Adolfo Suárez

Honores de Estado para Adolfo Suárez

  • Rajoy y sus antecesores, Zapatero, Aznar y González, han recibido los restos mortales del ex presidente en el Congreso. El Rey ha manifestado sentir "una gran pena" por la pérdida y el Príncipe ha expresado su agradecimiento a Suárez por "todo".

Comentarios 17

Numerosos ex ministros, presidentes autonómicos, parlamentarios y distintas autoridades del Estado han acudido este lunes al Congreso de los Diputados para despedir al ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez y trasladar personalmente sus condolencias a la familia. Todos ellos han rendido homenaje a Suárez después de que don Juan Carlos entregara personalmente a título póstumo a Suárez el Collar de la Real Orden de Carlos III.

El cortejo fúnebre con el féretro del ex presidente del Gobierno ha llegado a las 10:00 al Congreso de los Diputados. En la parte baja de la escalinata de la Puerta de los Leones han recibido el féretro el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sus antecesores en el cargo -Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero-, y los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero. También estaban presentes los presidentes del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, y del Consejo General de Poder Judicial, Carlos Lesmes, así como el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Diez soldados del Regimiento Inmemorial del Ejército de Tierra han formado el piquete de honor que portaba el féretro de Suárez hasta el Salón de Pasos Perdidos de la Cámara Baja, donde se ubica la capilla ardiente.

El primero en rendir homenaje a Suárez ha sido José Luis Rodríguez Zapatero, seguido de Felipe González y José María Aznar. Los tres se han detenido ante el féretro cubierto con la bandera de España y han inclinado la cabeza en señal de respeto. Después lo han hecho distintos ministros del Gobierno, empezando por Alberto Ruiz Gallardón, Jorge Fernández Díaz, Ana Pastor, José Manuel Soria, Ana Mato y Fátima Báñez, quienes se santiguaron al pasar ante Suárez, como también hizo el presidente del Congreso. Entre esas primeras autoridades que han rendido homenaje a Suárez estaban también los ministros José Ignacio Wert, Cristóbal Montoro, Luis Guindos, Pedro Morenés, el fiscal general del Estado, el presidente del Senado y los máximos representantes del poder judicial. 

Don Juan Carlos: "Siento una gran pena"

Poco después, a las 10:30, han llegado los Reyes, acompañados de la infanta Elena. El Rey ha manifestado sentir "una gran pena" por la pérdida de Adolfo Suárez tras rendirle homenaje e imponerle el Collar de la Real Orden de Carlos III. Don Juan Carlos ha dirigido estas palabras a los periodistas, en el patio del Congreso, tras permanecer casi media hora en la Cámara Baja. El Rey se ha acercado sin su bastón al féretro desde el asiento que ocupaba en el Salón de Pasos Perdidos y ha depositado esta distinción, la máxima que se concede a propuesta del Gobierno, sobre un cojín, junto a otro donde se exhibe el Collar de la Orden del Toisón de Oro que en su día le concedió el Monarca. A continuación, ha hecho entrega de la caja con las insignias del Collar a los familiares del fallecido ex presidente y se ha fundido en un emocionado abrazo con Adolfo Suárez Illana, a quien ha dirigido unas palabras de consuelo. Ha dado también el pésame al otro hijo varón de Suárez, Javier, y a sus hermanas Sonsoles y Laura, a las que ha saludado afectuosamente con dos besos y con las que ha intercambiado algunas palabras, antes de saludar cariñosamente, también con dos besos, a los nietos del fallecido. La Reina y la infanta Elena han dedicado igualmente palabras de afecto y de solidaridad a los hijos y nietos de Suárez y, antes de abandonar el Congreso en su vehículo oficial, los Reyes se han despedido de Rajoy y de Posada y Pío García Escudero.

El Príncipe: "A Suárez hay que agradecerle todo"

Los Príncipes de Asturias han llegado más tarde, poco antes de las 15:00. Tras rendir tributo al primer presidente de la democracia junto a doña Letizia, don Felipe ha subrayado que a Suárez  "hay que agradecerle todo". "Muy tristes todos", ha explicado también sobre el sentimiento de la Familia Real ante la desaparición del ex presidente a preguntas de los periodistas, a quienes ha ratificado que el fallecimiento de Suárez supone una gran pérdida para España. Don Felipe ha dirigido estas palabras a los informadores antes de entrar en su vehículo oficial para abandonar la Cámara baja, donde los Príncipes han permanecido unos 20 minutos para consolar a los familiares de Suárez y mostrar su respeto a la figura de uno de los principales artífices de la transición. Los Príncipes, que asistirán el próximo lunes a las 19:00 al funeral de Estado por Suárez en la catedral madrileña de la Almudena bajo la presidencia de los Reyes, han acudido al Palacio de las Cortes tras presidir en Bilbao la ceremonia fúnebre oficiada en memoria del alcalde Iñaki Azkuna en la catedral de la capital vizcaína. Nada más llegar a Madrid, don Felipe y doña Letizia se han trasladado al Palacio de las Cortes, donde han sido recibidos por Posada y  Sáenz de Santamaría, quien también les ha acompañado en el funeral por Azkuna en Bilbao.

El Heredero de la Corona y su esposa, de riguroso luto, han estrechado la mano de los miembros de la Mesa del Congreso en el pasillo de la Cámara y, junto a Adolfo Suárez Illana, a quien han saludado afectuosamente, han mostrado su solidaridad al resto de familiares del ex presidente del Gobierno que aguardaban su llegada en el escritorio, contiguo al Salón de Pasos Perdidos. Tras permanecer unos minutos con la familia del fallecido, don Felipe y doña Letizia han mostrado su respeto ante el féretro donde descansan los restos mortales de Suárez, momento en el que el Heredero de la Corona se ha santiguado.

Pujol y Mas acuden a Madrid

Entre las visitas a la capilla ardiente destacaron las del ex presidente catalán Jordi Pujol, y el actual, Artur Mas. Este último señaló que en este momento hacen falta políticos que reproduzcan sus valores y que, como hizo él, no miren "hacia otro lado" y afronten los problemas arriesgándose, aunque se quemen o les quemen.

Mas ha dicho que Suárez tuvo "una gran visión en momentos muy difíciles" y que actuó con "auténtico sentido de Estado, "mucha audacia, coraje político y personal, y generosidad", anteponiendo el "interés general del conjunto del Estado" al suyo propio y al de su partido y "acabó quemándose". "O le quemaron", ha añadido. A su juicio, en la actualidad estos valores "tienen plena vigencia" pero "se echan algo a faltar". "Esto hoy hace más falta que nunca", ha dicho, antes de apuntar que Suárez "actuó con gran valentía, se atrevió, arriesgo, ganó y se quemó o le quemaron". "En los momentos actuales hace especialmente falta gente con esta visión y característica personales", ha aseverado. "A grandes retos, grandes soluciones que no pueden ser las típicas ni las clásicas, sino que hay que desarrollar un gran poder de imaginación y de coraje político para enfrentar estas situaciones", ha comentado, en alusión al proceso soberanista abierto en Cataluña. En este punto, ha recalcado que Suárez "nunca miró hacia otro lado". "Miró de cara los problemas, no los soslayó ni los rehuyó. Esto es un activo político que deberíamos tener muy presente en los momentos actuales", ha enfatizado Mas.

Por su lado, Pujol se ha congratuladode que, al menos al final, la sociedad española en su conjunto haya sabido valorar el papel que el ex presidente Adolfo Suárez jugó en la historia de España, y que es fundamental como "referente" para la memoria colectiva del país. "Este es un día muy positivo. Pudiera incluso decirse que es un día que mucha gente podría vivir con una cierta alegría. Esto les puede sorprender, les parecerá un contrasentido, pero no lo es, porque es bueno para la sociedad, para el país y, evidentemente, para su familia ver que una persona en el momento de morir suscita tanta adhesión sincera", ha comenzado Pujol. 

Una multitud de ciudadanos despide al ex presidente

Miles de personas han esperado durante horas guardando una cola de varios kilómetros en el Congreso para rendir un sentido homenaje en su capilla ardiente a Suárez. Pese a la fina lluvia que caía sobre Madrid, un goteo incesante de ciudadanos se han ido acercado hasta el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, escenario de algunos de los episodios más relevantes de la vida política del ex presidente. Cada ciudadano que, después de la larga espera, ha ido pasando por el Salón de Pasos Perdidos le ha rendido homenaje a su manera, siempre en un ambiente de respetuoso silencio. Unos se han parado ante el féretro y se han santiguado, los más han inclinado la cabeza como muestra de respeto, también ha habido quien le ha lanzado besos con la mano, o quien traía un ramo de flores, que se han sumado a las decenas de coronas funebres enviadas por todas las instituciones del Estado.

Entierro en la Catedral de Ávila

Adolfo Suárez será enterrado este martes en el claustro de la Catedral de Ávila, a escasos diez metros de donde está sepultado quien fuera presidente del Gobierno en el exilio durante la II República Claudio Sánchez Albornoz. Según ha informado en rueda de prensa el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, Suárez será enterrado tras la celebración de una misa de funeral. 

Las exequias, ha indicado el regidor abulense, se celebrarán "previsiblemente, el martes por la mañana", después de cerrarse la capilla ardiente y de que los restos de Adolfo Suárez sean conducidos en un armón del Ejército desde el Congreso hasta la plaza de Cánovas del Castillo de Madrid, con honores militares de jefe de Estado. Posteriormente y una vez en Ávila, se celebrará una misa de corpore insepulto en la seo abulense, en cuyo claustro reposarán los restos de Adolfo Suárez. En esa tumba también descansarán los restos de la esposa del primer presidente de la democracia, Amparo Illana, fallecida en el año 2001 y que fue enterrada en la abulense capilla de Mosén Rubí. El lunes, según ha detallado el alcalde de Ávila, serán exhumados los restos de Amparo Illana, para trasladarlos a la sepultura abierta en la catedral. 

El funeral de Estado se celebrará, el 31 de marzo, en la catedral de La Almudena, de Madrid, según dichas fuentes. El Ayuntamiento de Ávila ha decretado tres días de luto y en la fachada del Consistorio lucen las banderas a media asta, con un crespón negro. Miguel Ángel García Nieto ha destacado que Adolfo Suárez era Hijo Adoptivo de la Ciudad de Ávila y Medalla de Oro de la Ciudad, además de ser "el padre de la democracia moderna de España". "Hombre de Estado, sencillo, afable, cercano" y "amigo de sus múltiples amigos y de sus múltiples amigos abulenses", Adolfo Suárez, según García Nieto, "antepuso los intereses del Estado al suyo propio, de su familia y de su partido". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios