Corazón

La formación ayuda a perder el miedo a la hora de actuar ante un paro cardiaco

Cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardíacas repentinas y sólo 1 de cada 20 afectados sobrevive a la misma cuando tiene lugar fuera del hospital. Por esa razón, un conocimiento sobre la gravedad del problema por parte de los ciudadanos (personal no sanitario), así como una intervención rápida, con técnicas de resucitación y con desfibrilación es fundamental para mejorar las tasas de supervivencia: se calcula que el 75% de las personas podría sobrevivir. Este es el principal aspecto que sustenta la campaña "Date una segunda oportunidad", organizada por la Asociación Segunda Oportunidad en colaboración el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar y el apoyo de Philips, con el objetivo de fomentar el conocimiento para saber actuar ante un paro cardíaco, lograr que el público pierda el miedo a hacerlo y promover que estas prácticas estén amparadas por la ley (Ley del Buen Samaritano). Antonio Alba, presidente de la Asociación Segunda Oportunidad, considera que una ley como la del Buen Samaritano podría salvar muchas vidas, ya que una actuación a tiempo siempre puede beneficiar a la persona y, desde luego, nunca le perjudicará". Y en este sentido menciona que "hoy se están produciendo algunas situaciones absolutamente absurdas, como que en un autobús de línea que pasa por dos comunidades autónomas pueda utilizarse el sistema de desfibrilación o no en función de en qué comunidad estén".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios