Toros

La propiedad de Los Califas da un margen de días para mejorar los carteles de feria

  • Los propietarios, que no han roto con Ramguertauro, esperarán hasta mediados de semana para ver la propuesta de la arrendataria

Comentarios 1

Habrá que esperar para ver cómo termina la polémica surgida en los últimos días entre la sociedad propietaria del Coso de los Califas y Ramguertauro, empresa arrendataria del mismo, motivada fundamentalmente por la composición de los carteles de la próxima feria de mayo. Todo estaba preparado para que el pasado lunes fueran presentadas oficialmente las combinaciones de los carteles, pero finalmente, motivos de agenda fueron la causa para que Ramguertauro los aplazara definitivamente para la mañana del viernes. Así, la propietaria ha dado un margen de unos días -hasta mitad de la semana que viene- para que la concesionaria mejores los carteles de la Feria de Nuestra Señora de la Salud.

Además, cuando todo parecía cerrado, el espada local Finito de Córdoba anunció en su perfil de twitter la noche del jueves que por primera vez en 25 años quedaba fuera de los carteles de su tierra. Ya el viernes, horas antes de la presentación, saltó la noticia de que "por orden expresa" de la sociedad propietaria quedaba suspendida la rueda de prensa donde serían presentadas las combinaciones definitivas. La polémica estaba servida y se comentó incluso que la feria estaba en el aire.

Una posible filtración de los carteles, no bien recibida por la afición, así como la ausencia de Finito de Córdoba fueron los desencadenantes finales del enfrentamiento. La sociedad propietaria llegó a plantear incluso la resolución del contrato por "incumplimientos", si bien no hubo una decisión definitiva y se pospuso a una posterior reunión entre las partes, que tuvo lugar al mediodía de ayer en la propia plaza de toros de Ciudad Jardín. Así, la empresa Ramguertauro ha atendido la sugerencia de la propiedad y replanteará nuevamente una nueva conformación de los carteles, al objeto de dotarlos de alicientes suficientes, acordes con la calidad que requiere una plaza de primera categoría como Córdoba.

Inicialmente se filtró que serían dos festejos sin picadores, en los que con astados de las ganaderías cordobesas de La Quinta y La Morantilla, actuarían noveles cordobeses. Para los festejos mayores se barajaron los nombres de toreros como Enrique Ponce, Morante de la Puebla, Alejandro Talavante, Curro Díaz, Oliva Soto, Juan Diego, Paco Ureña y el local Andrés Luis Dorado, que se presentaría como matador de toros. También a última hora aparecieron otros nombres como Antonio Ferrera e incluso el malagueño Saúl Jiménez Fortes. De ganaderías estaba segura Jaralta, según anunció la empresa, hablándose para los otros dos festejos las vacadas de Manolo González y La Palmosilla.

Ahora varios frentes los que tiene abiertos Ramguertauro. El primero, replantear unas combinaciones que satisfagan a la sociedad propietaria. Esto le llevará a proponer toreros y ganaderías acordes con la categoría solicitadas por la propiedad para no llegar a la resolución definitiva del contrato.

Posiblemente, estos nuevos carteles posibilitarán un esfuerzo final para hacer que Finito de Córdoba no esté ausente de la "plaza de su tierra", como él dijo el viernes. En la tarde de ayer ya se vio en el patio de cuadrillas al gerente de la empresa, Julián Alonso, y al apoderado de Finito, el francés Simón Casas, en conversaciones tal vez al objeto de acercar posturas de cara a una posible contratación.

Habrá pues que esperar hasta mediados de la próxima semana, plazo que ha dado la sociedad propietaria, para que Ramguertauro reconsidere la propuesta inicial para mejorarla de forma adecuada. No será hasta entonces cuando se tome una resolución final a este espinoso asunto que ha traído la polémica en los últimos día a las Córdoba taurina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios