Editorial

Adiós a 'La Piel Sensible'

EL anuncio de Monteseirín de que la reurbanización del Salvador seguirá el modelo tradicional de la plaza de San Francisco en vez del aplicado en la Alfalfa, el Pan y la Pescadería supone una renuncia explícita al proyecto de La Piel Sensible, que tantas polémicas ha suscitado en la ciudad por su estética (pavimento y farolas de aluminio) más cercana a la de un paseo marítimo que a las seculares plazas de Sevilla. El alcalde aboga ahora por farolas fernandinas -probablemente reutilizará las que se retirarán de la Avenida-, suelo de adoquines, bancos de forja y naranjos, amén de por adelantar la reja que rodea a la iglesia para incluir dentro de su perímetro la escalinata que sirve de posavasos a quienes siguen bebiendo en la calle pese a la prohibición legal. Creemos que el alcalde acierta de pleno al renunciar a que se extienda hasta un espacio tan emblemático como el Salvador la estética pretendidamente moderna de La Piel Sensible, pero lamentamos que se haya percatado de su error demasiado tarde, cuando ya es irreversible la adulteración estética de las otras plazas históricas del centro. Aun felicitando a Monteseirín por este acierto, su rectificación evidencia una vez más su tendencia a la improvisación y a los golpes de efecto después de haber descalificado con la acusación de enemigos de la modernidad a quienes propugnaban que conservara la estética representativa del casco antiguo y no hiciera tabla rasa de la misma. Este bandazo y las diferentes reurbanizaciones acometidas en los espacios públicos (Contratación, Triunfo, Virgen de los Reyes, Pescadería...) denotan que el Ayuntamiento carece de un modelo claro de ciudad y que actúa según el eco que le llegue desde la opinión pública, como ha ocurrido con la retirada de las catenarias de la Avenida, en otra acertada decisión. El problema es que la ciudad no es ni debe ser un tubo de ensayo ni el manto de Penélope, que se teje de día y se desteje de noche. Los experimentos se hacen con gaseosa, nunca con Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios