Vivir

El suspense llega con 'Nunca debiste atravesar esos parajes', la nueva novela de Jorge Sánchez

  • La editorial sevillana Extravertida publica el libro del autor madrileño en torno al asesinato de varias niñas y su investigación

Jorge Sánchez López, autor de 'No debiste atravesar esos parajes' (Extravertida). Jorge Sánchez López, autor de 'No debiste atravesar esos parajes' (Extravertida).

Jorge Sánchez López, autor de 'No debiste atravesar esos parajes' (Extravertida). / M. G.

El sello sevillano Extravertida vuelve tras el confinamiento con una nueva edición, Nunca debiste atravesar esos parajes, del madrileño Jorge Sánchez López. Con esta novela el sello se adentra en la novela negra que refleja un interés por la criminología, el cine y la literatura de suspense.

Tras el paso del escritor por la poesía y los relatos, vuelve a la nueva normalidad con una novela negra. No debiste atravesar esos parajes, transcurre en Minnesota, a lo largo de un año; tal como comenta el autor: "De esta manera se juega con las diferentes estaciones, los cambios meteorológicos y en el humor de los personajes, y queda una sensación de unidad. En realidad, muchas veces lleva más tiempo o la investigación queda sin resolver, y por supuesto desde un punto de vista judicial se le dan muchas vueltas y puede hacerse eterno". Aunque el relato se sitúa en 2010, hay hechos de la narrativa que ayudan a crear el contexto histórico de la novela.

La idea de Sánchez López de escribir novela de suspense surgió cuando estudiaba Psicología. "Cursé un seminario sobre criminología que me rompió los esquemas. A la dificultad para determinar si las conductas son motivadas por la persona o bien debida a factores como la herencia o el ambiente se suma otro criterio, el judicial", señala Sánchez.

El asesinato de varias niñas como punto de partida

La protagonista de la obra, Heather Parsons, agente de de policía que acaba de ingresar en el FBI de Minnesota como adiestradora de perros e investigadora de homicidios, forma pareja con Frank, un inspector más experimentado. El asesinato de varias niñas, cuyos cuerpos aparecen con símbolos pederastas, ponen en alerta a distintas regiones de país a varios cuerpos de seguridad del estado y equipos de voluntarios.

En definitiva estamos ante una obra donde la tensión y el interés dramático aumentan gracias a la exploración del sufrimiento y del pasado amoroso de padres, hermanos, sospechosos y testigos. En medio de la tempestad, los propios agentes experimentarán una transformación en su manera de entender la vida y la muerte, al tiempo que acentúan su aprecio por las personas cercana y los animales domésticos.

La narración realizada por la protagonista es directa, en pasado y recurriendo a flashbacks solamente para pequeños recuerdos o contextualizar su pasado: un viaje que hizo en la infancia, su primera sesión de adiestramiento de perros, una anécdota que le contó su madre, que era reportera de guerra…

Cubierta de 'Nunca debiste atravesar esos parajes'. Cubierta de 'Nunca debiste atravesar esos parajes'.

Cubierta de 'Nunca debiste atravesar esos parajes'.

El libro plantea un interrogante: ¿por qué la gente disfruta torturando y matando a personas, o bien presenciando cómo lo hacen otros, y cómo son las vidas de los policías y criminalistas que se dedican en cuerpo y alma a trabajar en un mundo tan oscuro, qué hay de cierto y qué hay de falso? Para ello, el escritor dispone de muchos testimonios: "Los foros en inglés y las entrevistas en medios son una mina".

"Al principio, uno piensa que escribir thriller puede ser cómodo. Pistas falsas, tensión, entretenimiento, espías… No obstante, los temas que se tratan pueden resultar polémicos y el autor está sujeto a críticas", reseña Sánchez, a quien le parece que la clave está en no ser más explícito de lo necesario, "aquello de mostrar más que explicar", y no caer en demasiados tópicos. De ahí la utilización de un tema muy escabroso como es la pederastia, a lo que contesta: "No me interesa hacer un libro más culpando injustamente a los colectivos de siempre, sino diseccionar de verdad un problema, enmarcarlo dentro de una exploración de la criminalidad en general, poner el problema en suspenso, en duda, hasta desentrañar todas sus aristas, y dejar que el lector haga el resto".

A pesar de la crudeza de algunos fragmentos, uno de los peligros de este tipo de libros es lograr verosimilitud evitando caer en la simpleza y en un desenlace fácil, y es que introduce otro tema transversal como el amor hacia los animales domésticos, creando un gran contraste con los temas duros que se tratan sin necesidad de recurrir a grandes dramas ayuda al lector a aprender algo nuevo. "Decir que no le gustan a uno los animales sería bastante cómico, ya que los humanos lo somos. Además, los perros hacen terapias, acompañan a quienes lo necesitan realizando una gran labor social y hasta ayudan a resolver crímenes. Me informé sobre las proezas que hacen los perros K9 (canine) del FBI y sobre cómo se les entrena leyendo algunos libros y viendo vídeos", explica el autor.

Ésta es una novela de 170 páginas donde la tensión es exponencial, se mide a la perfección la intriga y muestra todo un agresivo catálogo de las debilidades humanas. El libro también incluye una banda sonora a través de Spotify la versión electrónica de la obra gratuita.

El autor, Jorge Sánchez López

Jorge Sánchez López nace en Madrid en 1981. Es licenciado en Psicología y graduado en Estudios Ingleses y actualmente se dedica a la enseñanza de Inglés como lengua extranjera. Ha publicado los poemarios Sentimientos o vasos comunicantes (Andante, 2011), Errática textura (Celesta, 2013), y Aire y Ángeles, traducción de la obra del poeta metafísico John Donne (Celesta, 2015). Su libro de relatos Remontar la corriente (Libros Indie, 2019), de corte realista y social, ha sido acogido con entusiasmo por los lectores por su estilo directo y reflexivo. Nunca debiste atravesar esos parajes (Extravertida, 2020) es su primera novela negra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios