La ventana

Luis Carlos Peris

Noviembre se va con su rol cumplido

NOS deja noviembre con la sensación de que ha cumplido con su cometido habitual, que es el de comportarse como antesala del invierno. Aparte de haber sido fiel a su rol térmico, esas atardecidas con el sol huyendo tras la cornisa aljarafeña son como paletas de un cromatismo sublime. Noviembre, que pasa a la posteridad como mes de los difuntos, es el tiempo en que Sevilla parece más auténtica porque es ella al desnudo y sin necesidad de complementos para una belleza que así, al natural, resulta más atractiva. Se va un noviembre que fue enfriándose hasta convertirse en invernal antes incluso de doblar su cabo ecuatorial. Lo peor de este noviembre lo ha puesto el hombre; como siempre es el hombre el que se encarga de estropear lo que debiera ser intocable. Y es que por el centro y como con prisas ya empezó a sonar sin venir a cuento la banda sonora de la Navidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios