Tendencias

Ocho muebles de Ikea con los que ganar espacio de almacenamiento en un salón pequeño y hacer de la funcionalidad la clave del estilo

Descubre algunas de las propuestas de almacenamiento de Ikea para un salón pequeño. Descubre algunas de las propuestas de almacenamiento de Ikea para un salón pequeño.

Descubre algunas de las propuestas de almacenamiento de Ikea para un salón pequeño. / M. G.

Por regla general, para que cualquier estancia de una casa tenga un aspecto armónico el orden debe ser su principal característica. En el caso de una estancia pequeña, esta cualidad debe hacerse todavía más notable, sobre todo si queremos evitar saturar la estancia y dejar lugar al caos. Una de las estancias en las que mayor tiempo pasamos es el salón (las cocinas echan de menos esas grandes reuniones cuando venían amigos a casa y terminábamos la velada entre ollas y cazuelas) por lo que la mayoría de nuestras pertenencias más queridas suelen encontrarse ahí.

Libros, marcos de fotos, discos, la cubertería, la vajilla que sólo usamos en Nochebuena... Demasiados artículos para una estancia en la que no queremos tener nada por medio para no romper la armonía. Sobre todo si se trata de un salón pequeño. Teniendo en cuenta las dimensiones de nuestro salón pequeño, ya habremos llevado a cabo todas las ideas y trucos para que la estancia parezca más grande de lo que es, pero, de momento, seguimos sin saber qué hacer con tanto chisme. A no ser que nos dé un arrebato y nos invada el espíritu Marie Kondo, no entra dentro de nuestros planes deshacernos de nuestros efectos personales porque, aunque no los usemos con demasiada frecuencia, ya forman parte de nuestra vida.

Ante la falta de espacio de nuestro pequeño salón y el excedente de bártulos nos surge la necesidad de buscar (y encontrar) espacios de almacenaje que no sólo sean funcionales, también deben tener un sentido de la estética para mantener el estilo de nuestro salón. Si ya habíamos fichado sus gangas de rebajas y también os habíamos recomendado algunas de su láminas coloridas para darle alegría a la cocina (o a cualquier estancia), ahora tenemos preparada una selección de muebles de Ikea con los que ganar espacio de almacenamiento en un salón pequeño y hacer de la funcionalidad la clave del estilo.

Cómodas que se convierten en mesas auxiliares, una vitrina de cuarto de baño que es perfecta para guardar platos y vasos y hasta cajoneras que hacen las veces de cómoda son algunas de las propuestas de almacenaje que hemos encontrado en Ikea y que pueden tener un sitio privilegiado en tu pequeño salón.

Una cajonera como mesa auxiliar

Una cajonera de Ikea como mesita auxililar. Una cajonera de Ikea como mesita auxililar.

Una cajonera de Ikea como mesita auxililar. / M. G.

La cubertería, manteles, cargadores de móviles que almacenamos sin saber la razón... Demasiados elementos que a la vista pueden romper por completo la armonía de nuestro salón. Una pequeña cajonera (que en otra estancia podría funcionar como una cómoda) es la solución perfecta a nuestro problema de espacio.

En sus cajones guardamos todo lo que nos molesta a la vista y sobre ella podemos colocar algunas de nuestras fotos preferidas y una pequeña maceta para incluir algún elemento de vegetación en la estancia. La cajonera de Ikea tiene un precio de 89 euros.

Una estantería con vidrieras

Estantería con cristaleras de Ikea. Estantería con cristaleras de Ikea.

Estantería con cristaleras de Ikea. / M. G.

Uno de los principales factores a tener en cuenta en un salón de pequeñas dimensiones es la saturación del espacio. Es decir, debemos jugar con los elementos para que su disposición en la estancia no genere un gran impacto visual. En ese sentido, es importante apostar por la verticalidad de los muebles pero con una altura media.

Además, emplear muebles con cristaleras o vidrieras también ayuda a hacer más liviana la estancia. De tamaño medio y en color blanco (un plus para ganar espacio), esta estantería con vidrieras de Ikea puede ser una buena opción de almacenaje. Eso sí, el orden debe imperar dentro de ella. La que proponen en Ikea tiene un precio de 120 euros.

Un mueble tipo zapatero para la zona de la tele

Mueble tipo zapatero de Ikea. Mueble tipo zapatero de Ikea.

Mueble tipo zapatero de Ikea. / M. G.

Si nuestro salón es pequeño, también es probable que el resto de las estancias también lo sean. Por eso, dar con elementos extra de almacenamiento es clave. La propuesta de una cómoda tipo zapatero para nuestro salón no es nada descabellada. En su interior podemos almacenar tanto elementos del propio salón como otro que en nuestra habitación (malditos zapatos) ya no nos caben.

A la hora de colocarlo para que quede perfectamente integrado en el salón es aconsejable ubicarlo en la zona de la televisión, junto al mueble bajo sobre el que hemos depositado el electrodoméstico. De esta forma, ambos muebles de convertirán en uno solo. El precio de la cómoda de Ikea tipo zapatero es de 179 euros.

Armario con cristalera para una pequeña esquina

Vidriera de Ikea. Vidriera de Ikea.

Vidriera de Ikea. / M. G.

Da igual el tamaño del salón, todos tienen un pequeño rincón desaprovechado porque no cabe ningún mueble. Ha llegado el momento de aprovechar esa recóndita esquina y colocar una armarito con cristalera en el que almacenar pequeños artículos.

Esta propuesta de Ikea, además de tener unas dimensiones idóneas para un espacio como el que planteamos, tiene la cualidad de conferir a la estancia sensación amplitud gracias a las cristaleras. El armario tiene un precio de 149 euros.

Una cómoda como mueble para la televisión

Cómoda de color negro de Ikea. Cómoda de color negro de Ikea.

Cómoda de color negro de Ikea. / M. G.

La mayoría de los salones tienen emplazados sus muebles en base al sofá y el lugar privilegiado que ocupa la televisión. Podemos aprovechar ambas condiciones y en lugar de apostar por el típico mueble para el televisor hace de una cómoda baja el lugar sobre el que la coloquemos. Esta idea no sólo soluciona de un plumazo nuestros problemas de almacenamiento, también puede ser una forma original de darle protagonismo a esa zona del salón. La cómoda tiene un precio de 259 euros.

Una cómoda con cuatro cajones como eterno comodín

Cómoda con cuatro cajoneras de Ikea. Cómoda con cuatro cajoneras de Ikea.

Cómoda con cuatro cajoneras de Ikea. / M. G.

Por muy pequeño que sea nuestro salón, tenemos que vestir las paredes para no dar sensación de vacío. Como no podemos colocar muebles demasiado grandes pero necesitamos espacio para almacenar nuestros utensilios, apostar por una pequeña cómoda, que destaque por su verticalidad, es siempre una opción recomendable. Para que no quede aislada del resto del salón, podemos integrarla colocando sobre ella elementos personales como fotografías. La cómoda tiene un precio de 119 euros.

Estantería de pared a pared

Estantería de pared a pared de Ikea. Estantería de pared a pared de Ikea.

Estantería de pared a pared de Ikea. / M. G.

Una estantería, siempre de pared a pared, colocada sobre la televisión (parece que es el eje vertebrador de nuestro salón) o sobre el sofá es una buenísima propuesta de almacenaje. Además, apostar por una en la que lo que coloquemos en ella permanezca oculto también nos ofrece la posibilidad de relajarnos con el orden.

Sobre ella, al igual que en la imagen, siempre podemos colocar elementos personales que le den un sello inconfundible a nuestro salón. Pero no es conveniente pecar de excesivos para no saturar la estancia. La estantería tiene un precio de 156 euros.

Una cómoda oscura como elemento central

Cómoda pequeña de color negro de Ikea. Cómoda pequeña de color negro de Ikea.

Cómoda pequeña de color negro de Ikea. / M. G.

La última de las propuestas, además de ayudarnos con el tema del almacenaje, puede convertirse en el elemento central que todo salón pequeño necesita para concentrar en él las miradas. Por regla genera, en las estancias pequeñas solemos apostar por tonalidades claras que den la sensación de amplitud. Pero, al apostar por estor colores siempre se hace necesario incluir algún elemento decorativo con una tonalidad fuerte que rompa con la neutralidad y se convierta en el centro de atención. Una pequeña cómoda, en la que guardar todos nuestros chismes, con una tonalidad oscura como esta de Ikea, puede ser la solución. La cómoda tiene un precio de 89 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios