Planes Todas las actividades que podrás hacer en la Noche en Blanco y sus precios

Andalucía

El Carnaval de Cádiz acepta el cambio de fecha a junio

  • La mayoría de autores y directores de agrupaciones consultados admiten que les convencieron los argumentos aportados por el Ayuntamiento gaditano

El Carnaval de Cádiz acepta  el cambio de fecha a junio

El Carnaval de Cádiz acepta el cambio de fecha a junio

El mundo del Carnaval de Cádiz se resigna a cambiar la fiesta de fecha para no perder otro año. Finales de abril y mayo para el concurso del Falla, y junio para el Carnaval. Autores y directores hacen bueno el refrán del pájaro en mano, pues hay muchas ganas de Carnaval, porque creen que en mayo habrá menos riesgo sanitario que en febrero.

La tesis del Ayuntamiento es que hay más riesgo en febrero que en mayoLos artesanos gaditanos también trabajan para las ferias de mayo

Al autor de chirigotas más laureado de los últimos tiempos, José Antonio Vera Luque, no le gusta que el concurso de agrupaciones "sea en mayo, junio o abril, porque se sale de nuestros biorritmos particulares y es antinatura, pero, atendiendo a la situación sanitaria, no es viable organizarlo en febrero y tiene riesgos para la organización y los grupos". Porque celebrarlo en febrero "es arriesgarse a que el concurso empiece y se suspenda por cualquier cosa. Pueden volver las restricciones tras la Navidad. Ante ese riesgo, si hay que escoger entre febrero y mayo, nos podemos encontrar con otro año en blanco. Por eso, de manera circunstancial se hará en mayo. Estoy seguro que volveremos a febrero. En primavera puede haber más garantías de mejora".

El humorista y cuartetero Javi Aguilera avisa que su valoración es personal. No lo ha hablado con su grupo. "El Ayuntamiento lo habrá hecho con la mejor de las intenciones para mantener el concurso con la mayor seguridad posible a nivel de salud, lo cual no pongo en duda en ningún momento". Pero en lo que a él respecta, "trabajar un repertorio de cuatro pases inéditos, hacer una inversión considerable en atrezo y tipo y que el cuarteto tenga solamente dos meses de vida, porque en septiembre hay que volver a escribir, me parece insostenible a nivel físico y mental". Admira "a los compañeros que sean capaces, ojalá yo lo fuese para poder disfrutar de dos concursos tan pegados, y ofreciendo la misma calidad. Personalmente no me veo con fuerzas ni creatividad para hacerlo".

Para Sergio Guillén, El Tomate, "tomar una decisión de ese calibre y que luego puede acarrear tantas críticas en una ciudad donde sus ciudadanos somos expertos en todo lo existente en el planeta y parte del universo no es fácil. Creo que si han tomado esa decisión sopesando los pros y los contras pues habrá sido la decisión correcta". Para este coplero "la intención de querer celebrar nuestra fiesta creo que es un reto bastante complejo para el Ayuntamiento y las ganas de querer hacerlo de la mejor manera posible es de agradecer". Aún así, admite que a su comparsa "le vendría mejor febrero porque en mayo le cuadra a la mayoría con fechas cercanas de oposiciones y exámenes, pero si el grupo se ve capacitado para poder afrontar los ensayos, iremos al Falla". A título personal apostilla que "ya va siendo hora de que rememos en una misma dirección. La fiesta está muy por encima del bien de las agrupaciones".

"Me parece sensato", dice Antonio Rivas, presidente de los Antifaces de Oro, sobre el cambio de fechas. Porque "debemos aprender de la experiencia del año pasado, con el repunte después de Navidad". Para el consagrado autor gaditano, "hay ganas de concurso y necesidad económica de muchos sectores, y es lo menos malo que podía pasar ante la situación tan complicada en la que nos ha colocado la pandemia.

Fran Quintana, autor de comparsas, es de los más críticos con el Ayuntamiento. "No estoy de acuerdo. Se argumentan razones sanitarias de mayor riesgo para febrero que me parecen arbitrarias, pues no están respaldadas por la autoridad sanitaria ni por la evidencia científica. Solo se ha tomado como base una realidad muy diferente que es la del año pasado, cuando no había vacunas. Ahora con la población vacunada entendemos que el riesgo de mortandad han disminuido mucho. Y si vamos a seguir razonando con los argumentos de antes de vacunarnos, entonces estamos un poco perdidos", precisa.

Tampoco ha quedado contento Juan Manuel Braza, El Sheriff. "Los autores y el director de la chirigota pensamos que hemos sacrificado la mejor fiesta que tenemos en Cádiz por culpa de un cúmulo de dejadez e incompetencia, así de claro. No entendemos que veinte minutos después del comunicado del Ayuntamiento la Junta elimine las restricciones en los teatros. ¿En febrero no y en mayo y en junio, sí. No lo entendemos. Con todos los problemas que conlleva este cambio para la ciudad y los grupos", declara. No comprende "que las agrupaciones "estén dos meses cantando y en dos meses a ensayar con la siguiente" y expone que "sabemos que es una decisión muy complicada, pero no nos gusta la idea, es una decisión desacertada".

Los artesanos del Carnaval tienen mucho que decir en esta importante decisión. Deben contar con tiempo para trabajar en las escenografías y ya iban tarde para febrero. El presidente de Artecar, Rafa Aragón, lamenta que "no nos han consultado. El foro de artesanos se suspendió y luego no se convocó otra vez". Y defiende la postura de su colectivo: "En febrero había más posibilidad de que se suspendiera el Concurso y antes, que se suspendieran los ensayos y los proyectos de las agrupaciones paralizados, lo que hubiera sido ruinoso para nosotros". Las nuevas fechas "se cruzan con las ferias, para las que también trabajamos, y va a ser un poco caótico. Pero mejor que haya Carnaval en mayo a que no lo haya. En las nuevas fechas tenemos más margen para trabajar". Y deja una duda para finalizar: "Lo que no sabemos es qué van a hacer con la calor que hace en el Falla en mayo y junio".

Considera Juan Lucena, director del coro de Julio Pardo, que "no había otra opción, y después de los argumentos expuestos por la concejala, lo más lógico era hacer esto. Aunque está todo en el aire hasta que llegue la fecha, eso es así". Lucena piensa que "meterse ahora en locales de ensayo es problemático, sobre todo para los coros. Interrumpir los ensayos por una nueva ola con dinero adelantado a artesanos y costura, sería un riesgo. Sabemos que es una situación excepcional y que volveremos a febrero".

"A la vista de los argumentos lo considero una decisión acertada", indica el autor de comparsas Germán García Rendón. Por ejemplo "se solventa el problema de la cantera y el acceso a los locales de ensayo en lugares públicos. Se medio garantiza el Carnaval en la calle. Y nos permite trabajar con previsión con los artesanos". Reconoce que "estábamos con dudas hasta que no se supiera la decisión" y dice que es "desacertado compararlo con las Fiestas Típicas. Es una excepcionalidad, no tiene nada que ver. El Ayuntamiento, aunque tarde, ha cogido el toro por los cuernos".

Según Nandi Migueles "dentro de lo malo, lo mejor". Porque "alejarlo en el tiempo es por prevención en cuestiones de contagio". El autor y director de coros admite que el cambio "tiene sus inconvenientes, porque se nos va a juntar el Carnaval 2022 con el 2023. Hablaremos con el coro a ver qué decidimos". Sí estima que la propuesta de Concurso "lo hace muy largo, porque si la Junta ha decidido que el aforo sea al cien por cien, no haría falta ya que las sesiones fueran tan cortas".

El director de La eterna banda del Capitán Veneno señala que "después de procesar la información la sensación que tengo es que nos han pegado una patada en el calendario y estamos desubicados, pero son cosas que se hacen pensando en la salud y no tener que dar marcha atrás en las inversiones de los grupos con una sexta ola en invierno". Ahora "toca remangarse entre todos los que queremos al Carnaval y sacar la fiesta adelante aunque sea en mayo. Lo demás son pataleos, porque si miramos cómo está la situación sanitaria no nos queda nada más que protegernos en cuanto a salud y en cuanto a sacar adelante el Concurso".

Uno de los autores de La Chirigota del Barrio, Marco Romero, tras reconocer que "nos gusta febrero" añade que "es verdad que con los argumentos expuestos y anteponiendo la salud de todo el mundo, creo que puede ser acertado. Lo mismo en abril tampoco se puede, pero es difícil preverlo". Tiene claro que "no queríamos ir a un Concurso sin la calle detrás. Con estas fechas nuevas se podría hacer".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios