Finanzas

CASI invierte más de un millón de euros para poner en valor el tomate de sabor

  • La cooperativa instala una tecnología que garantiza el dulzor de sus variedades de mayor calidad

El presidente de CASI, Miguel Vargas, en la sala de subasta de la cooperativa. El presidente de CASI, Miguel Vargas, en la sala de subasta de la cooperativa.

El presidente de CASI, Miguel Vargas, en la sala de subasta de la cooperativa. / Rafael González

La Cooperativa de Agrícola San Isidro (CASI) ha dado un paso al frente en su apuesta por mejorar la rentabilidad de sus agricultores. La entidad que preside Miguel Vargas ha invertido algo más de un millón de euros en una nueva tecnología que permite garantizar el nivel de dulzor de sus variedades de tomate, una maquinaria que van a utilizar para aquellas de mayor sabor.

Se trata, según explica el presidente de CASI, Miguel Vargas, de fidelizar al cliente, garantizándole que el tomate que está comprando tenga las propiedades y la calidad que le corresponde, de forma que “se garantiza un precio justo para ambas partes”, tanto para el consumidor, que está dispuesto a pagar, por ejemplo, 9 euros el kilo por un Raf, y para el productor, que verá recompensado el esfuerzo de su trabajo y su especialización en su justa medida.

Vargas explica que esta tecnología ya la estaban usando para el tomate Adora y que es extrapolable para cualquier tipo de tomate, de ahí la importancia de utilizarla para aquellas variedades de sabor, lo que permitirá que el cliente no se sienta engañado cuando compra pensando en un producto concreto y, sin embargo, es una imitación, cuyo valor real, su calidad, sus propiedades y su sabor son mucho menores.

“El tomate necesita un manejo de cultivo específico, una mano de obra más especializada que otras producciones, y hay que tener en cuenta que no todas las zonas valen para según qué propiedades, al igual que no todos los agricultores están preparados para cultivar con garantías esos determinados productos”, puntualiza Vargas.

Este año, CASI puede poner en valor entre 3 y 5 millones de kilos, según estima Vargas

Con esta maquinaria, CASI puede poner en valor un volumen de producción de entre 3 y 5 millones de kilos de tomate de las variedades de sabor, según las estimaciones de su presidente, y “dependiendo de cómo venga cada campaña”.

Además, insiste en que “la idea es ir adquiriendo experiencia en el uso de esta tecnología para buscar nuevas posibilidades en el mercado”, lo que permitirá que más agricultores puedan cultivar estas variedades de sabor y que así puedan obtener una mayor rentabilidad por su trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios