Defensa de la autonómica

Las productoras de Canal Sur culpan de su calidad a las privadas

  • Compañías privilegiadas por la dirección de la autonómica como Happy Ending, ADM o Índalo y Media piden más medios e independencia para la RTVA

'La báscula', espacio producido por la productora Mediapro, con sede en Barcelona 'La báscula', espacio producido por la productora Mediapro, con sede en Barcelona

'La báscula', espacio producido por la productora Mediapro, con sede en Barcelona / RTVA

Yo soy del Sur, La báscula, Gente maravillosa, La tarde aquí y ahora, Menuda noche, Original y copla, Objetivo Sur y Andalucía de Fiesta integran un prime time andaluz cuestionable por la ausencia de contenidos enfocados hacia la actualidad, la realidad urbana y de la clase media andaluza o la cultura más allá de los tópicos. Las productoras que elaboran estos programas, a la vista de los cambios políticos que sobrevuelan en la RTVA, exhiben la coartada de los recortes presupuestarios para justificar una programación de Canal Sur tan rechazada por los contribuyentes y que en la mayoría de las noches no sobrepasa el 5% de cuota de audiencia.

Las productoras ADM, dirigida poor ex directivos de la casa; Happy Ending, también de ex directivos;Mediapro, dirigida por independentistas catalanes; o Índalo y Media (Juan y Medio) encabezan la Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes de Andalucía (AEPAA-APRIA) que pide una RTVA “fuerte e independiente”. Ellos quieren plantar batalla al “ataque sistemático a su calidad”. La campaña cuenta claramente con la tutela de la dirección de la RTVA ya que extrae sus reiterados argumentos de culpar la situación de las cadenas autonómicas no a su propia gestión y responsabilidad, sino “al duopolio” de las cadenas privadas, culpables según estas empresas de la pérdida de calidad en las TV regionales.

La emisión de Canal Sur supone un coste diario a las arcas públicas de 383.000 euros (más de 64 millones de pesetas), con 140 millones de euros de subvención anual, de los que 40 millones son para esa producción externa, que termina en su mayor parte contratada entre cinco productoras favoritas. Treinta años después la RTVA ha costado a los andaluces 4.000 millones de euros y actualmente la ve el 8,7% de los andaluces, más un 0,4% de Andalucía TV, segunda canal virtualmente invisible y sin influencia.

Las productoras más afines a la dirección de la RTVA piden “unanimidad” en los partidos para defender Canal Sur a raíz de la petición de Vox de clausurar la corporación, una solicitud de cara a la galería ya que el ente está protegido y garantizado por el Estatuto andaluz. Con productores que llegan a facturar casi 5 millones de euros anuales por sus programas como es el caso de Juan y Medio, el colectivo que engloba a estas compañías andaluzas exige en estos momentos “independencia política de su estructura y su funcionamiento, y la suficiente dotación presupuestaria para atender los fines asignados”.

La entidad esgrime que la dotación destinada en la RTVA a producción externa se ha reducido de forma notable. Realmente la situación difícil vivida por las empresas externas de Canal Sur ha sido dramático, con el cierre de firmas y despidos que se calcula que podrían acercarse al millar de puestos de trabajo. Un grupo privilegiado de empresas, con una temática de contenidos más que discutible, ha seguido bajo el paraguas de la financiación del director interino, Joaquín Durán, con presupuestos más ajustados. La entidad pide medios “para hacer frente a las exigencias de la programación y la competencia en cuanto a calidad y audiencia”.

Hay incluso compañías de miras internacionales como Mediapro, con sede en Barcelona, que igual produce en Andalucía un programa del estilo de La báscula mientras en Cataluña promueve documentales en favor de la causa independentista, como un trabajo que estrenará el martes en TV3 cuestionando al Tribunal Supremo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios