Vivir

Un tándem que suma por la creatividad

  • Escola Imprenta es un proyecto para donar los excedentes de producción a los centros educativos.

En la era informatizada en la que reinan las tabletas, el papel es el protagonista de una bonita historia sobre los beneficios que una colaboración desinteresada puede aportar a las dos partes. Sobre una de esas ideas que cuando alguien las lleva a la práctica quienes se enamoran de ella se preguntan por qué nadie la puso en marcha antes o por qué no está todo el país ya montado en el carro. Escola Imprenta nació hace tres años con el objetivo de dar una salida diferente, que no fuera el reciclado, al excedente de producción de la Imprenta Vanguard Grafic: donar estos materiales a centros educativos.

Josep Amat recuerda la anécdota que le hizo poner en marcha la iniciativa: sus hijas le pidieron material para un trabajo del colegio y él quedó impresionado con lo que hicieron los alumnos con lo que les consiguió: "Empapelaron el centro, fue bestial". Entonces lo tuvo claro. Normalmente, en las producciones de imprenta se deja un margen de producción para errores u otros problemas que puedan surgir, y, que si éstos no aparecen, acaban convirtiéndose en desechos que van directamente al reciclado. Si estos excedentes se donan a los colegios que lo soliciten para sus talleres creativos o de manualidades, los materiales tendrían vida útil y los centros educativos podrían contar con ellos a coste cero. Un ahorro crucial en tiempos en los que los recortes asfixian a las escuelas y la economía de muchas familias no es boyante, y que al precursor de la idea se le ocurre que se podría destinar a becas comedor, por ejemplo.

El proyecto comenzó a funcionar hace tres años en esta imprenta de Barcelona y se han interesado por él en Bilbao y en Málaga. "Me llamaron del Ayuntamiento de un pueblo de Málaga, la chica me preguntó cómo podían ellos hacer lo mismo y les dije: 'Obligad a las imprentas con las que trabajáis a que donen ese material a los colegios", detalla Josep Amat.

La iniciativa ha crecido de manera vertiginosa: se han donado más de 20.000 kilos de papel y se colabora con más de 80 centros educativos. Sin embargo, la idea de sus creadores es que el proyecto no pierda su carácter local, por eso quieren que el modelo se extienda al resto del país y que todas las imprentas, en la medida de sus posibilidades, repitan el proceso. Para ello, ponen a disposición de imprentas y colegios la web escolaimpremta.com para conectar a ambas partes.

Escola Imprenta no sólo crece en cifras, sino que el valor didáctico y creativo de esta sinergia se refleja en los resultados de las actividades y talleres que los centros educativos realizan con los materiales donados, habitualmente, además, piezas de calidad y de altos precios que si no fuera por estas donaciones no los disfrutarían los escolares. Escola Imprenta también organiza excursiones a Vanguard Grafic con la intención de que los estudiantes vean de dónde sale el papel que reciben y descubran, según insiste Amat, que lo material es finito y, por tanto, hay que aprovecharlo al máximo: que lo que para unos eran desperdicios, para otros se convierte en una oportunidad para sumar por la creatividad y la educación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios