Emelina Fernández Soriano

El poder educador del no

NOS desconcierta a menudo la obsesión de nuestros adolescentes y jóvenes por grabar cada momento de su vida. Pero nuestra adulta estupefacción se mezcla con indignación cuando esos episodios viralizados contienen insultos, bromas crueles, violencia contra el más débil, imágenes comprometedoras robadas a compañeras… Pero convendría que nos preguntáramos qué ejemplo estamos dando a estos adolescentes, qué valores estamos transmitiéndoles en nuestro día a día.

La difusión de contenidos inadecuados al margen de los grandes medios tradicionales no es nueva. La plataforma de vídeos Youtube, por establecer una referencia, acaba de cumplir 10 años de vida. En 1997 se extendió por el país como la peste una cinta de vídeo que recogía una escabrosa escena sexual supuestamente protagonizada por un destacado y poderoso periodista. Copia a copia, esa abyecta operación contra un ciudadano prosperó y se comprobó una vez más la enorme capilaridad que tiene la infamia. Triunfó gracias a la connivencia de muchos ciudadanos a los que no les importó participar de esa miserable cadena. ¿Qué más daba que fuera una invasión injustificable de su vida íntima, que ni siquiera pudiera corroborarse su autenticidad? Lo importante es que era divertido humillar así a un personaje público. Qué pocos de cuantos entonces tuvieron ocasión de ver esa cinta reunieron el valor y la coherencia suficientes para decir no, yo no quiero verla, no quiero ser cómplice.

Los casos análogos se reproducen ahora multiplicados por el efecto exponencial de la red. Uno de los últimos, el de Teresa Rodríguez, la candidata de Podemos a la Presidencia de la Junta en las próximas elecciones autonómicas. Alguien, quizá un día se sepa quién, puso en circulación la foto de una mujer desnuda en la playa asegurando que se trataba de ella. La imagen corrió como la pólvora en miles de mensajes y pronto saltó a las redes sociales. Y de nuevo, qué pocos se atrevieron a decir no, no cuentes conmigo para propagar algo así. Qué pocos le dijeron al emisor: no vuelvas a mandarme algo que atente contra la intimidad de una persona.

Para más inri, ni siquiera es ella, lo que aumenta la perversión de origen y duplica el daño en destino. Me duele pensar, además, que su condición de mujer tenga que ver en este deplorable asunto, que siga habiendo mucha gente que crea que la mujer es menos digna de respeto, que cosificar su cuerpo -u otro que se parece- no tiene demasiada importancia, que es una travesura sin más. ¿Cuándo las mujeres que ocupan cargos públicos o aspiran a ocuparlos serán reconocidas con la misma autoridad que los hombres? Cuando llegue ese día, muchas cosas cambiarán, probablemente amaine la terrible tormenta de la violencia de género y virales despreciables como éste se vean abortados por un sinfín de personas que dirán no.

Todos sabemos que cualquier proceso educativo requiere límites, que los padres comienzan a educar el día que dicen no por primera vez a una demanda de su bebé. Si como sociedad queremos trasladar un legado de dignidad a las nuevas generaciones, debemos aprender a decir no. La negativa, cuando está cargada de razón y de coherencia, conlleva un enorme poder pedagógico. Quizá si nuestros hijos nos ven rechazando la opción de regodearnos en el morbo de un contenido audiovisual tóxico, ellos aprendan que no todo vale para echar unas risas, que cada acto tiene sus consecuencias, también en internet.

La guinda, agria, la puso una televisión pública que se aventuró a debatir sobre la imagen y a difundir la foto de marras, pixelada. Rodríguez ha presentado una queja ante la Oficina de Defensa de la Audiencia, órgano del Consejo Audiovisual de Andalucía, un recurso que tenía a su alcance, como todo aquel que piense que sus derechos han sido vulnerados por contenidos de televisión o radio emitidos en nuestra comunidad. El suceso nos sirve para plantearnos una vez más la función de servicio público que tienen las televisiones, más aún las que se pagan con el dinero de todos, la responsabilidad con la que deben proceder en todas sus emisiones. Las que dependen de una administración no es que deban respetar la ley, obviamente, es que deben ser ejemplares en cuanto al seguimiento de sus propios códigos éticos.

De la misma forma que la corrupción generalizada en las cúpulas de casi todos los estamentos de un país no se puede dar sin un gran caldo de cultivo, sin la existencia un entramado de pequeñas corrupciones a ras de suelo, sin un cierto nivel de tolerancia por parte de la mayoría, de la misma forma, digo, los atentados contra la intimidad o el honor de las personas no se pueden difundir masivamente sin la complicidad de nuestra sociedad. Por eso es necesario decir no. Un no a tiempo es un acto de alfabetización mediática que vale más que mil sermones paternales.

Dicen que vivimos en la aldea global. Desde luego, casos como éste nos recuerdan que somos una aldea. Vivimos rebrotes del peor aldeanismo, del que está cargado de la turbiedad del anonimato, de las existencias vacías que no perdonan que otros hagan, se muevan, vivan. Los chismes dañinos ya no se concentran en la peluquería, la taberna o en la tienda de ultramarinos, esos chismes viajan ahora por fibra óptica y son muy difíciles de detener. Van incluso en el equipaje de quienes se oponen a su difusión, por eso este artículo no lleva la foto de marras. Yo he preferido decir que no. ¿Y tú?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios