albaida del aljarafe

Nominado a mejor profesor mundial un maestro del CEIP San Sebastián

  • Xuxo Ruiz enseña a los niños con magia y lo que aprenden "jamás se les olvida"

Comentarios 2

"Lo que los niños aprenden con magia, jamás se les olvida", defiende Xuxo Ruiz (Cádiz, 1975) maestro que tiene a su cargo a niños de 7 años y que desde este miércoles es uno de los 50 candidatos que optan al Global Teacher Prize 2018, considerado el Premio Nobel de la Enseñanza.

Xuxo acude cada día desde su casa en Espartinas a la cercana Albaida del Aljarafe, con una maleta para sus notas, sus deberes, sus lecciones, y otra con todos los útiles para que los niños se queden boquiabiertos cuando hace de las suyas para controlar la clase e intentar que una lección les entre con más facilidad.

Con esa premisa entra en el aula del CEIP San Sebastián de Albaida, "usando la magia, el ilusionismo, el trabajo con los niños de una forma diferente", al tiempo que valora la candidatura al premio como un homenaje a todo aquel que ha decidido que enseñar sea su modo de vida.

"Es verdad que está siendo una locura, es verdad que no para el teléfono, pero también es cierto que estoy satisfecho de que se valore el trabajo de los maestros y se escuche en prensa cosas positivas sobre su trabajo, a la vez que se valora mi labor diferente e innovadora", explicó este miércoles a Efe.

Lleva ya casi 24 años en Sevilla, y su peculiar forma de enseñar la ha ido difundiendo hasta tal punto que, "cuando los niños se enteran de que voy a ser su maestro, se vuelven locos", lo mismo que cuando tiene que hacer una sustitución o acudir a un aula para desempeñar sus labores como responsable informático del centro.

A través de la magia aprenden a fortalecer el pensamiento matemático

Su método es muy simple: "Se trata de desarrollar habilidades comunicativas, de hacer que los niños, a través de la magia, aprendan cosas como fortalecer el pensamiento matemático, y lo hago en varios momentos del día, lo mismo para explicar algo que necesitan entender de una forma concreta, para comenzar a explicar un tema o para apaciguar un poco a una clase".

Y es que, "gracias a la magia, el niño ve algo extraordinario, único, y lo que aprende no lo olvida", asevera, al tiempo que recuerda que su método, por innovador que parezca, depende sólo de la ilusión que le ponga la gente que lo quiere aplicar, y una buena parte de ello lo resume en Educando con magia, un libro en el que explica más de cien juegos de magia aplicados a diferentes formas de ver la vida y la educación.

"En un colegio, la magia se puede usar para repasar matemáticas, expresión oral o explicar cómo funciona el cuerpo humano, y tiene muchos usos más aparte de los que uso, que no se explican en el libro", dice este maestro, que apostilla: "Todo maestro o padre es mago; lo que hago es compartir conocimientos para el público normal, muy fáciles de hacer y muy efectivos". Hace más de 15 años que imparte formación a colegas del mundo, "y muchos alumnos salen beneficiados, con noticias que me llegan hasta de Sudamérica, de gente que me da las gracias o me pide consejos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios