Última clase de Derecho en la Fábrica de Tabacos

  • Unos 3.800 alumnos y 200 profesores dejan el histórico edificio y estrenarán la sede de Pirotecnia el 12 de enero · Un grupo de profesores ha recurrido en los tribunales y presentado una moción de censura contra el decano.

Comentarios 7

La facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla imparte este viernes su última clase en la histórica Fábrica Real de Tabacos, pues a partir del 12 de enero empezará el nuevo trimestre con la totalidad de sus 3.800 alumnos y 200 profesores en su nueva sede del Edificio Pirotecnia.

Los alumnos van a tener unas vacaciones ampliadas y anticipadas, aunque se mantienen las fechas de los exámenes de diciembre, para favorecer una mudanza que ya se ha completado en el caso de la Biblioteca, han dicho fuentes de la Universidad.

El traslado es una de las principales iniciativas del Plan de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla, que prevé crear en la zona de Viapol un campus económico-jurídico con 20.000 estudiantes de las titulaciones de Derecho, Ciencias del Trabajo, la conjunta de Derecho y Administración de Empresas y las diplomaturas de Relaciones Laborales, Gestión y Administración Pública.

Se trata de cinco edificios con una superficie de 43.000 metros cuadrados que acogerán en esta primera fase a los 3.800 alumnos de Derecho y los dos mil de Ciencias del Trabajo.

El histórico recinto de la Fábrica de Tabacos, edificio insignia de la Universidad de Sevilla, ha albergado desde 1955 la facultad de Derecho y la vinculación de ambas queda patente en su propia fachada, donde están representados en bajorrelieve insignes juristas como San Isidoro, San Raimundo de Peñafort o Alfonso X el Sabido y pioneros de los Derechos Humanos en las leyes de Indias como Francisco de Vitoria o Bartolomé de las Casas.

En estos 50 años han pasado por sus aulas, como alumnos o profesores, personajes de la historia contemporánea como el ex presidente del Gobierno Felipe González, el ex ministro Manuel Clavero, el catedrático Juan Antonio Carrillo Salcedo, el actual presidente de la Junta Manuel Chaves, los ex presidentes de la Junta José Rodríguez de la Borbolla y Rafael Escuredo, el líder del PP-A Javier Arenas y el ex presidente del Tribunal Constitucional Miguel Rodríguez Piñero.

El traslado ha sido apoyado por la mayoría del claustro pero un grupo de profesores se ha opuesto desde hace años y ha recurrido en los tribunales y mediante una moción de censura contra el decano Antonio Merchán.

Uno de los oponentes, Antonio Ojeda Avilés, catedrático de Derecho del Trabajo, ha dicho este jueves que "nos prometieron un Mercedes y ahora nos quieren meter en un Fiat 500 contra viento y marea".

Ojeda Avilés ha explicado que se ha producido un "cambio absoluto de las condiciones que motivaron el traslado", pues en 1999 la facultad tenía 8.000 alumnos frente a los 3.800 actuales, y entonces les prometieron un traslado "de lujo" que, a su juicio, no se ha cumplido.

Afirma que la actual sede "parece un instituto" y que las obras se adjudicaron en 2003 "al límite de la baja temeraria, con calidades muy distintas a las prometidas".

Los profesores opuestos al traslado sostienen, además, que no es cierto que su nueva sede sume 23.000 metros cuadrados, como dice el Decanato, sino solo 11.000 según su propio recuento, y que la llamada "Simulación de Espacios" oficial "hace ver que sobran aulas pero no contabiliza 64 asignaturas entre doctorados, masters, prácticas y optativas".

Dicen estos profesores que el traslado causa en la comunidad universitaria "un profundo desasosiego" ante la perspectiva de "abandonar un edificio histórico, que presenta evidentes limitaciones pero atesora un extraordinario valor simbólico, institucional y sentimental, tres cosas fundamentales en una Universidad que se precie de serlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios