desde mi córner

Luis Carlos Peris

El vértigo anidó en Heliópolis

La incógnita apareció una vez más, la de por qué el Betis no juega así ante los que va a tener que librar el futuro

SÁBADO de fútbol grande en Heliópolis con injusta derrota bética, polémica incluida por un penalti de libro sobre la última campana. Fue la culminación de todo un partidazo, pero que deja un sabor agridulce porque se combina el extraordinario fútbol del Betis con una derrota inmerecida. Guinda para un sábado en que hubo de todo en el pleito doble que se libraba por el fútbol según Sevilla. Fue una moneda con dos cruces porque el resultado es lo que importa y si el esperado del Betis se maquilló con un fútbol de altísimo nivel, las sorpresa que supuso el traspié del Sevilla no tiene justificación se mire como se mire.

Y es que la sabatina había nacido de nalgas por culpa de un Sevilla que, obligado a ganar, perdía de entrada la batalla de la intensidad ante los de Clemente para mostrar sus argumentos muy tarde, demasiado tarde. Fue en un partido planteado desde el encabronamiento y al que el Sevilla le cogió asco demasiado tiempo. La Liga tiene estas celadas y aunque el equipo de Míchel puede esgrimir la excusa de las circunstancias de su alineación, lo cierto es que el que algo quiere, mucho le cuesta. El golazo de André Castro fue decisivo, Palop evitó más sangre y todo terminó como el rosario de la aurora y con el Sevilla cada vez más lejos de sus innegociables objetivos.

Ya en Heliópolis iba a estallarnos en la cara la mejor cara de este Betis que hace lo más complicado. ¿Dónde estaría situado el equipo de Mel de haber jugado con el talante de anoche en tantas y tantas frustraciones ante sus iguales? Es inexplicable que un equipo que tiene el fútbol en la cabeza y que cuando le sale por las botas resulta delicioso de ver lo trufe todo con actuaciones como, sin ir muy lejos, la del lunes en Valencia. Se las tuvo tiesas ante el Madrid jugándole de tú a tú y si se hubiera dictado justicia en la mano de Sergio Ramos al final, quizá ahora miraría al infierno de la tabla con una pizca de más tranquilidad, pero esa irregularidad...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios