Series Netflix

'Las chicas del cable' avanzan a los años 30

  • La serie de Bambú para Netflix estrena su tercera temporada en 190 países. Sus protagonistas estuvieron esta semana en Sevilla

Las cinco protagonistas: Ana Fernández, Ana Polvorosa, Maggie Civantos, Blanca Suárez y Nadia de Santiago en el sevillano Hotel Alfonso XIII Las cinco protagonistas: Ana Fernández, Ana Polvorosa, Maggie Civantos, Blanca  Suárez y Nadia de Santiago en el sevillano Hotel Alfonso XIII

Las cinco protagonistas: Ana Fernández, Ana Polvorosa, Maggie Civantos, Blanca Suárez y Nadia de Santiago en el sevillano Hotel Alfonso XIII / Juan Carlos Vázquez

¿El futuro era esto, que a Concha Velasco, como gran malvada, la vieran en todo el planeta? “Eso ya es el presente”, se apresura a responder la actriz malagueña Maggie Civantos. El futuro es muy halagüeño para la ficción española, pero el presente constata en que las ficciones televisivas made in Spain interesan en todo el mundo. Y la plataforma Netflix ha contribuido bastante, como bien saben los creadores de La casa de papel. Hoy viernes se ofrece a los clientes de 190 países la tercera temporada de Las chicas del cable, ficción de Bambú Producciones (Ramón Campos y Teresa Fernández Valdés).

Ya no es noticia ni que una serie española tenga repercusión internacional, ni tampoco que triunfe una serie “de mujeres”. “Quién nos iba a decir cuando hacíamos series tan españolas que todo se iba a globalizar de esta manera”, admite Ana Polvorosa, descubierta en su momento en Aída. Sara, su personaje transexual ha sido uno de los rasgos más llamativos de una serie ambientada en los años 20 y 30 españoles, pero muy reconocibles en cualquier parte del mundo y ‘trasladables’ a situaciones de hoy en día. “Sobre el rigor histórico creo que está superado. Estamos hablando de ficción”, agrega Blanca Suárez, quien ya fue reina en Carlos, rey emperador.

Las cinco protagonistas de Las chicas del cable estuvieron esta semana en Sevilla para el preestreno del primer capítulo de la ficción y participaron en una actividad de Netflix en la que intervinieron lectores del Diario de Sevilla. El hotel Alfonso XIII lucía como entorno ideal para estas telefonistas avanzadas de su tiempo ficticio. “Es casi una máquina del tiempo, igual vivimos los años 30 como el 2018”, revela Nadia de Santiago, Marga, cuya boda va a suponer un duro contratiempo en el reinicio del argumento.

La nueva década en la historia estas mujeres va a venir marcada en la moda, la irrupción de la radio o en los elementos de acción. Para Maggie, que interpreta a Ángeles, la ficción refleja “la valentía de muchas mujeres que lucharon para ser todo lo que hemos conseguido”. “Son mujeres luchando mucho en un mundo de hombres para ser libres”, añade Ana Fernández, Carlota en la ficción. “En la primera o segunda temporada estas mujeres estaban buscando su sitio, ahora ya saben lo que quieren ser en este mundo”, resume la malagueña, quien recuerda que “en los años 30 las mujeres españolas no podían realmente hacer nada, vamos ni en los años 60... así que hay que reafirmarse”.

Las cinco protagonistas forman un animado grupo tanto delante como detrás de las cámaras. En la ficción también participan Yon González, Antonio Velázquez o Martín Rivas. “Formamos una generación que tuvo que trabajar antes de tiempo y teníamos otras preocupaciones respecto a muchos jóvenes de nuestra edad. Hemos madurado y estamos preparados”, expone Blanca, que en la serie es Lidia, que concluyó accidentada en el último episodio. La nueva temporada de Las chicas del cable cuenta con otras ocho entregas de unos 50 minutos, en línea con lo que serán las nuevas series en abierto que se vayan produciendo en España.

“No en todos los países ha cobrado tanta importancia esta serie pero en Hispanoamérica, en Asia hemos notado, por las redes sociales, lo que ha supuesto”, agrega Ana Polvorosa. En Corea del Sur es uno de esos rincones del mundo donde Las chicas del cable han impresionado. “Y en Canadá, que me hace ilusión”, añade Nadia.

“Estas mujeres van hacia adelante, con todos sus conflictos y romances, con sus inquietudes sentimentales. Qué mejor que ir hacia adelante”, resume Ana Polvorosa, cuyo personaje, Sara, vive con Carlota. Desde hoy, en todo el planeta, estas chicas madrileñas tienen cosas nuevas que contar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios