Ganadería extensiva

Asaja promueve el cambio de la Norma de Calidad el cerdo ibérico

  • Los fraudes detectados en varias empresas certificadoras encarecen la producción. La organización está satisfecha con la regulación, aunque cree que es hora de mejorarla.

Cochinos en la dehesa. Cochinos en la dehesa.

Cochinos en la dehesa.

A la vuelta de las vacaciones la Sectorial del ibérico de Asaja se ha puesto manos a la obra con reuniones la pasada semana en todos los ámbitos, local, regional y nacional, en busca de un cambio de la Norma de Calidad, que ataje el problema surgido cuando a primeros de agosto la ENAC ha puesto en marcha un nuevo protocolo de inspección mucho más exigente que, según el responsable de Ganadería de Asaja-Sevilla, José Manuel Roca, multiplicaría por siete los gastos de certificación de los productos ibéricos.

La ENAC ha tomado esta medida tras detectar irregularidades en dos empresas dedicadas a la inspección y certificación, que han sido suspendidas y el resultado es que los ganaderos temen por la próxima campaña de montanera.

Reunión de la Mesa del Ibérico

Ahora Asaja ha definido la postura que llevará a la Mesa Sectorial que el Ministerio convocará en las próximas semanas y en la que va a promover la modificación de la Norma de Calidad del Ibérico, que lleva cuatro años en vigor.

Tanto Roca, como el presidente de Asaja-Sevilla, Ricardo Serra, y el presidente de la sectorial del Ibérico de Asaja Nacional y vicepresidente de Asici, José María Molina, han dejado claro que la evolución del sector en los últimos cuatro años ha sido positiva y al amparo de la Norma de Calidad del ibérico se han recuperado los precios y se ha ganado la confianza del consumidor, pues consideran que desde la implantación del sistema de precintos -negro, rojo, verde y blanco-, se ofrece un sistema de identificación de jamones y paletas mucho más fiable y sencillo. Así lo expusieron en la XXXIV Jornada Ganadera, Forestal y de la Dehesa que Asaja-Sevilla celebró a final de julio en El Pedroso.

En ella, el presidente de la sectorial del Ibérico de Asaja Nacional y vicepresidente de Asici, José María Molina, abrió el debate de la renovación de la Norma del Ibérico, pues tras cuatro años de andadura, la organización ve claro que se trata de un texto mejorable y que en algunos aspectos debe ajustarse a la realidad del campo, a sus prácticas culturales y de manejo.

"Los ganaderos cuentan con 30 días para buscar una nueva certificadora, y en ese periodo, sus productos certificados siguen teniendo validez"

En la jornada, José María Molina tranquilizó a los ganaderos al informarles del acuerdo que ofrece salida a aquellas explotaciones que hayan sufrido el cierre de su entidad certificadora. En estos casos, los ganaderos cuentan con 30 días para buscar una nueva certificadora, y en ese periodo, sus productos certificados siguen teniendo validez.

En cuanto al resto de asuntos sobre los que Asaja pide modificaciones en la Norma está la extensión del sistema de precintos al resto de productos derivados del cerdo ibérico, como son los lomos, los loncheados y la carne fresca.

Trazabilidad

José Manuel Roca señaló que en la reunión de la sectorial de Asaja de la semana pasada ha habido un gran acuerdo en ese punto y destacó que el sistema permite un sistema de trazabilidad muy exhaustivo, “tanto que no hay otro comparable en otros sectores y ya los consumidores lo conocen, por eso hay que aprovecharlo para todos los productos”.

También está Asaja a favor de utilizar un sistema objetivo de aforo de las montaneras basado en la Superficie Arbolada Cubierta (SAC) de “quercus” -encina y alcornoque-, de forma que cada recinto de las zonas de dehesa tenga la capacidad de producir un número determinado de cerdos. En este aspecto Asaja-Córdoba propone que se introduzcan nuevos parámetros que complementen los cálculos actuales, como la pendiente, por ejemplo, así como corregir en la norma los tramos para establecer el número de animales de cada parcela y fijar un sistema de añadas.

Cebo y cebo campo

Propondrá Asaja en la Mesa Sectorial que se ligue el cebo-campo al régimen extensivo. Es decir, estipular una protección específica del cerdo de campo, especialmente para las producciones de bellota que no alcancen los parámetros y que así no tengan que pasar directamente a designación “cebo campo”. Para ello se sugiere la introducción de una nueva categoría, como por ejemplo “campo”.

También Asaja-Córdoba insiste en ese aspecto y considera fundamental diferenciar claramente el cerdo de campo del cerdo de nave. Considera que la denominación “de campo” debería usarse exclusivamente para el extensivo, debiendo estar en campo desde los 23 kilos y no sólo en la fase final del cebo.

Otra de las propuestas de cambio de la Norma de Calidad del Ibérico se refiere al prototipo racial, a fin de que se admita el Duroc de prototipo racial y no se exija la procedencia registrada en el Libro Genealógico. Asimismo, se reclama que se permitan los cruces con el cochino alentejano, procedente de Portugal.Asaja va a pedir también que el peso mínimo de entrada en la montanera no esté limitado y que se mantengan los 60 días de montanera mínimos. Y, además, que si el ganadero cumple con Ítaca no tenga que llevar ningún autocontrol adicional.

En cuanto a la fase industrial, los principales aspectos a tener en cuenta, según informa Asaja Córdoba, deben ser: implantar un sistema de etiqueta en los sobres , incluso preimpreso para cadenas de loncheado, que, junto con la trazabilidad del operador, haga que los loncheados lleguen al consumidor con un elemento que los reconozca al igual que los precintos.

Periodos de curación 

También, se propondrá elevar el periodo mínimo de curación en 6 meses porque actualmente es muy breve, solo de dos años para los jamones y de uno para las paletas. Igualmente la sectorial pedirá la separación total de industrias que elaboren producto de Norma y producto que no sea de Norma en el mismo establecimiento, además de implantar un sistema que garantice la trazabilidad del deshuesado, troceado y centros de jamón y paleta.

Para la fase de matadero se va a reclamar el establecimiento de un margen de tolerancias en los pesos de las canales en los lotes y una identificación oficial de lomos para garantizar la trazabilidad y consolidar en la norma el precinto amarillo de carácter técnico para situaciones especiales que se produzcan en el matadero como, por ejemplo, nueva industria aún no certificada que inicia los sacrificios. Una vez que estuviera resuelta la incidencia, se sustituiría por el definitivo.

Plazos

Todos estos aspectos y modificaciones que Asaja llevará a la Mesa del Ibérico, no sólo tendrán que ser debatidos con el Ministerio y con el resto de organizaciones agrarias, sino que finalmente deberá ser aprobado pro Bruselas.

Asaja-Sevilla espera una buena disposición del ministro de Agricultura, Luis Planas, que conoce la Norma del Ibérico a la perfección, pues era consejero del ramo cuando fue tramitada. En cualquier caso, los cambios planteados por Asaja no podrán afectar a la próxima campaña de montanera por falta de tiempo. Con suerte podría ser para la próxima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios