El parqué

Pablo Cumella

Pesimismo sin fondo

DE más a menos. Así se movieron ayer los principales indicadores europeos, con el selectivo español incluido. Una jornada en la que de nuevo las pérdidas del mercado se debían a las incertidumbres permanentes sobre un sector, el financiero, a lo que se sumaba también una oleada bajista en la construcción, aquejada por las malas noticias y por el paro. Así, el Íbex 35 terminó con recortes del 1,81 por ciento, hasta los 12.630,1 puntos, y acumula en estas dos primeras jornadas de la semana perdidas superiores al 4 por ciento (6,1 en las cuatro últimas sesiones).

En Europa se repitieron los recortes generalizados en los indicadores, con el DAX que cedía al cierre un 2,26 por ciento, el CAC 40 que bajaba un 1,41 y el FT 100 de Londres que concluía la jornada con un recorte del 0,87 por ciento.

Fue una sesión en la que se sucedían los datos negativos. Primero el desempleo, que subió en febrero, mes en el que tradicionalmente se reducía. Después, desde Bruselas, la confirmación de un crecimiento más pausado en las economías de la Unión y de la Eurozona y el repunte en los precios industriales de enero.

El único aliento llegaba del índice de confianza del consumidor ICO, que reflejaba una mejora ligera tras diez meses consecutivos de caídas. A este panorama había que sumar las malas expectativas de Intel y Citigroup y las nada alentadoras palabras del presidente de la FED, Ben Bernanke. Éste recomendó a los bancos estadounidenses que condonen a sus clientes parte del principal de las hipotecas para evitar embargos.

En cuanto a protagonistas, destaca por encima de todo Inmobiliaria Colonial, que protagonizó la suspensión de la jornada tras las noticias que primero indicaban que el fondo de Dubai no quería seguir negociando y después las que apuntaban a que las conversaciones con el oferente soberano ICD continuaban por iniciativa de los acreedores. Luis Portillo y Luis Nozaleda, sus socios de control, y la propia ICD confirmaron que siguen hablando, aunque sin fijarse una fecha límite y con posibles cambios sobre la oferta inicial.

Por su parte, Sacyr repetía pérdidas del 5,74 por ciento, hasta 17,7 euros. De los grandes, Santander y BBVA perdían un 1,71 por ciento y un 2,09, hasta 11,5 y 13,1 euros, respectivamente; Repsol YPF cayó un 3,82 por ciento (21,2 euros) y Telefónica cerró en 18,3 euros (-2,39).

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios