Un divorcio traumático

  • Los países fundadores de la UE urgen a Londres a negociar su salida. Crisis en los partidos laborista y conservador. Juncker insinúa que Alemania seguirá al mando tras el 'Brexit' y descarta reforzar el poder del eje París-Roma-Madrid.

Comentarios 5

Los seis países fundadores de la Unión Europea -Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo e Italia- exigieron este sábado a Reino Unido que ponga en marcha cuando antes el proceso previsto para abandonar de forma ordenada el bloque. 

El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, destacó en Berlín, en una comparecencia conjunta con sus homólogos del resto de países fundadores, que Londres debe activar "cuanto antes" el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que es el que prevé el procedimiento para la salida de un país miembro. Steinmeier subrayó que los gobiernos de los restantes 27 países "no pueden reemplazar decisiones que se tienen que tomar en Londres". 

Por su parte, el ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, instó al primer ministro británico, David Cameron, a asumir su "responsabilidad" por la decisión de convocar el referéndum y recalcó que hay "cierta urgencia" para que se ponga en marcha el proceso de salida. Por un lado, argumentó el ministro galo, porque también "los otros 27 deben ser respetados", y por otro porque un retraso en la invocación del artículo 50 tendría "consecuencias" de carácter económico y social para todas las partes. En este mismo sentido, el ministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, pidió que "las conversaciones empiecen, con buena voluntad, cuanto antes". El titular luxemburgués, Jean Asselborn, explicó en este contexto que no sería positivo "cuatro meses o más de incertidumbre" hasta que se pongan en marcha la negociación de la UE con Reino Unido y deseó que nadie ahora en Londres trate de "jugar al gato y al ratón". 

Por otro lado, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, descarta en una entrevista publicada este sábado por el diario alemán Bild que el Brexit pueda reforzar el poder del eje París-Roma-Madrid en detrimento de Berlín. "Al igual que Reino Unido apenas condicionaba la UE hasta ahora, tampoco la liderará en el futuro otro trío", asegura Juncker al ser interrogado por esta posibilidad. De hecho, considera que, en el nuevo contexto de una europa de 27 miembros, a Alemania le tocará probablemente ejercer "un papel aún más importante". 

Además, el presidente de la CE reconoce su temor a que el Brexit provoque una oleada de consultas en la UE para preguntar a la ciudadanía sobre su deseo de permanecer en el bloque. 

Tras el resultado del referéndum en Reino Unido no se puede descartar que "los populistas no desperdicien ninguna oportunidad para difundir su política antieuropea con mucho ruido", advirtió el veterano político conservador luxemburgués. No obstante, Juncker se mostró convencido de que el "acoso" del populismo euroescéptico tendrá poco recorrido, ya que "pronto" se demostrará que "a Reino Unido le iba mejor dentro de la UE, a nivel económico, social y en política externa". 

El presidente de la CE descartó además que la respuesta al Brexit sea más o menos Europa, y apostó por aprovechar la situación creada para mejorar. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios