Contenidos bajo demanda

El endiablado mercado del 'streaming' en España

  • Sky anuncia que cierra en nuestro país mientras que los grandes del sector se disputan la producción propia española

Un momento del rodaje de 'Chernobyl', coproducción de Sky con HBO Un momento del rodaje de 'Chernobyl', coproducción de Sky con HBO

Un momento del rodaje de 'Chernobyl', coproducción de Sky con HBO / Sky

El confinamiento llevó a máximos el consumo bajo demanda, un servicio de televisión de pago ya maduro en nuestro país. Se alcanzaron máximos de visionado (aunque en el global de la población son 7 minutos diarios de unas cuatro horas de media en total) y el reparto de clientes se ha consolidado. Lleva amplia ventaja quien dio el primer paso, Netflix, en noviembre de 2015, y la que acopia mayor producción propia al emprender el concepto de mercado global.

Un año después, en vísperas navideñas de 2016, llegaron Amazon Prime Video y HBO, que ocupan el segundo y tercer lugar en número de domicilios con estas ofertas. Hay empresas locales pioneras como la catalan Filmin que iniciaron su camino en 2010 pero fue en la pasada cuarentena donde prendió su modelo diferenciado de cine clásico y títulos exquisitos en series y películas.

Quien no terminó de encontraron su sitio es la plataforma Sky, que comenzó en 2017, sirviendo en streaming canales temáticos que ya ofrecían las plataformas de las telefónicas y un catálogo de ficción con apenas sorpresas. La multinacional británica, que forma parte a su vez del coloso estadounidense Comcast, acaba de decir adiós en nuestro país y su último mes de servicio será el de agosto. No ha podido destacar en un mercado que ahora mismo deja pocas rendijas. A nivel mundial es lo que le está sucediendo a la plataforma de contenidos de corta duración, Quibi, que más allá de su primer mes de gratuidad no ha pasado del 10% de contrataciones.

Sky se marcha tras estar presente en 133.000 domicilios, con 332.000 espectadores potenciales, según el último informe de Barlovento Comunicación. Una cifra muy lejana de los 14,1 millones de seguidores con 6,2 millones de cuentas de Netflix.

El gigante del streaming cuenta en España con el aliado más experto y con mayor presencia en la televisión de pago, Movistar +, con 3 millones de hogares (7,2 millones de usuarios) con sus servicios dentro de su clientela de telefonía.

A bastante distancia, aunque con cifras totales muy importantes, se encuentra Vodafone (que adquirió la firma veterana de cable Ono en 2014), con 1,1 millón de clientes y 2,5 millones de usuarios. Orange TV está en 713.000 hogares.

Las plataformas en streaming seducen con un catálogo amplio a precios relativamente económicos, sobre los 10 euros al mes de media. En esa posición quedaba en desventaja Sky frente a la escalada de producciones propias de sus competidores más directos, Amazon y HBO, siguiendo los pasos de Netflix, que impactó con La casa de papel en todo el mundo dando así alas a la ficción española.

Atracción con producción propia

HBO aguarda otoño con Patria y Amazon, con una trayectoria de documentales propios, estrena en esta semana una superproducción de TVE, Inés del alma mía, tras destapar lo nuevo de La que se avecina y sumar series ‘clásicas’ bien conocidas por los espectadores españoles como Aquí no hay quien viva. La adaptación de la novela La templanza, El Cid o la nueva versión de El internado son algunas de sus bazas próximas. Atresmedia Studios está siendo locomotora de la ficción española. Su acuerdo de coproducción con Movistar + (Buendía Estudios) señala el camino.

Incluso las grandes privadas en abierto buscan su cuota en el streaming. Mediaset, con Mitele (que ha pinchado por la vertiente de la oferta deportiva); y Atresmedia, con Atresplayer, donde estrena sus ficciones propias que ya se verán más adelante en Antena 3.

En el mercado español ha puesto un pie firme otro socio de Movistar +, Disney +, que se estará acercando al millón de clientes. Y aún ha de llegar HBO Max, evolución de Warner al servicio pionero de HBO. Con DAZN buscando su sitio por la vertiente deportiva (en una temporada truncada de acontecimientos), Sky ha sido víctima de un mercado que ha afilado los colmillos en poco tiempo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios