traslación española de los clásicos televisivos de Alfred Hitchcock (incluidas sus introducciones con humor macabro). Chicho tomó inspiración clásica y adaptó el estilo futuro en estos cuentos televisados que se convirtieron en una de las grandes producciones de TVE, con un muestrario de los actores de su época y una síntesis y realización digna de los contenidos bajo demanda de hoy. Historias para no dormir está en forma, pero necesita ese nuevo proyecto con realizadores actuales como Paco Plaza o Rodrigo Sorogoyen.

En Historias para no dormir además de la adaptación de relatos de Allan Poe o Ray Bradbury también se aventuraba en los avances tecnológicos y en sus capítulos habla de la clonación o de planetas sustentados por humanoides. El actor fetiche del realizador era su propio padre, Narciso Ibáñez Menta, con trabajos premiados como El asfalto. Ibáñez Serrador, que había llegado cuatro años antes a España procedente de Argentina y Uruguay, donde experimentó con los formatos de episodios en serie literarias, divulgativas y de intriga, y tras las series Mañana puede ser verdad y NN23, estrenó en febrero de 1966 Historias para no dormir, que constaría de una primera temporada de 15 entregas, otros 8 episodios repartidos entre 1967 y 1968, más tres entregas sueltas en años posteriores incluida la profética El televisor, de 1974, ironía del también cineasta después de haber sido director de Programas de TVE.

Las últimas Historias para no dormir, cuatro versiones en color de guiones anteriores, se estrenaron en 1982 sin repercusión. La nueva generación con Enrique Urbizu o Álex de la Iglesia adaptó la antología con Películas para no dormir, en 2005, en Telecinco y por cuestión de audiencias no se emitió en su integridad.

Amazon y TVE se unen con la productora de la familia, Prointel, para recuperar un proyecto merecido a la altura de Chicho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios