seguridad ciudadana | no se atienden las peticiones de cortes de tráfico

La falta de agentes lleva a la Policía Local a rechazar servicios los fines de semana

  • Sólo hay disponible una treintena de funcionarios para patrullar las calles los sábados y domingos

  • El Ayuntamiento achaca el problema a las restricciones del Gobierno central

Dos policías locales patrullan en las inmediaciones de la Catedral de Sevilla. Dos policías locales patrullan en las inmediaciones de la Catedral de Sevilla.

Dos policías locales patrullan en las inmediaciones de la Catedral de Sevilla. / reportaje gráfico: belén vargas

La Policía Local de Sevilla no está realizando todos los servicios que se le asignan durante los fines de semana. Principalmente se están rechazando la mayoría de los que se piden desde la Delegación de Movilidad, es decir, aquellos que conllevan cortes de tráfico de calles para procesiones o eventos deportivos. La razón es la falta de agentes disponibles los sábados y domingos, un problema histórico en la Policía Local de Sevilla, que se solía resolver recurriendo al pago de horas extraordinarias para incrementar el número de efectivos en las calles. Esto provoca que cada año se acabe el dinero disponible para productividades de la plantilla a mediados del ejercicio. Hasta hace poco, los servicios extraordinarios correspondientes a la segunda mitad del año eran abonados con cargo al presupuesto del ejercicio siguiente.

El interventor municipal se opuso a esta manera de proceder y el Ayuntamiento trató de reordenar los servicios para poder cubrir todos los eventos que necesitan una presencia policial con los agentes que corresponden por turno. No es una cifra muy elevada. Cada fin de semana suele haber una dotación de unos 150 policías en total. Teniendo en cuenta que se necesitan tres turnos de trabajo y que buena parte de los funcionarios tienen que ser destinados a los edificios municipales y a puntos fijos de seguridad, quedan, siendo benévolos, aproximadamente medio centenar de policías disponibles para patrullar, regular el tráfico, controlar la venta ambulante en los mercadillos y otras funciones propias de este cuerpo.

La alerta antiterrorista obliga a desplazar a una veintena de policías al casco histórico

El problema se ha agravado este verano tras los atentados de Cataluña, que han obligado a poner en marcha un dispositivo de seguridad en el casco histórico de Sevilla que requiere de al menos una veintena de policías locales para patrullar las calles del centro y permanecer apostados junto a los vehículos colocados como obstáculos en las entradas de las vías peatonales. Quedan, como mucho, unos treinta agentes para el resto de funciones. En los últimos fines de semana sólo había un vehículo disponible para atender varios distritos de la ciudad, y no se han podido atender procesiones o pruebas deportivas que requerían de un amplio despliegue policial para regular el tráfico y cortar calles próximas al itinerario de estos eventos.

En este escenario hay que añadir también que una buena parte de la plantilla sigue de vacaciones durante este mes de septiembre. La Jefatura de la Policía Local obligó a la mayoría de los acusados en el juicio de las oposiciones a tomarse las vacaciones durante este mes para hacerlas coincidir con el inicio de la vista, que estaba fijado para el día 12 de septiembre pero que finalmente se ha aplazado. Son 37 los policías locales que se encuentran en esta situación, acusados de haber cometido un fraude por tener acceso previo al examen de acceso al cuerpo.

La semana pasada, el Ayuntamiento llegó a plantearse no autorizar la celebración de estos eventos por motivos de seguridad, si bien a finales de semana levantó la restricción y encontró la fórmula para que pudieran celebrarse con todas las garantías. Para el próximo fin de semana también están autorizados los actos previstos y garantizada la dotación mínima de policías, pero el Ayuntamiento admite que no podrá permitir muchos más eventos de los que ya están programados. A las procesiones más pequeñas se les está pidiendo que vayan por calles peatonales que no impliquen cortes de tráfico y que no prolonguen demasiadas horas su estancia en la calle para que coincida con un único turno de policías.

Fuentes municipales aseguraron a este periódico que no se trata de un problema de falta de dinero, sino de la imposibilidad de incrementar el gasto por las restricciones impuestas por el Gobierno central. En los presupuestos del Ayuntamiento de Sevilla hay una partida de 4,4 millones de euros para pagar las productividades de la Policía Local. Esta cantidad, con el sistema actual de trabajo de la plantilla, es absolutamente insuficiente para cubrir las necesidades de una ciudad en la que en el primer semestre del año hubo más de medio millar de procesiones religiosas y decenas de pruebas deportivas, conciertos y eventos. Ya el año pasado hubo que hacer una modificación presupuestaria para poder abonar todos los servicios extraordinarios.

Cada policía local que trabaja un fin de semana que no le corresponde por turno percibe cien euros por día. Si trabaja el sábado y el domingo cobra 200. Por cada jornada trabajada le corresponde, además, un día de descanso, al que puede renunciar vendiéndolo, es decir, cobrando otros 100 euros por cada día de descanso que rechace librar. Esta práctica es la más habitual entre la plantilla, por lo que cada fin de semana de servicios extraordinarios le cuesta al Consistorio unos 400 euros por agente.

El problema de fondo es el déficit de la plantilla, que está compuesta por 1.094 agentes y que debería tener al menos unos 300 más. Sólo se han convocado 50 plazas nuevas en los últimos seis años, una cantidad que apenas servirá para cubrir las jubilaciones que se producen. Esto obliga a recurrir a las horas extraordinarias continuamente. A ello se le añade el elevado número de actos que se celebran en la vía pública y que requieren de una presencia policial. Se han incrementado los eventos de tipo religioso, cultural y deportivo en los últimos años, mientras que la plantilla de la Policía Local sigue teniendo un déficit superior a los 300 agentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios