Vivir

Umbrete cuenta con las primeras viviendas neurodiseñadas

  • La arquitecta sevillana María Gil presenta la primera promoción de viviendas industrializadas diseñadas con criterios de neurodiseño

Imagen del salón visto desde la cocina.

Imagen del salón visto desde la cocina. / M. G.

María Gil Díaz, arquitecta e interiorista, líder del estudio especializado en neurodiseño María Gil Arquitectos, presenta la primera promoción de viviendas industrializadas de Andalucia diseñada con criterios de neurodiseño. Las viviendas se ejecutan en una industria y posteriormente se transportan por módulos al solar, situado en Umbrete (Sevilla), así se reduce notablemente los plazos de ejecución, la siniestrabilidad laboral y los costes, mientras se amplía la sostenibilidad y la calidad de ejecución.

La arquitecta e interiorista declara que los arquitectos de este siglo tienen la responsabilidad de diseñar edificios y ciudades sostenibles con el sistema nervioso y no limitarse a construir diseños estéticos, funcionales, y sostenibles con el medioambiente.

El sistema nervioso como punto de partida

El sistema nervioso autónomo desde que se nace está evaluando continuamente y de forma absolutamente inconsciente todo lo que sucede en el cuerpo, en el entorno y en la relación con los demás, para detectar riesgo o seguridad. Es un sistema de vigilancia que actúa previo a nuestra percepción y del cual nuestra conciencia es ajena.

Si este sistema detecta indicios de riesgo, la fisiología se activa para defenderse y podemos sentirnos excitados, deprimidos, asustados o angustiados sin saber por qué, ya que este proceso es ajeno a nuestra conciencia. Ello va a ser el detonante de conductas reactivas desafortunadas o incluso de enfermedad.

Por el contrario, si el entorno es seguro, la fisiología se calma, estaremos conectados, tranquilos y sociables, y fomentaremos la salud.

La arquitectura como aliada

Es cierto que el mismo entorno arquitectónico, puede desencadenar distintos estados fisiológicos a diferentes personas, pero los estudios demuestran que es general que nuestro código genético necesita que nos inunde la naturaleza con su luz natural, sus olores, sus formas orgánicas, su calidad del aire y sus sonidos relajantes.

"Diseñar magníficas viviendas con presupuestos elevados es fácil, pero es nuestro deber como arquitectos construir hogares saludables, confortables y seguros que puedan ser económicamente accesibles. Viviendas asequibles convertidas en santuarios, que eliminen la intranquilidad por el efecto psicológico del espacio reducido mal diseñado", señala Gil.

Imagen del jardín. Imagen del jardín.

Imagen del jardín. / M. G.

Por eso, el año pasado, su estudio diseñó la primera promoción de viviendas industrializadas de Andalucía, que entregarán este año, aplicando criterios de neurodiseño a su proyecto. Son viviendas pareadas de 100 m2 con parcelas de 200 m2, y un precio de 129.000 euros.

Apostaron por la industrialización, ya que reduce notablemente los plazos de ejecución, la siniestrabilidad laboral y los costes, mientras que amplía la sostenibilidad y la calidad de ejecución. Las viviendas se ejecutan en una industria y posteriormente se transportan por módulos al solar.

Viviendas estudiadas al milímetro

La entrada interior a la vivienda se ha ubica en el lateral, resguardada de la visión desde la calle cuando se abren las puertas de acceso exteriores, ofreciendo así privacidad y seguridad. La arquitecta indica que nuestro sistema nervioso autónomo no entiende de cámaras de videovigilancia ni guardaespaldas. Mientras que el espacio exterior de las viviendas, de 100m2, estudiado al detalle ofrece al usuario un aspecto tropical y relajante.

Imagen de una de las habitaciones. Imagen de una de las habitaciones.

Imagen de una de las habitaciones. / M. G.

La cocina y el salón se unen para crear un espacio común que favorezca la conexión social, mientras que tres habitaciones independientes ofrecen la privacidad y personalización necesaria para el individuo.

A pesar de que en las promociones de viviendas la orientación solar no es la misma para todos los hogares, se han diseñado grandes ventanales para favorecer la luz natural y la conexión exterior-interior, en la zona común de cocina-salón.

En las habitaciones las ventanas no llegan hasta el suelo para que el sistema nervioso tenga mayores indicios de seguridad al descansar, pero son de amplitud permitiendo la entrada de abundante luz natural. Toda la carpintería exterior es de seguridad, para evitar el uso de rejas, aumentando el escape psicológico y ampliando visualmente los espacios reducidos en el interior. Una pequeña piscina ofrece el relajante sonido del agua, gracias a una pequeña cascada, durante todo el año.

Un momento de la construcción de las viviendas. Un momento de la construcción de las viviendas.

Un momento de la construcción de las viviendas. / m. g.

La contaminación en aire del interior de los edificios provoca un 8 % de la mortalidad mundial según la OMS. A pesar del bajo coste de la vivienda, se ha instalado un intercambiador de aire de doble flujo, que además de actuar como climatizador, mejora la calidad del aire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios